| 7/1/1997 12:00:00 AM

Integración a la medida

La industria del software muestra un crecimiento importante con soluciones que ofrecen integración y productividad a la medida de las necesidades.

La especialización y perma- nente búsqueda de opor- tunidades de negocio, uni- da a desarrollos tecnoló- gicos orientados a satisfacer necesidades cada vez más específicas, han llevado a la industria del software a concentrar sus esfuerzos en campos puntuales.



El fenómeno también es producto de la competencia y de la integración, razones por las cuales las soluciones que están presentando mayor demanda son las que tienen relación con sistemas operativos para redes de computadores y de productividad. El concepto de soluciones integrales ya no es exclusivo de grandes empresas. Por el contrario, va más allá del ámbito corporativo.



Para analizar a la industria del software en Colombia, habría que ubicarse en el contexto latinoamericano. En 1996 la industria del software empacado (no desarrollado a la medida para un cliente específico, y comprado para ser desarrollado por el usuario final) produjo en la región US$2.820 millones en ventas finales. El software de negocios para PC representó US$460 millones, cerca del 16% del mercado total de software empacado, consistente en aplicaciones de negocios y sistemas operativos para estaciones individuales. Así se desprende de un estudio realizado por Price Waterhouse en 15 países de la región.



Las proyecciones de crecimiento de las ventas de software empacado en América Latina se prevén en 35% anual para los años 97 y 98 y del 34% para el período 1999-2000, que se deberían reflejar en ventas finales del orden de US$9.390 millones. Ello, a pesar de que el 68% del software de negocios para PC en Latinoamérica es ilegal, que representó cerca de US$911 millones en 1996.



El caso colombiano



El estudio reveló que el país ocu- pa el cuarto lugar en ventas con un índice de piratería del 66%. Las ventas netas de software llegaron en 1996 a $120.000 millones, cifra de la cual el software de negocios para PC representó $45.000 millones.



Las proyecciones de crecimiento del mercado son similares a las de América Latina, 30% para el período 1997-1998 y del 35% entre 1999 y el 2000. Con estas tasas y el nivel de piratería, la industria de software en Colombia podría alcanzar un nivel de ventas de $493.00 millones en el año 2000.



Frente a estas proyecciones, hay que tener en cuenta que en Colombia la inversión en tecnología es de alrededor del 1,2% del PIB, mientras en países desarrollados es del 9%. A finales de 1996 existían 1,96 computadores por cada 100 habitantes, cifra que ha venido creciendo a una tasa del 20,4%, de acuerdo con cifras de International Data Corporation (IDC). Pese a las dificultades económicas que atraviesa el país, el sector informático no ha sido muy golpeado, aunque sí ha sentido demoras en la toma de decisiones y aumento en la cartera. Frente a ellos, algunas compañías de software han implementado estrategias como alianzas con productores de hardware, que tienen mayor penetración en el mercado, y que posibilitan alternativas de financiación.



No es fácil establecer con claridad la composición del mercado de software en Colombia, aunque se sabe que el 56% de las ventas corresponde a productos importados, de acuerdo con estudios de la industria. La dificultades en establecer la composición se debe a que hay empresas que actúan en varios campos. Pese a ello se distinguen tres grandes sectores.



El primero, compuesto por compañías dedicadas a comercializar software de base para aplicaciones, sistemas operacionales, bases de datos y software para control de redes. Estas empresas en su mayoría son representantes de casas multinacionales como Borland, Novell y Oracle.



El segundo, corresponde a quienes se dedican a la venta de software o soluciones para ambientes diferentes. Algunas se especializan en campos específicos de la productividad y se focalizan en mercados como software de base y productividad en la oficina. Allí estarían Microsoft, Nexsys, Lotus y otras.



Microsoft es fuerte en el campo de las aplicaciones personales, de estaciones de trabajo y en sistemas operativos. Por ello tiene una participación importante en el mercado del hogar, "que ha mostrado un crecimiento significativo, potenciado por necesidades de comunicación y por la preocupación de los padres por proporcionar herramientas educativas a los hijos", indicó José Luis Rodríguez, gerente de Microsoft Colombia.



Por su parte Lotus se ha fortalecido en la automatización de oficinas con interfaces que permiten acceder bases de datos transaccionales y con posibilidades de multimedia y sistemas operativos.



La demanda en su mayoría proviene del hogar, de empresas de rango pequeño, del mercado SOHO (Small Home Office) compuesto por profesionales independientes y del sector educativo, público y privado.



Dentro de esta categoría habría que establecer un segmento compuesto por compañías que suministran software del tipo ERP (Enterprise Resources Planning), como se conoce internacionalmente, que ofrecen soluciones macro, que involucran a toda la organización en función de la eficiencia y la productividad, incluso a nivel de procesos de toma de decisiones. Las empresas se especializan en mercados específicos: sector financiero, industria manufacturera, metalmecánica, comercio, servicios, menejo de recursos humanos y otros. Allí encontramos empresas como SAP, People Soft, JDEduards, SSA, BAAN, Nucleous, entre otras.



"Quienes están demandando este tipo de soluciones con mayor interés son los sectores de comercio e industria que tienen necesidades en distribución y ventas", indicó Jorge Iván Restrepo, gerente de ventas de SSA.



Los elementos diferenciadores entre uno y otro proveedor son básicamente precios de las licencias y tiempo de implementación. A nivel de costos inciden el número de usuarios de una solución. La tendencia es licenciar este tipo de software por número de usuarios. Un promedio para una empresa con 100 usuarios es de US$300.000 en licencias, más los costos de consultoría e implementación, que pueden llegar a US$150.000. A nivel mundial, por cada dólar que se paga en software, se paga uno o dos en consultoría, dependiendo del proveedor. En Colombia es de US$0,50 por cada dólar de software.



La tercera categoría, software aplicativo, está compuesta en su mayoría por empresas nacionales, que desarrollan soluciones específicas de acuerdo con situaciones de la realidad colombiana. Están muy relacionadas con aplicaciones en contabilidad y finanzas.



Desarrolladores locales como Lasc, Unisoftware, Sistemas de Información Empresarial, Productora de Software, Mecosoft, Graphical Information, Heisohn y otras han alcanzado altos niveles de calidad en sus productos que los han llevado a conquistar mercados internacionales. En la actualidad el 28% de las empresas exportan software, siendo los principales mercados Ecuador 19%, Venezuela 15%, Perú 13%, México 7%, EE.UU. 7%, Argentina 4% y otras naciones de Latinoamérica y algunas de Europa, Africa y Asia. Se calcula que las ventas en el exterior pudieron estar en 1996 entre US$3 y US$4 millones.



Para mejorar sus oportunidades dentro y fuera del país, las empresas locales han buscado apalancarse con compañías multinacionales como Microsoft, Oracle y Lotus que han sido receptivas frente a los productores nacionales. Pero los desarrolladores nacionales han tenido que superar cuellos de botella. Uno de los más sentidos, la dificultad para acceder a créditos debido a que el software es un intangible sobre el cual es difícil que se extienda una garantía. "Además, nos enfrentamos a la dificultad para conseguir gente capacitada y con experiencia en el manejo de herramientas de cuarta generación", indicó Jaime Díaz, de Heisohn.



También hay que mencionar los elevados costos fijos y la actitud de los empresarios nacionales enfocados más en el producto que hacia el mercado, un error que señala el consultor hindú Gokul Agarwalla. Ello cobra validez si se tiene en cuenta que mercadear un producto de software cuesta 25 veces más que su desarrollo. Si bien es cierto que la industria desarrolladora nacional tiene buenas posibilidades en mercados del exterior, también lo es que de no corregir algunos aspectos perderían competitividad frente a naciones como Costa Rica, México, Chile y Argentina.



Tendencia



Pero unos y otros han tenido que poner a prueba su capacidad de reacción frente a las necesidades del mercado.



Tal es el caso de la integración con diversos sistemas operativos y software de base, que le reduce cada vez más el campo a los sistemas propietarios. "Las plataformas informáticas en el momento y hacia el futuro no serán homogéneas para permitir la integración de tecnologías de diverso origen administradas desde un solo punto", manifestó Jorge Silva, gerente de Novell, compañía que está trabajando en enriquecer las redes con sistemas operacionales, administradores de web, posibilidades de trabajo en grupo, niveles de seguridad, administradores integrales y aplicaciones de gestión de frontera, que permitan la integración de redes.



Como resultado de este fenómeno, el software de redes es uno de los de mayor crecimiento, resultado de la necesidad de conectividad, pero muy ligado al desarrollo en telecomunicaciones, incluso más que al del propio hardware. La tendencia se dirige hacia crear mayor funcionalidad en las redes que en los propios computadores.



Y cuando se habla de integra- ción, necesariamente hay que referirse a comunicaciones, tanto al interior como hacia el exterior de las organizaciones. Tal es el caso de Lotus que ha encaminado sus desarrollos a la automatización en las oficinas a través de productos con posibilidades de multimedia y comunicaciones dirigidas hacia Internet e Intranet. La idea es desarrollar aplicaciones que permitan compartir recursos de manera grupal utilizando las redes dentro o fuera de las organizaciones.



Resultado de estos desarrollos la tendencia actual se dirige hacia estaciones de trabajo ligeras, con poca capacidad en disco, pero conectadas a través de servidores para poder acceder a bases de datos o aplicaciones diferentes de acuerdo con las necesidades.



Por estas razones compañías como Microsoft también se están fortaleciendo en productos para servidores y redes con sistemas operativos. Otras como Oracle, que se identifica más como productora de software de bases de datos relacionales y de herramientas para su desarrollo, también están enfocando su desarrollo en función de la red. "Es más funcional tener la información en servidores distribuidos en la red, con lo cual también se reducen costos como los de actualización, pues habría que hacerlo en los servidores, no en cada unidad de trabajo", manifestó Juan Manuel Wills, gerente de Oracle.



En esta campo, Lotus también está presente a través del concepto group work, desarrollo de software y aplicaciones para las redes que permite compartir información, bien sea dentro o fuera de las organizaciones.



El mercado de software también se ha convertido en un indicador de los campos de desarrollo en el país. Tal es el caso de las telecomunicaciones que en los dos últimos años, ha demandado importantes recursos de la industria de software en todos los campos. Además, los proyectos de privatización hacen prever que en poco tiempo habrá nuevos agentes. Igual situación se vive en el sector financiero enfocado a los servicios. Y en la búsqueda de ese objetivo el soporte tecnológico es definitivo. "Pero este proceso también exige ajustes al interior de las organizaciones. Tal es el caso de la rutina de aprobación de un crédito, que no debería tomar más de 36 horas. Ello se consigue a través de tiempos para cada paso y tecnología", indicó Luis Enrique Lopera, de LASC.



El gran negocio



Capítulo aparte merece el tema de servicios, el de mayor crecimiento, que se ha convertido en el complemento ideal integrando a los portafolios consultoría, capacitación, desarrollo de aplicaciones, integración de sistemas, soporte y mantenimiento.



La presencia de muchas compañías de la industria informática en servicio se debe a las características de los productos que ofrecen porque están dirigidos a solucionar necesidades críticas de los negocios y su complejidad requiere asesoría y seguimiento. "El éxito de las grandes compañías está relacionado con la mayor gama de servicios que pueda ofrecer alrededor de una solución", agregó Juan Manuel Wills. De otro lado, el crecimiento en servicios también es producto de la tendencia a dejar en manos de expertos el manejo de áreas que conozcan mejor y que le permitan a las organizaciones concentrar sus recursos en función de su razón de ser. "Cuando una compañía produce internamente algo que otros pueden comprar o producir de manera más eficiente, sacrifica ventaja competitiva... Concéntrese en aquello que da a su organización ventaja competitiva y externalice el resto" (Harvard Business Review, marzo-abril 1990)



En el caso de compañías como Lotus, los servicios a nivel mundial generan cuatro veces más recursos que la venta de productos, tendencia que se mantiene en Colombia con un ingrediente adicional. Permite establecer relaciones a largo plazo con los clientes. "Se estima que la venta de servicios de Lotus a nivel mundial en torno a sus productos llega a US$5.000 millones", manifestó Jairo Fernández, gerente de Lotus Colombia.



Esta tendencia ha conducido también a establecer relaciones de socios tecnológicos de negocios con otros agentes del mercado que suministren productos o servicios que no está en capacidad de ofrecer una compañía, o que correspondan a campos donde otros tienen más fortalezas, aunque en otras situaciones sean competidores.



En el futuro se prevé cada vez más especialización en algunas áreas, pero quien tenga la capacidad de integrar productos y servicios de manera eficiente y a costos razonables tendrá la ventaja.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?