| 3/16/2006 12:00:00 AM

EPC: la próxima frontera

Quienes pensaron que los códigos de barras y su masificación eran ciencia ficción, hoy saben que no tenerlos les implica mayores costos y la salida de muchos mercados. El EPC, la tecnología que reemplazará al código de barras, ya está en el país.

Pocas personas conocen los beneficios que ha traído la implementación en el mercado mundial del código de barras, más allá de lo que como consumidores percibimos en el punto de venta, como reducción de la espera en las cajas registradoras y disminución de errores por digitación, entre otros.

Sin embargo, el uso estandarizado del código conlleva mejoras para cada eslabón de la red de valor. En los centros de distribución permite exactitud y un manejo más organizado de inventarios; en la relación entre cliente y proveedor, facilita el intercambio de información, lo cual mejora el servicio; y en el punto de venta permite conocer el comportamiento del producto por referencia y la disminución de agotados (las veces que un consumidor busca un producto en un punto de venta y no lo encuentra).

Quienes en su momento pensaron que la estandarización del código de barras y su masificación eran ciencia ficción, poco a poco se fueron dando cuenta de los que no se alineaban con la nueva tendencia tarde o temprano quedaban fuera del mercado.

Hoy, el reto empresarial consiste en aprovechar al máximo las tecnologías que introduzcan mejoras representativas en su cadena de valor. El EPC (Código Electrónico de Producto, por sus siglas en inglés) se considera la evolución del código de barras y viene transformando la manera en que funcionan las empresas. Esta tecnología permitirá que las compañías se mantengan informadas sobre el flujo de productos, desde su fabricación hasta su venta.

EPC trabaja soportado en la tecnología RFID (Identificación por Radiofrecuencia). Aunque RFID no es una tecnología nueva e, incluso, al referirse a ella ya se puede hablar de cierto nivel de estandarización, cuando nos referimos a EPC se habla de mucho más que chips y lectores que envían información con ondas de radiofrecuencia.

De hecho, lo que hace tan especial a EPC y explica su trascendencia para las redes de valor es que esta aplicación de RFID, además de mejorar la calidad y cantidad de la información, de permitir ver los productos en la red logística y de aumentar el control sobre los productos en el punto de venta, establece estándares de intercambio de información para saber todo el tiempo la situación del producto. En el futuro, los objetos físicos estarán conectados a una red global que podrá ser consultada por las empresas y los consumidores de la misma forma en que hoy se consulta internet.

GS1 es la organización encargada de desarrollar estos estándares y de promover su implementación mundial. En nuestro país, esta responsabilidad recae en GS1 Colombia que -al igual que con la administración del estándar del código de barras- asumirá el reto de administrar el estándar EPC y fomentar su implementación.

Empresas como Compañía de Galletas Noel y Off Corss ya han explorado los beneficios de la implementación de EPC en sus centros de distribución, desarrollando pilotos con el apoyo de GS1 Colombia en la infraestructura de LOGyCA, el Centro Latinoamericano de Redes de Valor, que permite hacer simulaciones en un centro de distribución con todas las características de uno real.

Adicionalmente, en las instalaciones de GS1 Colombia hay un laboratorio de pruebas especializado en EPC en el que se podrá determinar si los productos cumplen las especificaciones técnicas para garantizar lecturas bajo distintos tipos de manipulación logística, todo a partir del uso de las más recientes especificaciones estándar. Este laboratorio, que será certificado por EPCglobal Inc., estará en pleno funcionamiento en mayo para acreditar productos que cumplen los estándares.

EPC, el próximo paso del familiar código de barras, es la nueva frontera en la automatización para las empresas colombianas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?