| 11/1/1997 12:00:00 AM

Escoja su ciudad

Poder & Dinero presenta una clasificación de las cuatro principales ciudades colombianas de acuerdo con la calidad de vida que brindan a sus habitantes.

¿Cuál de las grandes ciudades de Colombia resulta mejor para vivir? Depende de sus necesidades y de la importancia que usted les dé a los diferentes factores favorables y desfavorables de cada una. Bogotá, por ejemplo, sigue siendo la meca de las oportunidades profesionales en Colombia, pero es también una de las más costosas e inseguras. Medellín tiene excelentes servicios públicos. Cali es muy querida por sus habitantes, pero pasa por una difícil situación económica. Barranquilla sigue padeciendo con la mala calidad de los servicios públicos.



Ante las exigencias impuestas por la vida profesional, cada vez es más frecuente que los colombianos se encuentren ante la decisión de cambiar de ciudad. Hoy en día una persona tiene que estar dispuesta a desplazarse a donde su empresa lo requiera. Si usted contempla una disyuntiva de este tipo, a corto o mediano plazo, le conviene estudiar la información que presentamos en las siguientes páginas.



Pero también es muy útil para las compañías que están diseñando planes que impliquen un cambio en la localización de sedes, sucursales, puntos de venta o simplemente de representantes. De hecho, las propias ciudades compiten hoy en día por atraer a las mejores empresas y a los mejores ejecutivos.



Para ayudarlo en su decisión, Poder & Dinero comparó las cuatro mayores ciudades del país en las áreas críticas: seguridad, servicios públicos, oportunidades, calidad general de la ciudad, educación, salud, recreación y deporte.



Con estas cifras, podrá darse una idea completa de lo que cada una de ellas tiene para ofrecer.



Un indicador muy importante es el de oportunidades, que incluye la tasa de desempleo por ciudad, el porcentaje de gente que gana más de cinco salarios mínimos y el crecimiento de los precios. Es decir, los factores que más afectan la situación personal de empleados y trabajadores independientes.



El estudio también muestra que las opciones en salud y educación son muy deficientes en las cuatro ciudades y que hay que trabajar mucho para mejorar la apariencia y calidad de cada metrópoli.



También hay una buena noticia: en general, aunque la percepción de los ciudadanos no va en este sentido, los niveles de violencia en las ciudades han bajado recientemente.



Como fuente para la elaboración de este artículo, se acudió a el DANE, la Superintendencia de Servicios Púbicos y los diferentes ministerios. Las estadísticas oficiales fueron complementadas con los resultados de una encuesta de Invamer-Gallup sobre la calidad de vida en las cuatro principales ciudades, evaluada por sus habitantes. En esta encuesta, cada persona de la muestra calificó su ciudad de 1 a 10, en donde 1 es la calificación más baja y 10 la más alta, en distintos temas. En total fueron encuestadas 400 personas.



Seguridad



Aunque la seguridad no sólo es un tema que causa preocupación general, sino que es un factor determinante en el momento de tomar decisiones, la encuesta de Gallup muestra que todas las ciudades se rajan en este asunto. El robo de carros en Bogotá aumentó en el último año. Los paisas, que están menos inconformes que los capitalinos, siguen comandando la estadística de inseguridad: en Medellín es donde se presenta el mayor número de secuestros y en donde el robo de carros es más alto. Barranquilla y Cali son las ciudades más seguras, aunque el robo callejero viene aumentando en la capital del Atlántico.



Oportunidades



En las oportunidades hay varios contrastes. Cali, por ejemplo, tiene la tasa de inflación más baja. Sin embargo, hay cada vez más desempleados que en la capital. De otro lado, sorprende un poco que en Barranquilla haya más población que gane más de cinco salarios mínimos que en Medellín. Aunque si usted está buscando mejores salarios, Bogotá es el sitio.



Servicios públicos



Teléfono. Si usted quiere trasladar su negocio debe fijarse bien en la disponibilidad de líneas que ofrece la ciudad y en el tiempo que se demoran instalándolas. En este sentido a Bogotá le va mal, pues hay que solicitar la línea con un año de anticipación para que la Empresa de Telecomunicaciones la instale. En cambio, en Medellín hay disponibilidad de líneas para instalar en 10 días. Curiosamente Barranquilla, que cuenta con dos empresas de teléfonos, EDT y Metrotel, tiene la menor cantidad de líneas por cada 100 habitantes.



Energía. En este punto, las tarifas son el punto clave pues la encuesta de Gallup muestra que, en general, la gente está satisfecha con el servicio. Medellín tiene las tarifas más bajas, sobre todo en el área industrial. Por su lado, Bogotá cobra el precio más alto por Gigavatio/hora. Cali tiene la tarifa residencial más alta.



Calidad de la ciudad



Si su decisión depende de la calidad de vida que le pueda ofrecer la ciudad, no piense en Bogotá. Medellín es más limpia, tiene mejores vías y un transporte público más eficiente. Sin embargo, tenga en cuenta que en ninguna ciudad se va a poder librar de los trancones. En una hora pico se puede demorar como mínimo media hora en ir de la casa al trabajo. Necesitará menos tiempo en Barranquilla para ir del norte al centro, pero mucho más en Bogotá de Unicentro al centro.



Educación y salud



Parte de la preocupación al momento de trasladarse es la educación de los hijos y, en general, las posibilidades de asistencia médica. Desafortunadamente el resultado de la encuesta en esta área fue negativo. En Bogotá y Barranquilla es mayor el porcentaje de la población mayor de 18 años que tiene educación superior. Sin embargo, la encuesta de Gallup arrojó un resultado contundente: todos están inconformes con las oportunidades para educarse. En salud, la calificación general para el cubrimiento de hospitales y clínicas fue mediocre, aunque a Medellín y Cali no les fue tan mal.



Recreación y deporte



En Colombia aún no existe la rutina de visitar museos, galerías o bibliotecas y tal vez sea porque no hay mucho para escoger, como lo demuestra la estadística del Ministerio de Cultura. En todas las ciudades hacen falta más lugares culturales, bibliotecas y parques para la recreación. Sin embargo, los caleños y paisas están conformes con las facilidades recreativas que les dan sus ciudades.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?