| 3/5/2004 12:00:00 AM

Emprender para generar riqueza

El emprendimiento es una cultura que debe arraigarse en la sociedad. Solo así el país podrá progresar.

Cuando se mira la historia del mundo, se ve que los países que han llegado más lejos son aquellos que han entendido que la única forma de generar riqueza es con el emprendimiento. Tienen un sector empresarial fuerte y sus políticas respaldan la creación de empresas y los empresarios son respetados. Su riqueza no proviene de los recursos naturales, sino de productos innovadores de alto valor agregado que cambian la lógica de los mercados. Es una riqueza creada, no simplemente una transferencia generada a partir de un recurso natural.

Los emprendedores impulsan el desarrollo de los países con sus ideas, nuevas tecnologías y mejoras en eficiencia. Un ejemplo claro de esto es Bill Gates, el fundador de Microsoft, y como él hay muchos más. Incluso es cierto que cuando una empresa ya establecida quiere encontrar alternativas de crecimiento, lo mejor es recurrir a la capacidad de los emprendedores. En los países desarrollados es muy común que las empresas grandes hagan alianzas con empresas nuevas e innovadoras o que incluso las compren.

En Colombia, hace unos años, un grupo de emprendedores dio origen a lo que podríamos llamar hoy las grandes empresas del país. Personas como Carlos Ardila Lülle, Hernán Echavarría o Luis Carlos Sarmiento iniciaron con una idea, la desarrollaron y la sacaron adelante. Sin embargo, en años más recientes, la creación de empresas dejó de tener una dinámica similar, porque de alguna forma el sistema dejó de premiar a los emprendedores. Es como si el país se hubiera detenido en el tiempo.

Afortunadamente, a raíz de la crisis económica y el aumento del desempleo, el emprendimiento volvió a cobrar vigencia en Colombia. ¿Cómo más generar empleo, sino con nuevas empresas? ¿Cómo salir del subdesarrollo, sino generando riqueza mediante la producción?

Las universidades y, en particular, las facultades de administración de empresas así lo entendieron e introdujeron el emprendimiento como cátedra. Pero ahí no pueden quedar las cosas. El gobierno también tiene que generar los estímulos para desarrollar el emprendimiento y debe facilitar la creación de empresas.

La experiencia de Ventures, el concurso de planes de negocio creado por Dinero y McKinsey en 2000, que ya está en su cuarto año, muestra que en el país hay un importante número de emprendedores con grandes ideas, que difícilmente pueden ejecutar porque simplemente no hay recursos para lograrlo.

El emprendimiento es una cultura que necesita tiempo para arraigarse en la sociedad. Eso está ocurriendo en el país, donde hay múltiples proyectos innovadores de muy buen nivel. Esperemos que pronto comencemos a tener los casos de gran éxito que hacen falta para que esta cultura del emprendimiento innovador despegue definitivamente en Colombia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?