| 11/26/2004 12:00:00 AM

Entre la tecnología y la moda

En televisores y aparatos electrónicos, el cambio tecnológico no da espera, mientras en efrigeradores y línea blanca la moda es la que manda.

Los televisores convencionales, con una pantalla que prácticamente tiene tanto de alto como de profundo, están condenados a desaparecer. Las grandes multinacionales están especializando su producción en televisores de pantalla plana y, en Colombia, se espera que para el segundo semestre de 2005 la oferta de televisores esté centrada en aparatos cada vez más estilizados. Por otro lado, al DVD tradicional ya le llegó reemplazo, que además de reproducir graba y, aunque todavía faltan varios meses para que su precio sea tan atractivo como el de su predecesor, desde ya se anticipa que le va a pasar lo mismo que al VHS o al Betamax: tendrá que resignarse a salir del mercado.

El dinamismo tecnológico en el mercado de televisores, DVD, equipos de sonido y aparatos electrónicos contrasta con la otra gama de electrodomésticos para el hogar, la llamada línea blanca, que comprende refrigeradores, lavadoras y demás aparatos para la cocina. Como reconoce Anwar Saab, gerente de mercadeo de Challenger, los avances no son tan rápidos como en la línea marrón y, si bien ya hay neveras digitales, prácticamente el mayor progreso ha sido pasar de neveras convencionales a no frost.

Por eso, mientras en línea marrón el cambio tecnológico es uno de los principales detonantes para motivar al consumidor a gratificarse con uno de los nuevos "juguetes", en línea blanca el motivador en Colombia está más relacionado con la necesidad, el renovado boom de la construcción y el crecimiento de las familias.

Las empresas de electrodomésticos han estructurado sus portafolios de producto teniendo en cuenta esta tendencia, así como la capacidad adquisitiva del colombiano, para competir por un mercado que en audio y video mueve unos US$400 millones, de acuerdo con Sony, y en línea blanca comercializa unos US$84 millones, de acuerdo con la empresa Challenger.

El consumidor, por su parte, tiene grandes desafíos a la hora de hacer compras. Al equilibrio que hace entre el espacio que ocupa el electrodoméstico, su diseño, precio y calidad, debería sumar el conocimiento de para dónde va el mercado y, por tanto, qué tan rápido está dispuesto a actualizarse -o desactualizarse- con su compra.



TV, ¿plasma o cristal líquido?

Si bien en Colombia el televisor convencional es el rey, ya que de acuerdo con Sony el 93% de los hogares tiene un aparato de este tipo mientras solo el 16% tiene uno de pantalla plana, esta proporción tenderá a invertirse pues las grandes compañías están cerrando sus plantas de televisores convencionales en el mundo, y solo unas pocas fábricas han mantenido la producción de estos aparatos para atender la demanda de algunos mercados de África y Latinoamérica. "Hacia agosto de 2005, el mundo va a cambiar a cristal líquido o a plasma, y la televisión plana va a dominar el mercado", explica Germán Bahamón, gerente de mercadeo de productos del hogar de Sony. De hecho, hace tres años, esta multinacional no trae aparatos convencionales al mercado colombiano.

Anwar Saab, de Challenger, piensa que en Colombia el cambio no va a ser tan rápido porque si bien la pantalla plana funciona muy bien en las grandes ciudades, en pueblos y veredas se sigue prefiriendo el aparato convencional.

Cuestión de meses, o de años, el hecho es que las empresas están cuidando la línea de los aparatos. Por eso, la pregunta pertinente es a quién darle el voto de confianza: ¿al cristal líquido o al plasma? La primera es una tecnología parecida a la de los nuevos monitores de un computador portátil. La segunda termina a base de gas y sus imágenes se forman por un sistema que cortocircuita el gas y proyecta las imágenes sobre él. Ambas permiten fabricar productos delgados.

De acuerdo con Luis Carlos Linares, gerente de ventas de Panasonic, las dos tecnologías pueden convivir. "En formatos pequeños hasta de 25 pulgadas, el cristal líquido va a imperar, pero de 30 en adelante dominará el plasma, porque en esos formatos el plasma da mejor resolución y mayor contraste", señala. Lo contrario opina Germán Bahamón, de Sony, "Sharp, Samsung, Sony y LG le apostaron al cristal líquido por la calidad de la imagen, por lo cual la oferta va a estar centrada en esta tecnología y, por tanto, la demanda", afirma. Lo mismo opina Pablo Toro, gerente de mercadeo de LG Electronics, "la tendencia que finalmente se va a imponer en el corto plazo es el cristal líquido, porque genera mayor fidelidad de imagen".

En este momento, de acuerdo con Panasonic, las ventas por volumen sumadas de estos dos tipos de aparatos se reparten 50-50 entre las dos tecnologías, aunque si la comparación es por precio, el 65% corresponde a plasma y el 35% a cristal líquido.

Las multinacionales están de acuerdo en que la oferta de televisores convencionales se va a limitar cada vez más, por lo que a futuro la pelea estará centrada en cuál tipo de pantalla plana marcará la diferencia en el mercado colombiano. "Máximo el 10% de los hogares migrará a esa tecnología el próximo año", anticipa Bahamón.

Otra tendencia del mercado mundial es la unificación de servicios en un solo producto. La idea es que con un solo aparato central, fijo o movible, se pueda manejar todo: tener televisión, audio, DVD, teatro en casa, todo lo que se necesita.

A largo plazo vendrá un cambio tecnológico impulsado por la decisión de mejorar la señal de televisión en el mundo. En Estados Unidos, por ejemplo, a partir de 2006 todos los canales de televisión tendrán que cambiar su señal de 300 líneas de resolución a 1.080 líneas por segundo, lo que garantizará una imagen de mayor calidad pero también obligará a hacer un cambio de televisores para que sea posible recibir esta señal mejorada.



Lo nuevo en línea blanca

Mientras televisión y sonido son un segmento de compra impulsiva, donde el antojo juega un papel importante, en electrodomésticos como neveras, lavadoras y microondas el consumidor pone los pies en la tierra antes de hacer la compra, y se deja guiar más por la razón y menos por el deseo. "La mayoría de los colombianos son de estratos 2 y 4, con una capacidad de endeudamiento o ahorro limitado, y por eso siempre empiezan por una nevera convencional y luego la van mejorando", explica Anwar Saab, de Challenger. Esto ha permitido que el mercado de neveras que producen escarcha siga siendo importante y no la haya desplazado el no frost, a pesar de los años que lleva esta tecnología en el mercado.

La incursión en Bogotá de Codensa en la financiación de electrodomésticos ha sido clave para ampliar la base de clientes sujetos a crédito, y de esta forma se han dinamizado las ventas. Carrefour, por ejemplo, acaba de firmar un convenio con Codensa en este sentido. "Hasta ahora, teníamos crédito normal con Colpatria para estratos 4, 5 y 6. La ventaja de Codensa es que nos permite llegar a los estratos 2 y 3", explica Patrick Drugeon, de la dirección ejecutiva de Carrefour.

Con la masificación del crédito, que es generalizada sobre todo en Bogotá, se está permitiendo que los hogares mejoren sus aparatos de línea blanca, lo que es una oportunidad para que productores y distribuidores comercialicen las innovaciones.

En línea blanca, la innovación que es más fácil de masificar es el diseño. Neveras, microondas, aire acondicionado, lavadoras y aspiradoras ya vienen en distintos colores para que puedan hacer parte de la decoración de la cocina.

Una tendencia más futurista es el home network, en el que LG es precursor. Se trata de tener conectados a internet la nevera, el horno microondas, la lavadora y el aire acondicionado. De esta manera, se puede programar desde el celular o desde internet que el aire acondicionado se prenda a determinada temperatura minutos antes de que la familia llegue a la casa, o que cuando se disminuya el peso de la carne en la nevera, este aparato envíe un pedido por internet al supermercado para que entregue un nuevo surtido. "Buscamos mejorar la calidad del ser humano", explica Pablo Toro, de LG.

Ante los cambios en tecnología y precio, el consumidor tiene la última palabra. Pero productores y distribuidores no ahorran esfuerzos por impulsar la venta, con innovaciones permanentes pero también con estrategias de distribución y comercialización para garantizar un mejor cubrimiento del territorio nacional.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?