| 9/15/2006 12:00:00 AM

Gasolina para la educación

La distribuidora de combustibles nacional Terpel está empeñada en educar en ciudadanía.

Aunque en sentido estricto el de Terpel es un ejemplo en construcción, muestra cómo se requieren pocos años para conformar programas de responsabilidad social corporativa eficientes y que produzcan impactos relevantes. Cuando en 2002 se creó la Organización Terpel para unir las siete empresas regionales en una sola firma nacional de comercialización de combustibles, se decidió emprender un programa de acción social empresarial unificado.

Hasta ese momento, cada regional tenía programas individuales que iban desde financiación de equipos deportivos, hasta construcción de escuelas y ayuda a fundaciones de naturaleza muy diversa.

Para unificarlos se dispusieron cinco herramientas fundamentales. La primera fue establecer comités de responsabilidad social, conformados por empleados. Con algunos criterios corporativos generales, pero con una gran autonomía, ellos identificaron los proyectos que recibirían apoyo de Terpel. La ayuda no siempre es de dinero, muchos de los proveedores o clientes de la compañía donan su tiempo para hacer los estudios o entregar materiales. El nuevo sistema premia los proyectos más exitosos adjudicándoles el doble de recursos en la siguiente ocasión.

La segunda herramienta es la medioambiental, un área en la que avanzan para establecer una métrica para evaluar su desempeño (ver recuadro).

La cuarta es la acción social en grandes causas nacionales que desarrollan con fundaciones como Empresarios por la Educación, Transparencia por Colombia y en posconflicto con la fundación Ideas para la Paz.

La última herramienta es la Fundación Terpel que trabaja en educación en ciudadanía. Una tarea es hacer que las ciudades se usen como instrumentos pedagógicos. Así, capacitan a los maestros de escuelas públicas para que usen el entorno en la enseñanza de ciudadanía. Además, con la 'Ruta Amarilla', los estudiantes de las escuelas pueden visitar los lugares más importantes de su ciudad. En Manizales pueden bajarse en cualquiera de esos sitios y reabordar el bus sin costo. El plan se está reproduciendo en Medellín y Neiva.

En cultura ciudadana también tienen planes de sensibilización con taxistas, uno de sus mercados objetivo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?