| 9/19/2003 12:00:00 AM

La disciplina de la innovación

El crecimiento de las empresas colombianas estará atado a su capacidad para generar productos nuevos que generen alto valor para los consumidores. Todo sale de técnicas que se pueden aprender.

El dilema de las empresas colombianas frente a la innovación es bastante claro. Simplemente, no hay dilema: o innovan, o aceptan su marchitamiento y eventual desaparición. La generación de nuevos productos de creciente valor agregado debe ser una rutina en las empresas, un objetivo cuyo logro se mide con indicadores de desempeño que todos los empleados de la organización conocen. La innovación no viene de la genialidad, sino de una decisión estratégica de largo plazo que se ejecuta con base en disciplina y esfuerzo.

La innovación no es fácil e implica riesgos. La probabilidad de fracaso es alta. Una empresa como Alpina estima que de entre 25 y 30 productos que lanza al mercado al año, solo la mitad tiene éxito. A pesar de los fracasos, no es casual que las empresas que toman la decisión de ser innovadoras sean también líderes en sus mercados. Diversos estudios hechos en múltiples países confirman que si bien las tasas de fracaso pueden ser altas, la rentabilidad de los proyectos innovadores exitosos es muy superior a la del promedio, y es muy elevada en comparación con la participación de mercado de los productos que la generan.

La disciplina de la innovación parte de aceptar que se va a trabajar con niveles elevados de riesgo y que las reglas del juego son diferentes a las que se tienen en los productos que ya han sido aceptados por el mercado. Todo cambia. Puesto que se trata de productos nuevos, no se cuenta con una historia que sirva como base analítica para predecir el futuro. Las técnicas comunes de investigación de mercados no sirven y hay que desarrollar nuevas metodologías en las cuales el aprovechamiento de la experiencia y la intuición del equipo juegan papeles fundamentales. El manejo del personal es diferente, pues se debe abandonar el enfoque jerárquico para dar paso a otro más horizontal, en el cual todos los participantes en el proceso aportan ideas y pueden cuestionar a todos los demás, independientemente de sus cargos en la organización.

A pesar de la incertidumbre que rodea estos procesos, no hay una magia irrepetible en las empresas innovadoras. Empresas como Quala y Alpina han desarrollado metodologías de trabajo y disciplinas que les permiten fijarse metas en cuanto al número de productos nuevos que lanzan al mercado cada año.

Algunas características de las disciplinas exitosas de innovación en las empresas son las siguientes:



- La construcción de una estrategia clara. En medio de la incertidumbre, la única constante debe ser el foco en la satisfacción de las necesidades del consumidor y la conquista de un nicho claro en el mercado. Se ponen límites definidos a lo que se quiere lograr. Puesto que con frecuencia se trata de necesidades aún no identificadas siquiera por el propio consumidor, es necesario recurrir a la heterodoxia en la investigación. En Quala, algunos ejecutivos de ventas han pasado días y noches como huéspedes en las casas de consumidores, solo para ver cómo son sus rutinas y cómo se relacionan con el producto. Famoc Depanel, una empresa colombiana fabricante de muebles, se ha empeñado en diseñar para las circunstancias de la oficina del futuro, a partir de la construcción de una visión de las circunstancias en las cuales trabajarán las personas en esas oficinas. "Nuestras propuestas fueron tan vanguardistas, que al principio hasta el mercado europeo tuvo dificultades en entenderlas", afirma Javier Ramírez, gerente de la empresa.

- Un proceso de alta calidad. Las empresas que tienen éxito en desarrollar una rutina de la innovación diseñan procesos por etapas que deben ser surtidos por todos los nuevos proyectos. Esos procesos tienen como característica común la entrega de tareas concretas por parte de los miembros de los equipos, una definición clara y temprana del nuevo producto, y una serie de puntos de prueba en el camino para tomar la decisión de matar el proyecto o seguir adelante con él.

Las tareas que deben ser realizadas antes de llegar a los puntos de prueba incluyen evaluaciones técnicas y de mercado rigurosas, y es necesario que sus resultados sean satisfactorios para poder pasar a una fase de desarrollo. Para que el sistema sea exitoso, la revisión en los puntos de prueba debe ser exigente e, incluso, despiadada. Encontrar problemas predecibles cuando ya se han invertido recursos sustanciales en los proyectos puede acabar con el capital y con el espíritu innovador de una empresa.

- Compromiso de recursos. Se requiere consistencia en el esfuerzo y asignar al proyecto recursos suficientes en tiempo, personas y dinero. La falta de compromiso desmoraliza a los miembros de los equipos y lleva a que el resultado sea mediocre.

- Un equipo de trabajo multidisciplinario y de alta calidad. Los proyectos son asignados a equipos claramente identificados, para que cada individuo tenga claro su papel. El líder del equipo asume una responsabilidad clara y recibe el tiempo y los recursos necesarios para sacarla adelante. Las ideas de innovación son asumidas como propias por los equipos, si bien pueden proceder de los clientes o de otros trabajadores. La generación de ideas por parte de los empleados dentro de su rutina de trabajo es estimulada y premiada por la organización, como ocurre en empresas como Sofasa.

La innovación sistemática no es una práctica fácil de adoptar, pero tampoco es una meta que esté fuera del alcance de las empresas colombianas. De hecho, el país tiene grandes posibilidades en la generación de productos innovadores basados en la combinación de tecnologías, y también en la adaptación de tecnologías que ya existen. El trabajo interdisciplinario en medio de las restricciones que hay en Colombia genera soluciones que en otras partes del mundo la gente muchas veces ni siquiera puede imaginar. El futuro depende de que nuestras empresas crean en esta apuesta.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?