| 5/11/2007 12:00:00 AM

El tren de la alegría sigue su marcha

Las proyecciones indican que el año 2007 será el mejor año de la historia para el sector de la construcción. Su dinámica se aprecia mejor a través de lo que han venido haciendo las firmas constructoras.

Tal como estaba previsto, durante 2007 el sector de la construcción mantuvo el impulso que traía desde el año pasado cuando se aprobaron licencias por 16,1 millones de metros cuadrados, lo que representó el segundo mejor acumulado en toda la historia. En el primer trimestre del año ha mostrado un crecimiento casi similar al que reportó durante el mismo periodo de 2006, del 33%, sin incluir vivienda de interés social (VIS).
 
Por eso se prevé que el PIB de edificaciones crecerá 11% al finalizar diciembre, si los niveles de ingresos siguen siendo favorables al igual que las tasas de interés. Pero es a través de lo que han venido haciendo las firmas constructoras como se explica, de manera más práctica, la dinámica de lo que está pasando en los diversos sectores de esta industria que continúa en auge, tales como la construcción de vivienda, el comercio, las transacciones inmobiliarias, el desarrollo de zonas industriales y bodegas, la hotelería, las obras civiles y la venta de finca raíz en el exterior, entre otras.

El caso de la Constructora Colpatria es un buen ejemplo para empezar a ilustrar lo que está sucediendo en el sector en general. Este año creó nuevas unidades de negocio totalmente independientes: Promotora, Transacciones Inmobiliarias e Infraestructura y Concesiones.
 
"La diversificación hace que haya más posibilidades de estar en más negocios", explica la vicepresidenta comercial, Piedad Franco, quien reconoce que el buen momento por el que atraviesa el sector fue lo que motivó esta expansión empresarial. La primera es la que organiza y consolida los proyectos, la segunda los vende y la constructora es la encargada de construirlos.
 
"Lo bueno de este modelo es que cada unidad puede hacer negocios con otros operadores en diferentes sectores y áreas. Este hecho nos permite participar en diversos frentes de esta industria donde igualmente hay grandes oportunidades".

Al igual que lo han hecho otras firmas constructoras, Colpatria expandió su actividad de Bogotá a ciudades como Medellín, Cali, Cartagena, Barranquilla y Santa Marta, donde la construcción para estratos intermedios y altos aún está disparada y en las cuales desarrolla la compañía unos 25 proyectos.
 
Pero eso no es todo, también incursionó en el comercio y hasta la fecha ha construido ocho Homecenter a nivel nacional y el centro comercial Plaza Imperial, en Suba, en asocio con Ospinas. "Había que aprovechar el auge de los centros comerciales, que aún continúa", sostiene Franco, motivo por el cual también participaron en los complejos Premiun Plaza, en Medellín, en asocio con la firma Fajardo Moreno, y en Ventura Plaza, en Cúcuta, nuevamente con Ospinas.
 
No satisfechos con esto, tomaron la decisión de participar en la industria de la hotelería, donde hoy en día se desarrollan importantes proyectos hoteleros en diversas ciudades del país. Van a empezar a promocionar el Hotel Estelar Cartagena de Indias. "Es la venta de suit con rentabilidad de operación", explicaron.

Otro buen botón para la muestra es lo que ha venido haciendo la firma Coninsa y Ramón H., la cual está expandiendo su operación de Bogotá y Medellín a Barranquilla, con proyectos en vivienda, industria y comercio. Y con miras a lanzar proyectos similares en el Eje Cafetero, la Costa en general y los Llanos Orientales.
 
Camilo Parra, director de nuevos proyectos, reafirma la tendencia de que hay que aprovechar la bonanza de otros sectores de la construcción, y que por eso la firma explora el desarrollo de centros comerciales temáticos como el especializado en automóviles que inaugurará en el norte de Bogotá: Drive Capital. "Creemos que se trata de un nicho muy importante para explotar. Allí van a estar todas las marcas de vehículos, todos los accesorios y habrá una pista de pruebas", afirma.

Pero no es el único campo que piensan explorar. También le apostaron a la renovación del Hotel Continental, que por mucho tiempo 'dominó' el centro de Bogotá y que desde hace varios años estaba en ruinas. La idea es aprovechar los altos niveles de turismo que registra la ciudad, motivo por el cual decidieron comprar la propiedad, considerada patrimonio histórico.
 
Todo el desarrollo comercial que rodeará el complejo turístico ya está vendido en un 85%. De otro lado, buscarán nuevas oportunidades en el sector de las bodegas, y desde ya están tratando de identificar proyectos para invertir en el sector de Siberia, que muestra un importante desarrollo de parques industriales en la capital del país.

Del comercio a la vivienda
En búsqueda de este mismo aprovechamiento, hay casos de compañías constructoras con tradición comercial, que ahora están abriendo nuevos espacios en el sector de la vivienda. Esta es la historia de Portales Urbanos, reconocido por obras como el centro comercial Portal de la 80, en Bogotá, y por ser el constructor del más grande centro comercial de Barranquilla que está por inaugurase: Portal del Prado, en donde se invirtieron unos $70.000 millones.
 
La obra tiene un área total de 70.000 m2 (30.000 comerciales), 190 locales, plazoleta de comidas y un Súper Almacén Olímpica de 10.000 metros como ancla. Esta misma firma entregará a finales del año la renovación y ampliación de Plaza de las Américas, en Bogotá, centro comercial que contará con un área adicional de 25.000 metros. Esta obra demandó inversiones por $60.000 millones.

Sin embargo, como aclaró el gerente, José Manuel Carbonell, desde su creación, en 2002, se determinó que Portales Urbanos no se dedicaría exclusivamente a la construcción de centros comerciales sino también al desarrollo de proyectos habitacionales. Por eso van a comenzar a construir un moderno edifico de 34 apartamentos frente al Club Naval, en el exclusivo sector de Castillo Grande, en Cartagena.
 
Se trata del Edificio Althea, donde está prevista una inversión de $35.000 millones. Entre tanto, en el área metropolitana de Barranquilla, más exactamente en el municipio de Soledad, en el segundo semestre del año se comenzará con la construcción de un conjunto residencial de 520 apartamentos para los estratos 2 y 3, donde habrá una Supertienda Olímpica.
 
A su vez, se le están dando los últimos retoques a un proyecto en el sector de Colina Campestre, en Bogotá, de 120 apartamentos, donde la inversión redondeará los $50.000 millones. No obstante, la firma no descuida el sector comercial y estudia nuevos proyectos en ciudades como Medellín, Popayán, Cartagena y Riohacha.

Una firma que por ahora sigue concentrada solo en promoción y desarrollo de nuevos centros comerciales es Ospinas y Cía S.A., pues considera que en el sector del comercio aún hay mucho espacio para seguir creciendo. Según cálculos del presidente de la compañía, Andrés Arango, en el tema de los centros comerciales hay 'gabela' para unos tres años más.
 
En sus proyectos más recientes figuran Milenio Plaza (Bogotá), Buga Plaza, Caribe Plaza (Cartagena), Plaza Imperial (Bogotá), Nova Plaza (Facatativá), Plaza Mayor (Facatativá) y Ventura Plaza (Cúcuta). Sin embargo, desde ya están empezando a explorar otros frentes, como la construcción de un centro de logística y almacenaje en las inmediaciones del aeropuerto El Dorado de Bogotá, de 120 hectáreas.

El atractivo de la Heroica
Si bien en ciudades como Bogotá, Medellín y Cali, según cifras de Galería Inmobiliaria, hay en ejecución 1.300 proyectos habitacionales, Cartagena es sin duda una de las ciudades que más atrae inversionistas. Así lo reconoce Rodrigo Puente, presidente de Conceptos Urbanos, quien asegura que en 2006 los proyectos que tenía la ciudad se vendieron casi en su totalidad.

"Ha habido un gran respaldo por parte de los inversionistas. El ordenamiento político, económico y de seguridad que ha impartido el presidente Uribe ha sido definitivo para la consolidación de este sector, no solo en Cartagena sino en todo el territorio nacional", dijo. Esta firma constructora es reconocida por haber desarrollado la zona norte o sector de la Boquilla, en donde entregará este año Morros III, en 2008 Morros Vitri y en 2009 Morros Epic.
 
Crecimientos como este están sustentados en cifras como las de Camacol, según las cuales el total del área licenciada para el departamento de Bolívar en 2006, superó los 419.000 metros cuadrados, lo que representó un incremento de 55,63%, con respecto a 2005. Según el gremio, este resultado está influenciado por el vertiginoso aumento de la vivienda, que creció el año pasado 102,09%.

Firmas como Spazio Urbano, Constructora Barajas, AGS Constructores, 3G Constructores, Conceptos Urbanos, Constructora Jemur, Araujo & Segovia, entre otros, compiten con proyectos vanguardistas. Por eso se distinguen lujosos proyectos multifamiliares en sectores como el Cabrero, Castillogrande, El Laguito, Bocagrande, el Centro Histórico y el corredor del hotel Las Américas, entre los cuales sobresalen algunos como Sky II, Horizontes, Terrazas del Mar, Bahía 419 y la Torre de la Escollera, de 58 pisos, y se proyectan 25 más como Grand Bay, El Faro y Terrazas de San Sebastián, entre otros.
 
El boom que vive Cartagena en materia de obras civiles no tiene antecedentes. Las grandes casonas están dando paso a modernos edificios con piscina, jacuzzi y spa. Si bien hay quienes critican este desenfrenado crecimiento, hay otros que consideran que este desarrollo ha generado mucho empleo y reactivado la economía cartagenera. Este ascenso sostenido del sector edificador en Cartagena, según lo destaca Camacol, ha estado acompañado de obras como las del transporte masivo (Transcaribe), agua potable y saneamiento básico.

Parques industriales.
Si bien es cierto que hay nuevos proyectos de parques industriales en ciudades como Bogotá, Medellín y Barranquilla, la oferta no alcanza a cubrir la creciente demanda que están presentando las empresas nacionales y multinacionales, según lo reveló un estudio del bufete inmobiliario Colliers International.
 
Esto ha hecho que el precio tanto en renta como en venta, hubiera aumentado paulatinamente durante 2006. Para el presente año los proyectos nuevos tampoco alcanzarán a suplir la demanda que existe actualmente, jalonada por el crecimiento de la economía. Analizando la oferta se concluyó que los corredores industriales que presentaron espacios disponibles en Bogotá, en el primer y segundo semestre del año fueron Fontibón, la Zona Franca, Puente Aranda, Montevideo y la Calle 80 en el sector de Siberia.

Allí, las firmas Oikos e inmobiliaria O.K. están construyendo la Terminal Terrestre de Carga de Bogotá, que costará $70.000 millones. Se trata de un megaproyecto de 160.000 m2. La obra, que será financiada con recursos de Conavi y Bancolombia, está vendida en un 60%, lo que representa haber logrado su punto de equilibrio.
 
El primer tramo se entregará a mitad de año y en septiembre, la obra completa. También se va a construir otro terminal terrestre de carga en Mosquera, y uno más sobre la Calle 13. Así mismo, se iniciarán obras en Ibagué y Cartagena, y próximamente en el puerto de Buenaventura. Por Siberia, también se está construyendo uno de los más grandes parques industriales del país: Celta.
 
Bajo el concepto de servicio integrado, el complejo contará con un centro empresarial con oficinas y locales comerciales, bodegas, infraestructura portuaria, centro logístico para transportadores de carga y centro agroindustrial. Allí se ubicarán más de 20 empresas, entre las cuales figuran Telmex, Helados Popsy, Biochem, Semillas Arroyave y Avantec, entre otras.

Entre tanto, en Itaguí, con una inversión de mas de $85.000 millones, sobre la Autopista Sur se construye Espacio Sur, el complejo empresarial, industrial y de servicios de mayor proyección de la ciudad. Cuenta con 506 parqueaderos, 48 espacios múltiples (locales), 37 bodegas en unidad cerrada, un local ancla de 5.500 m2, 16 locales en la terraza de comidas, entre otros.
 
Debido a que Itaguí se encuentra todavía dentro del área metropolitana, se está convirtiendo en uno de los sectores de mayor proyección de la capital antioqueña por su cercanía, normatividad, facilidades de acceso y por ser paso obligado a nivel urbano, departamental y nacional.

Finca raíz en USA
Otro segmento que se ha venido moviendo con fuerza es el de la venta de finca raíz en Estados Unidos, promovido por firmas de gran trayectoria en este mercado. De hecho, Colombia es el quinto país en inversiones en finca raíz allí. Por un lado, el mercado de La Florida sigue siendo atractivo para los inversionistas nacionales.
 
Por eso firmas como Capital Brokers han nacido y se han consolidado en Miami. Su presidente, Cristian Giraldo, explica que una de las claves del éxito de la operación consiste en estructurar portafolios de inversión de acuerdo con los precios de las propiedades. "Satisfacemos el segmento de la demanda donde se concentra el 80% de la misma, es decir, aquel que es mucho menos vulnerable a cambios en las tasas de interés y que no registra, precisamente por sus montos de inversión, grandes riesgos a la pérdida, a cambios en las condiciones de mercado o en general a situaciones adversas a la economía", sostiene.
 
Actualmente la firma promueve los proyectos Habitat II, en Miami y Sail Club, en West Palm Beach. Sin embargo, Girado advierte que poco a poco se abren nuevas oportunidades de inversión en otras ciudades como Nueva York y Chicago.

Otra firma que también le apuesta al mercado neoyorquino es U.S. Brokers. Jorge Sánchez, el director de desarrollo de negocios, explicó que exenciones tributarias para finca raíz por 10 años, altas valorizaciones y la cercanía al centro financiero más importante del mundo son algunas de las motivaciones para invertir en proyectos inmobiliarios en Nueva York.
 
Sánchez también llamó la atención a que el diario The Real Deal señaló que las ventas de apartamentos de precios altos en Manhattan se incrementaron en un 15% al finalizar el año pasado. La firma promueve en la gran manzana el mega proyecto William Beaver House, un condominio de 47 pisos con 230 apartamentos, ubicado a unos pasos de Wall Street.

Si la tendencia continúa, tal como está previsto, el año 2007 se convertiría en el mejor año en la historia de la construcción. Por ahora las condiciones siguen siendo las mejores para que todo se dé: siguen llegando inversionistas extranjeros, continúa el flujo permanente de remesas del exterior y las condiciones favorables de la economía se mantienen. La idea es aprovechar todos los escenarios posibles para disfrutar al máximo este pujante 'tren de la alegría'.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?