| 3/30/1998 12:00:00 AM

Estabilidad económica

Colombia debería tener un marco económico estable, al igual que México, para mejorar su competitividad.

1. En un mundo globalizado como el actual en el que la inversión regional se ha convertido en una estrategia importante para competir, ¿usted, como ministro de Hacienda, qué oportunidades ve en Colombia para los inversionistas de su país?



2. Al mirar a Colombia desde afuera, ¿qué cambios aconsejaría usted a los colombianos para aumentar la inversión extranjera?




1. Durante los últimos cinco años, Colombia ha mostrado una economía atractiva para los inversionistas extranjeros. Junto con Uruguay, es el único país en América Latina con grado satisfactorio de inversión. Colombia ha crecido a una tasa promedio de 4,5%, con una inversión interna bruta del 22,8% del PIB y un ahorro nacional bruto que en promedio ha representado el 18,1% del PIB. Además, en este mismo período, aplicó adecuadas políticas económicas que produjeron una baja en la tasa de inflación, con un saldo de la deuda externa total respecto al PIB que se ha reducido de 32% a 28%, y reservas internacionales que aumentaron 54% al pasar de US$7.400 millones a US$11.400 millones.



Todos estos factores dan seguridad y confianza a los inversionistas mexicanos para desarrollar proyectos de coinversión en Colombia, sobre todo en los sectores de infraestructura y energía --carreteras, hidroeléctricas, oleoductos--, producción manufacturera, minería y relaciones comerciales. Así, se aprovecharán los beneficios del Tratado de Libre Comercio entre México y Colombia, que entró en vigor en 1995, lo cual permitirá incrementar los flujos de inversión y consolidarlos en un futuro.



2. No es conveniente que yo dé consejos. Colombia ya es atractivo para los inversionistas. En 1997 los flujos de inversión extranjera directa, IED, hacia Colombia alcanzaron US$5.900 millones, cifra mayor en 79% a la de 1996. La modificación del estatuto de inversiones extranjeras permitió la participación de capital extranjero en áreas antes restringidas (por ejemplo, servicios públicos y medios informativos), así como las privatizaciones y el favorable desempeño de la economía, crearon oportunidades de inversión para los empresarios colombianos y de otros países.



Sin embargo, menciono algunas medidas que favorecieron el ingreso de IED a México:



* Un marco macroeconómico estable

* Los acuerdos de libre comercio

* La creación de un entorno institucional que promueve la competencia

* Los avances en reformas estructurales

* La desregulación económica



Estas medidas permitieron que en 1997 el flujo de IED hacia México ascendiera a US$12.101 millones, cifra récord en nuestra economía.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?