| 2/18/1998 12:00:00 AM

La hora es now

Hablar inglés ya no da espera. El idioma delos negocios así lo exige. Pero ¿cómo seleccionar un curso en Colombia o en el exterior, y a qué costo? Hay opciones para todos los gustos.

Hablar inglés se ha vuelto casi una necesidad. Sea que usted necesite dominar esta lengua para desempeñar mejor su trabajo, para lograr un ascenso o para realizar un programa de posgrado en un país de habla inglesa, la decisión de escoger el programa en el cual va a participar es delicada. La inversión es grande, tanto si decide estudiar aquí como en el exterior, no solamente por el costo del programa, sino por el tiempo que le tiene que dedicar.



Si es bachiller de cualquier tipo de colegio colombiano, sepa que no arranca desde cero en el aprendizaje de inglés. Aunque haya dormido las tres horas semanales reglamentarias, durante los seis últimos años del bachillerato, esté seguro de que aprendió algo. Antes de meterse a aprender inglés o cualquier lengua, es importante evaluar en qué nivel está. Esto, además de indicarle qué tan grande debe ser el esfuerzo adicional que necesita para llegar a un nivel adecuado de comprensión de la lengua, también lo motivará al darse cuenta de que no arranca desde cero.



Una buena forma de evaluar su nivel de inglés es tomar el examen de Michigan. Este examen, administrado por el Centro Colombo Americano, se realiza dos veces a la semana, es poco costoso y sirve para darle una medida de su punto de arranque.También podría tomar el Toefl o el Ielts, pero estos dos exámenes son más costosos y menos frecuentes. Es peligroso autoevaluarse, pues su percepción normalmente está basada en su capacidad de comunicarse verbalmente en inglés, mientras que los resultados de los exámenes -escritos- miden otra cosa.



Es recomendable, antes de tomar la decisión de irse a estudiar un nuevo idioma en el exterior, alcanzar un nivel básico en Colombia, que sea equivalente al 50-60% de conocimientos. Esto con el objeto de reducir el tiempo en el exterior al mínimo, ya que comparativamente, cuesta 1.000% estudiar en el exterior que en Colombia.



El costo de estudiar inglés en el exterior no es solamente el costo del curso. Es más, este valor es tal vez el menos significativo dentro del valor total del programa. En el cuadro se puede observar que la participación de la matrícula en el costo total del programa (este caso 8 semanas de inglés en la Universidad de Indiana) es mínimo frente a los otros rubros. Los colombianos tienden a preferir tomar cursos de inglés en una ciudad grande, del estilo de Nueva York o Londres. Pero en estas ciudades el costo de alojamiento y comida es hasta el doble del valor del curso y esto encarece el programa de inglés en forma innecesaria.



Bases sólidas



Teniendo claro el costo que implica irse a estudiar en el exterior, cobra doble importancia el nivel de inglés que se logre aprender en Colombia. Además, tenga en cuenta que en el país también puede aprender a manejar el idioma. Lo importante es que usted identifique el tipo de metodología que más se ajusta a sus necesidades, para mejorar su aprendizaje y, sobre todo, no caer en la tentación de abandonar el curso.



En el país hay opciones para todos los gustos, necesidades, horarios y bolsillos. Por ejemplo, entidades como el Consejo Británico o el Centro Colombo Americano le dan un valor destacado a la interrelación entre profesores y alumnos, sin olvidar las nuevas tecnologías. Otras como Wall Street basan su enseñanza en la utilización de la multimedia.



También hay quienes han desarrollado un método propio y totalmente personalizado, como el "inglés sin razones" de Richard Morgan Stewart. Este sistema se inicia con un "retiro" de cinco días en Guasca, en el que Stewart dicta unas charlas en las que explica el significado y utilización de diferentes palabras y expresiones del lenguaje cotidiano. Esta charlas se graban en casetes que después son escuchados por el alumno y así se crea una recordación permanente, afirma Stewart.



Los centros de inglés también han desarrollado programas justo a la medida para empresas, ya sea desplazándose al lugar de la compañía, o con sesiones especiales en el instituto para el grupo de ejecutivos.



Ante tantas alternativas, los especialistas aconsejan que la decisión de dónde estudiar no se tome únicamente pensando en el costo del programa o la ubicación del centro, sino que se evalúen temas como la capacitación de los profesores, si son hablantes nativos (esto no es garantía, deben tener un grado en enseñanza de idiomas), la calidad de recursos con que cuenta la institución, el número de estudiantes por clase, el número de niveles y lo que éstos representan en términos de aprendizaje, así como el apoyo fuera de clase que se le brinda al estudiante. Pero sobre todo, recuerde que usted también tiene que poner mucho de su parte si quiere progresar. Con el trabajo que haga en clase no es suficiente y si se contenta con esas pocas horas, jamás logrará completar su objetivo de dominar el inglés.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?