| 9/15/2006 12:00:00 AM

Inversiones de largo plazo.

La apuesta por el ambiente y la comunidad es una inversión que no tiene retorno inmediato, pero que asegura la sostenibilidad del negocio.

La sostenibilidad es el principio que rige la operación de Emgesa, empresa que el año pasado generó el 19,5% de la energía del país. Este concepto, que guía a las demás compañías del grupo Endesa (como Codensa), la ha llevado a entender el negocio como un equilibrio entre tres variables: económica, ambiental y social. "Con la excelencia en la gestión, se logra que las empresas sean sostenibles a largo plazo", afirma Lucio Rubio, gerente general de Emgesa.

En el tema ambiental, la empresa certificó el año pasado sus centrales menores y su sede administrativa con la norma ISO14001, con lo cual todas sus centrales quedaron certificadas en el sistema de gestión ambiental. Además, cuenta con un sistema de auditoría permanente, que le permite descubrir las no conformidades con la norma y por esta vía estar en un programa de mejora continua. Si bien las inversiones en esta área no tienen una rentabilidad económica a corto plazo, Rubio explica que nunca se podrá cuantificar el efecto que sobre la empresa tendría una sanción o una demanda medioambiental.

En el tema social, la compañía tiene claro que debe impactar a las comunidades en donde opera. Desde 1996, la fundación Emgesa ha orientado su labor a mejorar la calidad de vida de estas comunidades en temas como educación, ambiente y proyectos productivos. Desde 2001, la filosofía de los programas es asegurar la autosostenibilidad de los proyectos. "Pretendemos generar un cambio en la mentalidad de las comunidades, que aprendan a generar riqueza por sí mismas", afirma Rubio. Y lo han logrado con proyectos como la granja integral Canoas, donde se les ha dado capital semilla a 43 familias para producir productos orgánicos. En los invernaderos de Gachalá y Ubalá tiene 20.000 plantas de tomate, y en Betania tiene un proyecto que produce 6 toneladas diarias de mojarra, siendo el mayor productor del país. A estas iniciativas se suman otras en piscicultura, fabricación de papel con la maleza acuática y la granja escuela de Mesitas.

En 2005, la fundación Emgesa se convirtió en fundación Endesa, con lo que adquirió una dimensión nacional y empezó a recibir aportes de todo el grupo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?