| 3/5/2004 12:00:00 AM

La administración del talento

El recurso humano, representado como activos del conocimiento, será la variable más valiosa para sustentar la competitividad empresarial.

Cuando las confecciones colombianas obtuvieron hace un poco más de un año los beneficios de entrar sin arancel al mercado de Estados Unidos, la demanda de productos creció, pero la mano de obra era muy escasa. Los empresarios corrieron a programar jornadas de capacitación, pero eso no impidió que se presentara una dura competencia por atraer a ese recurso humano capacitado. Los salarios se elevaron al punto de que, en algunos casos, este factor compensó en términos reales el incremento en las ventas.

Globalización, conocimiento y administración del talento son palabras que vienen ligadas a la transformación de la realidad empresarial de este siglo. Si las décadas del 70 y el 80 se caracterizaron por la prioridad en el producto y su fabricación, la tendencia desde la década pasada está amarrada al conocimiento, en cualquier nivel de la organización. Como lo demuestra el caso de las confecciones, esta tendencia se cumple en todos los niveles de las organizaciones, con mano de obra básica o en los niveles directivos. El conocimiento será la variable vital para producir riqueza.

Los activos intangibles -como las marcas o el conocimiento que aporta el personal- son hoy los más valiosos para las compañías. "En nuestra economía basada en el conocimiento, el valor es producto del conocimiento y la información. Las empresas no pueden generar utilidades sin las ideas, las destrezas y el talento de los trabajadores del conocimiento. El reto para ellas es apostar a las personas, no a las tecnologías ni a las fábricas y, ciertamente, no al capital", explican Roger Martín y Mihnea Moldoveanu, en el artículo Capital vs. Talento, publicado en Harvard Business Review.

Las estrategias de capital humano se convierten en un elemento crítico del panorama. En este marco, debe entenderse la actividad que están desplegando las grandes multinacionales en la búsqueda de talento en países emergentes. Lo que empezó como el desplazamiento de las labores del back office a países como Filipinas e India, se está extendiendo también a tareas mucho más sofisticadas que incluyen investigación y desarrollo. El recurso humano es la variable vital para ganar competitividad y enfrentar con éxito los procesos de internacionalización.

"Para Colombia va a ser muy conveniente la globalización, pues las empresas tendrán que preocuparse por motivar el recurso humano y mejorar el sentido de pertenencia para competir con empresas multinacionales", explica Fernando Carmona, de la Universidad de la Sabana.

Aún subsisten, sin embargo, centenares de compañías en Colombia que prestan mayor atención a la materia prima, la maquinaria, el capital y las tecnologías. El problema de motivación del recurso humano lo entienden bajo parámetros arraigados en la era industrial y no en la era del conocimiento.

Por último, en la economía del conocimiento la remuneración y la equidad se convierten en piezas claves de la estrategia. "Siempre se ha dicho que el salario no es el incentivo central, sino la justicia salarial", agrega Carmona. Los escándalos corporativos que produjeron el desplome de Enron o WorldCom son casos extremos de empresas que en un punto del camino perdieron su norte en estos temas. Una estrategia de capital humano implica incorporar el debido proceso y la transparencia en la toma de decisiones y en los compromisos que se adquieren cuando se desea consolidar una compañía.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?