| 6/4/2013 10:17:00 AM

¿Estamos listos para dar el salto tecnológico?

En los últimos tres años el país ha mejorado prácticamente todos sus indicadores de conectividad y adopción tecnológica. Pero aún hay aspectos por mejorar e iniciativas que deben acelerarse.

Entre 2010 y 2013, según cifras del gobierno y estudios independientes, el país ha dado pasos en su desarrollo tecnológico que lo posicionan como uno de los más atractivos de Latinoamérica para los jugadores del sector. A programas como el Plan Vive Digital, del Ministerio TIC, se suman coyunturas como la situación económica –positiva comparada con las dificultades en países de tamaño y mercados similares como Argentina y Venezuela, y con proyección de un crecimiento de 4,5% para 2013–, la aparición incipiente de un ecosistema de emprendimiento de base tecnológica –cuyas protagonistas son las startups–, una mejor oferta tecnológica en variedad y precios, y una mayor conciencia general sobre la utilidad de internet y la tecnología.

Estudios del Banco Mundial señalan que un aumento en la penetración de internet de 10% se traduce en un incremento del PIB de hasta 1,38%, cifra que por sí sola justifica cualquier inversión que un gobierno haga en conectividad.

Este dato, junto a casos internacionales exitosos como los de Corea, Japón, Australia y Malasia, motivaron al actual Gobierno a impulsar un plan de masificación del uso de internet, llamado Vive Digital, cuyas metas para 2014 son, entre muchas otras, aumentar el número de municipios conectados a internet de 200 a 700, elevar de 7% a 50% las mipymes conectadas, y multiplicar por cuatro el número de conexiones a internet (pasar de 2,2 a 8,8 millones).

La apuesta del Ministerio TIC y del gobierno nacional es clara y uno de los principios que la acompaña es que, al masificar el uso de internet, se logra reducir la pobreza, generar empleo y aumentar la competitividad del país.

A 14 meses del final del periodo presidencial y de la fecha límite para el cumplimiento de las metas, las cifras son alentadoras. Por ejemplo, ya hay más de 550 municipios conectados y se contrató la fibra óptica para enlazar a internet 1.078 municipios del país (378 más que la meta inicial), a diciembre de 2012 se alcanzaron 7,26 millones de conexiones a internet (faltan menos de 1,6 millones para lograr la meta), y las mipymes conectadas ya son más del 25% del total.

Los avances no solo se reflejan en las cifras provistas por el Ministerio TIC, sino en el reconocimiento internacional al país. El propio ministerio y algunas ciudades han sido destacados en escenarios regionales y globales, y en los rankings el país progresa más que la mayoría de las naciones emergentes. Por ejemplo, en The Global Information Technology Report 2013, del Foro Económico Mundial (WEF, por su sigla en inglés), el país se sitúa en la posición 66 entre 144, y avanzó siete posiciones en el último año. En el mismo reporte (disponible en el sitio web www.weforum.org) se destaca a Colombia como uno de los países más avanzados en aspectos como el gobierno electrónico. “Colombia, Uruguay y Panamá han llegado a ser campeones del e-government y la conectividad. (…) El gobierno electrónico ya ha mejorado la vida de los latinoamericanos. Más de 50.000 colombianos tomaron parte en el diseño del Plan Nacional de Educación”.

Además de premios y menciones, Colombia también se destaca en consumo de tecnología: aunque es el país número 28 en población, está en el top 15 en cuanto a usuarios de Facebook y Twitter, fue el de mayor crecimiento en ventas de smartphones en el mundo en 2012 y uno de los de mayor auge de Ultrabooks y computadores personales en general.

Estos datos de consumo no son casualidad, sino parte de un círculo virtuoso en el que a mayor oferta en todas las regiones del país –de internet, equipos y aplicaciones–, mayor uso y demanda, y mayor evolución del mercado.

Desde el Cono Sur, José Felipe Otero, fundador de la consultora latinoamericana Signals Telecom Consulting, que mide el pulso del sector de telecomunicaciones en la región, señala que “Colombia es uno de los líderes regionales en cuanto a iniciativas gubernamentales para el desarrollo de las TIC, sobre todo en la parte de elaborar e implementar iniciativas público-privadas enfocadas a promover el desarrollo de infraestructura de telecomunicaciones en localidades que hasta entonces carecían de conectividad”. Otero también destaca en términos regulatorios el país pues, en su concepto, aventaja a muchos de la región.

Gracias a estos avances, organizaciones multilaterales y gobiernos tienen como referente a Colombia para conocer qué se está haciendo y ver qué pueden replicar o adaptar para sus países.

Reconocimiento interno

No siempre los logros de un país o una empresa son valorados por igual adentro que en el exterior, pero en este caso hay cierto consenso sobre los progresos de Colombia en TIC. Para Samuel Alberto Yohai, presidente de la Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones (CCIT), “el Ministerio TIC está haciendo una magnífica labor hacia la masificación y el buen uso de la tecnología en todo el país”.

A estos comentarios se suman los de los proveedores tecnológicos. David González, gerente de Intel en el Cono Norte, señala que hay tendencias muy positivas en el sector TIC. “En el contexto global, seguimos siendo un país emergente, llegamos tarde en tecnología. Pero es emocionante que nos estemos ‘desatrasando’. Los colombianos solemos ver obras como carreteras o puentes, pero no hemos visto la magnitud de la inversión de US$600 millones en infraestructura para telecomunicaciones. ¡Esto en el siglo XXI equivale al despliegue de la red de carreteras de Estados Unidos en los años 50!”, dice con entusiasmo.

González también destaca aspectos en los que el país es pionero, como eliminar el IVA a los computadores, que le ha permitido tener los equipos más baratos del continente, impulsar la adopción tecnológica en los hogares y, también, la inversión que el Gobierno está haciendo en tecnología para la educación.

Como ellos, todos los voceros de la industria TIC consultados en esta edición especial de Dinero coinciden en destacar los avances en internet, conectividad y acceso a las tecnologías, impulsados por el Ministerio TIC con su Plan Vive Digital y con la participación de otros ministerios y entidades públicas, así como de los proveedores de soluciones tecnológicas.

El desafío


Pese a los avances, aún falta mucho por mejorar y corregir. González, de Intel, describe dos de los campos en los que debe intensificarse el trabajo: el sector educativo, que requiere formar más maestros para que aprovechen la tecnología, y las pymes. “Las empresas grandes desde hace rato tienen una gestión muy profesional de tecnología, pero las pymes, que son fundamentales para elevar la competitividad del país, aún van a medias y requieren capacitación y recursos para invertir bien”, señala.

Este punto, de las pymes y microempresas, también es crítico para Jorge Silva, gerente general de Microsoft Colombia, quien afirma que “en cuanto a mipymes, desafortunadamente en comparación con otros países de la región, más grandes y más pequeños, estamos atrás, pues no hemos hecho la tarea de adoptar tecnología para ser más competitivos y eficientes. Y ahora, tras un año del TLC con Estados Unidos, es una tarea pendiente acelerar la adopción tecnológica de estas empresas”.

Otro aspecto que deben mejorar las organizaciones colombianas, en especial las propias mipymes y las entidades públicas territoriales, es la planeación y la toma de decisiones de inversión en tecnología. Mauricio Zapata, gerente comercial de ADA, resalta que justamente las organizaciones con menos recursos son las que suelen hacer inversiones en soluciones desintegradas –es decir, que no se ‘hablan’ entre sí– y por tanto brindan menos productividad y seguridad.

La polémica


Colombia ahora figura en honrosos rankings de tecnología, internet y telecomunicaciones, pero hay un aspecto que podría considerarse como el lunar del sector. Se trata de la alta concentración del mercado móvil, que según la OCDE es una de las tres mayores en el mundo. Esta concentración se refleja en que el operador dominante, Claro, tiene el 61,9% de los usuarios del país y genera más del 70% de las utilidades de los operadores móviles, según la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC).

El exministro TIC y consultor Daniel Medina señala que esta concentración es un gran freno tanto al desarrollo de las TIC como a la competitividad general del país. “Si miramos los indicadores de competitividad del Foro Económico Mundial, Colombia subió a la posición 66, pero eso no es suficiente si tenemos en cuenta que la economía colombiana está entre las 30 del mundo. Si se resuelve este problema de la concentración, el sector TIC y la competitividad del país podrían ‘dispararse’ hacia posiciones mucho más altas”, señala.

Aunque la subasta de 4G no es la solución, y la CRC tiene varias iniciativas en el corto plazo para generar más equilibrio en el mercado móvil, Jorge Palacio, presidente de Avantel –una de las seis firmas que pujarán este 26 de junio por una licencia–, dice que “este proceso puede convertirse en el punto de quiebre para la grave situación de monopolio natural que existe en el país, el tercer mercado más concentrado del mundo”.

¿Qué más falta para dar el salto?

Ante la pregunta de cuál es el frente en el que se debe avanzar más para que Colombia pueda dar un gran salto en el contexto mundial TIC, el ministro del ramo Diego Molano lo dice con convicción: “consolidar ecosistemas de innovación regionales”. Para él, las TIC ya están reduciendo la pobreza, una de las metas del Plan Vive Digital, pero la otra gran meta, generar empleo, riqueza, competitividad, aún se queda corta y estos ecosistemas regionales, que solo se pueden crear si todas las instancias del sector TIC los impulsan, ayudarían al país a ser más competitivo y justo con las propias regiones.

A su vez, José Felipe Otero, de Signals Telecom Consulting, agrega dos puntos principales en los que Colombia debe mejorar. “El primero es la calidad del servicio, y no solo para la telefonía e internet móviles, sino para todos los segmentos del mercado. Y el segundo es impulsar aún más la concientización de las ventajas que ofrecen las TIC. Hay que romper con el paradigma que limita a estas tecnologías a un rol básico de comunicación para que se comiencen a ver como herramientas que facilitan alcanzar un nivel de vida más alto. En este sentido, los esfuerzos del Plan Vive Digital van bien encaminados, pero hay que acelerar”.

Como señala el informe del Consejo Privado de Competitividad, los países que mayor uso han dado a las TIC muestran niveles de productividad laboral siete veces mayor en promedio a aquellos con bajos niveles de apropiación. El país debe afinar su estrategia de cara al uso adecuado de las tecnologías para consolidar su crecimiento económico y hacerlo sostenible en el tiempo, más aún cuando las herramientas, las políticas y el mercado están en pleno desarrollo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?