| 6/17/2013 12:00:00 AM

Hacer más con menos

Nació en las grandes organizaciones, pero hoy una empresa con varios servidores ya podría sacarle el jugo a esta tecnología y gozar de sus beneficios para el negocio.

Una forma sencilla de comprender qué es la virtualización es cuando a un disco duro de computador se le hace una partición, lo cual quiere decir que se divide y de esa forma el usuario y el software ven y utilizan dos o más discos duros. ¿En realidad hay uno o varios discos duros? Se trata más del uso real de la tecnología que de lo que físicamente hay detrás.

Lo anterior quiere decir que a un usuario final no le debe importar en dónde se aloja un servicio de cómputo, siempre y cuando lo reciba de manera óptima y sin interrupciones. Y esto ocurre con las organizaciones, que hoy se están interesando más en los servicios de cómputo e información que en los equipos en los que se prestan.

Gracias a la virtualización, una empresa puede tener en un solo servidor soluciones corporativas con plataformas como Unix y Windows, gracias a lo cual no necesita contar con un equipo para cada plataforma, con lo que ahorra costos de inversión, simplifica la administración, consume menos energía y ahorra espacio.

Christian Plata, gerente de canales para la región andina de VMware, pionera en virtualización y que según Gartner brinda la tecnología para el 81% de las máquinas virtuales en el mundo, dice que Colombia ha avanzado en la adopción de tecnologías de virtualización en comparación con otros países de la región andina, pero advierte que quedan muchas empresas que aún no se suben al modelo. “Al país aún le falta mucho en la adopción de modelos y estrategias de virtualización y computación en la nube”, comenta el ejecutivo, a la vez que advierte que virtualización no es lo mismo que computación en la nube, pues el primer concepto está incluido dentro del segundo, que es bastante más amplio.

Sin embargo, la tendencia ya se está consolidando. Para Juan Carlos Gómez, gerente de producto de infraestructura de Microsoft Colombia, la virtualización “llegó para quedarse”, y explica que anteriormente era una alternativa para que las grandes organizaciones aprovecharan la infraestructura de hardware de sus soluciones. No obstante, hoy las empresas medianas ya están beneficiándose de esta tecnología, pues han encontrado que se evitan la administración de múltiples servidores y diferentes entornos.

“La evolución lleva a las empresas a hablar de conceptos de computación en la nube en los que se generan esquemas de nubes privadas o públicas”, comenta Gómez, al tiempo que aclara que hoy se cuenta con virtualización con esquemas de autogestión, es decir, en los cuales los usuarios tienen acceso a portales de autoservicio en los que solicitan sus ambientes de máquinas virtuales, tamaños y tiempos.

Por su parte, Camila Gómez Aranzazu, directora de mercadeo de Kumo, firma que ofrece servicios de virtualización de servidores y de escritorios (computadores), advierte que esta tecnología es útil para empresas que cuenten con más de cinco servidores. “En Colombia, el concepto de virtualización ha tenido una gran adopción en la empresa mediana y grande, pero en el caso de las mipymes no ha despegado, pues desde el punto de vista práctico no lo necesitan”.

¿Riesgos o beneficios?


¿Qué inconvenientes puede tener ingresar al mundo de la virtualización? Para Christian Plata, de VMware, el verdadero riesgo es no virtualizar, y argumenta que la razón de peso es que el modelo le ahorra mucho dinero a una organización, porque le permite “hacer más con menos”.

Plata explica que “si antes un servidor tenía solo un sistema operativo y una única aplicación, ahora en ese mismo servidor se pueden tener varias máquinas virtuales con diversos sistemas operativos y varias aplicaciones”, lo cual significa que se explotan al máximo las capacidades del hardware.
Gómez, de Microsoft, concuerda con Plata y agrega que el usuario obtiene recursos de cómputo según sus requerimientos, “sin necesidad de comprar nuevas plataformas”.

Un aspecto clave del modelo, según el ejecutivo de Microsoft, es que esta tecnología “crea una flexibilidad en los planes de contingencia o continuidad del negocio, ayuda a crear ambientes de desarrollo y pruebas mucho más flexibles, y todo esto redunda en la disminución de la huella de carbono, pues se pueden agrupar muchos servidores en unos cuantos”.

Gómez, de Kumo, enfatiza en los beneficios que una empresa debe esperar y ajustar según sus objetivos: reducción de espacio y costos de energía del centro de datos, facilidad de administración, agilidad para prestar servicios a la organización, y retorno sobre la inversión.
Sobre los riesgos del modelo, Gómez, de Microsoft, dice que se relacionan con el correcto dimensionamiento de los centros de datos que, de no calcular bien esta variable, pueden ocasionar rendimientos bajos.
Una de las grandes ventajas de la virtualización es que se aprovecha mucho mejor la capacidad de un servidor. Según David González, gerente de Intel en el Cono Norte, “antes era un crimen tener un servidor usando menos del 20% de su capacidad; hoy, en entornos virtualizados, vamos en 80% o más”, y señala que hace unos años costaba más el enfriamiento del centro de datos que el propio procesamiento, aunque reconoce que la gestión térmica sigue siendo una de las variables que aún son demandantes.

Otro riesgo, en opinión de Gómez, es “el correcto sistema de administración de las máquinas virtuales, ya que pueden ser trasladadas de un servidor físico a otro e incluso salir del centro de cómputo en un disco duro portátil”. Finalmente, advierte que existe el riesgo en el crecimiento de máquinas virtuales, ya que las nuevas aplicaciones son más fáciles de desplegar y por ello se pueden incrementar los costos de licenciamiento.

La proliferación de proveedores de servicios y tecnologías de virtualización les impone innovar a sus proveedores líderes, para ser más competitivos en un mercado cada vez más exigente, como lo expone Plata, de VMware: “Nos obliga a no quedarnos sentados y jactarnos de nuestra posición, y a innovar, impulsar la industria y buscar mejoras constantes”. Un negocio en plena evolución.

5 Pautas

La firma Kumo sugiere algunas iniciativas para implementar la virtualización en una empresa:
1- El esquema de implementación debe soportar los aplicativos propios del negocio.
2- Se debe tener un esquema de alta disponibilidad con un sistema de almacenamiento externo, para evitar riesgos.
3- Es necesario dimensionar correctamente las necesidades de cómputo del negocio, a fin de no tener problemas durante los picos de producción.
4- Las cargas de trabajo deben estar correctamente distribuidas en el ambiente virtualizado.
5- El ecosistema de virtualización debe contar con una consola de administración.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?