| 9/17/2004 12:00:00 AM

Fernando Mazuera. Cazador de oportunidades

Mazuera en la plaza pública.

A los 15 años, sin estudios y con $2 en el bolsillo, Fernando Mazuera llegó a Bogotá. Aun así, transformó esta ciudad. Fue alcalde en 4 oportunidades y se convirtió en uno de los empresarios más reconocidos de la historia.

De mecanógrafo a campeón nacional de golf. De alcalde de Bogotá a viajero empedernido. De la timidez absoluta a destacado político. De tener $2 en el bolsillo a ser uno de los hombres más ricos del país. Estos, algunos apartes en la vida de Fernando Mazuera Villegas, la historia de un joven que empezó desde muy abajo y logró reconocimiento nacional e internacional. Además de transformar los destinos de la capital y su infraestructura, creó el legado empresarial que continuó su familia, la organización Fernando Mazuera y Cía., una de las constructoras de mayor trayectoria.



Ansias de triunfar

Fernando Mazuera nació en Pereira el 20 de agosto de 1906 en una familia de 11 hijos. Muy pronto sus padres se trasladaron a Manizales, a la que consideró siempre como ciudad natal. Su padre, quien tuvo 9 hijos más en otro matrimonio, fracasó económicamente. Por ello, Mazuera se vio obligado a abandonar sus estudios y a asumir su manutención. Consiguió empleo en una fábrica de fósforos con un sueldo mensual de $12, muy inferior a sus gastos. Con gran esfuerzo, ahorró para pagar un curso de mecanografía y taquigrafía, la esperanza para salir adelante.

Fernando Mazuera envió una carta a su hermano Leonidas en Bogotá con la ilusión de conseguir empleo. Su respuesta tardó pocos días, "colocación conseguida BancoColombia, indispensable estés seguro de tu habilidad; siendo así vente cuanto antes". Era la oportunidad de la vida. Salió de Manizales invirtiendo los ahorros de meses de trabajo -$40- en el viaje. Tras 5 días de camino, llegó a la estación de Facatativá, el 28 de febrero de 1922, con $2 en el bolsillo, donde lo esperaban Leonidas y su tío Mariano Villegas Restrepo.

Al día siguiente, se presentó a la entrevista con Ernesto Michelsen, presidente del banco, sin buenos resultados. Pero Michelsen vio en el muchacho ganas de salir adelante y decidió darle una oportunidad. Allí empezó ganando $60 como secretario; pero al poco tiempo, las increíbles destrezas de "Mazuerita" en mecanografía, por las que incluso se convirtió en un espectáculo verlo trabajar, le permitieron un sueldo de $110 por su velocidad. Con este dinero, pudo darse lujos, como clases de boxeo y piano, y entrar al Country Club de Bogotá, según recuerda Mazuera en su biografía. Este hecho fue fundamental, pues más tarde conoció en este lugar a los personajes más influyentes del país. Pero el comienzo no fue fácil. Su condición de "paisa" no le permitía acercarse a la élite bogotana. Entonces, Mazuera se dedicó a jugar golf y antes de cumplir 20 años ya había ganado tres campeonatos nacionales.

Todo parecía indicar que Mazuera se convertiría en un ejecutivo de éxito. Pero un día, sin una explicación distinta a un deseo de ser independiente, renunció a su puesto. Ernesto Michelsen le preguntó si tenía algún plan y él contestó: "todavía no, pero alguna cosa encontraré", a lo cual le replicó ¿y con qué capital te vas?... Al ver que Mazuera solo tenía lo de su quincena, Michelsen le recriminó su decisión pero le prestó dinero para sobrevivir unos días.



Espíritu emprendedor

Pasaron los días y Mazuera no encontraba qué hacer. Atrasado en la pensión donde se hospedaba, estaba a punto de caer en la ruina. Caminando por las calles de la ciudad, con el préstamo de Michelsen, atinó a comprar unos quintales de azúcar que luego vendió a la compañía Posada y Tobón. Para Mazuera, este fue el mejor día de su vida, ganó en el negocio $1.280, el salario de todo un año como mecanógrafo. El olfato para identificar oportunidades en los mercados fue la clave de su éxito empresarial. Por ejemplo, durante la Segunda Guerra Mundial, siendo una persona acomodada, Mazuera estaba en Nueva York cuando le ofrecieron hilazas de nylon, que revendió a un productor nacional urgido del producto. Mazuera escribió en su autobiografía Cuento mi vida, "vendí esas hilazas y en 20 minutos que gasté en tres conversaciones, me gané la maravillosa suma de US$74.000". Pocos empresarios en la historia del país han demostrado tal sagacidad en los negocios, la misma que lo llevó a comprar lotes en las zonas de desarrollo de Bogotá, que hoy constituyen la ventaja competitiva de Fernando Mazuera y Cía.

Con episodios como el de los quintales de azúcar, Mazuera se había tomado confianza. Empezó a trabajar con el comerciante Benjamín Castillo cobrando arrendamientos y enviándoselos al exterior, pero más tarde el señor murió. Entonces Mazuera vio que Castillo tenía un contrato para vender traviesas al Ferrocarril del Nordeste. Sin vacilar, tomó este negocio por cuenta propia. Al poco tiempo, se convirtió en el mayor proveedor de traviesas del país, con siete plantas en Boyacá y Cundinamarca. En esa época, aprovechando el crecimiento de Bogotá, también se involucró en el negocio de taxis en el que fue escalando posiciones. Su empresa más importante fue Taxi No. 1A, en compañía de Fabio Restrepo, con 50 automóviles Studebaker y en la que innovó al ser el primero en ofrecer servicio telefónico a domicilio precisamente al número 1A.



Espíritu cosmopolita

A los 22 años, Fernando Mazuera ya era un hombre adinerado. Motivado por el cine, decidió dejar sus negocios y se fue a vivir a París. Permaneció en esta ciudad todo 1929 y se enamoró de ella. Si se suman otros períodos de su vida, el empresario habitó en París 15 años. Su filosofía era "viajar es renovarse y renovarse es vivir". Además, viajó por el mundo en compañía de su esposa Helena Aya, se apasionó por temas religiosos en que se convirtió en experto. Su onerosa pasión por los viajes iba en contravía de su actividad empresarial, pues en muchas oportunidades desaprovechó negocios. Pero a Mazuera esto nunca le importó, de alguna forma supo conciliar la vanidad, la buena vida y la prosperidad económica.

En la década del 30, Mazuera continuó con el negocio de traviesas que vendió por $62.000. En 1939 montó una empresa fundamental en su vida. En compañía de unos socios, creó Modelia S.A. para la producción de medias veladas. En su montaje, trajo de Nueva York cuatro grandes máquinas y contrató 12 expertos estadounidenses. Las hilazas para este negocio se importaban de Japón, y con la posibilidad de que ese país entrara a la guerra, todo anticipaba una gran quiebra. Mazuera pensó en utilizar hilaza de rayón que se importaba de Estados Unidos, compró grandes cantidades y aprendió su tecnología. Era ganarlo todo o perderlo todo. Al entrar Japón a la guerra, Mazuera se quedó con el mercado, la producción de medias y el suministro de insumos. En 1945, vendió esta empresa a Pepalfa de Medellín, como también lo hizo con sus otros negocios. Se avecinaban los tiempos de servidor público.



Por Bogotá

Fernando Mazuera transformó la capital del país. En 1947, su primera alcaldía, en el gobierno de Mariano Ospina Pérez, llegó de forma esporádica y sin saber de política. Simplemente se ofreció como candidato ante el entonces ministro de gobierno Roberto Urdaneta. A pesar de ello, obtuvo grandes logros, compró los terrenos para construir la represa de Chisacá, sentó las bases del proyecto Tibitó-Teusacá que durante muchos años suplió las necesidades hídricas de la ciudad y empezó la construcción de la calle 26. Sin duda, su visión empresarial, capacidad para delegar y no haber estado ligado con la política le permitieron realizar proyectos de envergadura.

La Alcaldía de mayor trascendencia se gestó luego del fatídico Bogotazo en 1948. Manuel de Vengoechea, alcalde recién nombrado, desapareció ante la desoladora escena capitalina. Mazuera era el único que podía tranquilizar la urbe, pues ya desde entonces se conocía como "el alcalde del sur". Además de lo coyuntural de la crisis -levantar los muertos, enterrarlos y reconstruir la ciudad-, en esta segunda etapa realizó grandes obras, como los puentes de la 26 y la ampliación de la carrera Décima. En las otras administraciones, adquirió los lotes para construir el Parque La Florida, mejoró el alumbrado público y creó 40 centros de salud y 20 escuelas. Todas estas obras le valieron reconocimientos nacionales e internacionales y ser considerado en varias ocasiones presidenciable.

En 1965, luego de alejarse de la función pública, fundó Fernando Mazuera y Compañía Ltda. Entre sus primeros proyectos estuvieron la urbanización Tabora y la reconocida Ciudad Modelia, en homenaje a su vieja compañía de medias. Aquí empezó una larga historia de desarrollo urbanístico en la ciudad. Largo trecho hubo desde cuando Fernando Mazuera salió de la calle de la Quiebra del Guayabo en Manizales hasta cuando se convirtió en un empresario tan grande como para invertir capital en empresas como Avianca e Icollantas. Gran mérito de este empresario paisa que murió en Nueva York el 14 de octubre de 1978.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.