| 9/19/2003 12:00:00 AM

El nuevo consumidor

Entender las necesidades de los consumidores del futuro será esencial para las empresas que quieran destacarse en un mercado cada vez más competido.

Solo las empresas que entiendan y se anticipen a las necesidades de los consumidores tienen su futuro garantizado. En una economía global, en la que cada vez habrá mayor acceso a la información, las empresas se enfrentarán a un consumidor más exigente, multicultural, que requerirá productos que le ahorren tiempo y le faciliten la vida. Este, además, será un consumidor que se relacionará mejor con el entorno y para quien la salud adquirirá una importancia cada vez mayor. Las siguientes son algunas de las tendencias que marcarán al consumidor colombiano de los próximos 10 años.



- La importancia de la salud. En el año 2013, el número de colombianos llegará a los 51'838.183. El promedio de edad pasará de 24,8 a 27,7 y la esperanza de vida de 71,7 a 73,7 años. Una población más adulta y con mayor esperanza de vida tendrá una mayor preocupación por su salud. Esto implicará, entonces, que surgirán mayores necesidades en este campo. La reciente decodificación del genoma humano marcará la oferta de los próximos años de una gran cantidad de productos para solucionar todo tipo de problemas de salud (para el año 2010, por ejemplo, los especialistas afirman que la humanidad empezará a ganar la guerra contra el cáncer). Mientras eso ocurre, sin embargo, se mantendrá una importante demanda por productos y actividades que ayuden a mantener la salud. Los productos naturales, la medicina alternativa, el deporte y las actividades que reconfortan el espíritu seguirán creciendo en importancia.

- La vida fácil. El ritmo de vida del consumidor de los próximos años le exigirá buscar productos que le faciliten la vida y aumenten su productividad. La miniaturización de la electrónica, por ejemplo, expandirá las funciones de los computadores mucho más allá del PC y un pequeño instrumento podrá integrar toda una gama de funciones que le ayudarán al consumidor a volverse más eficiente. Más consumidores, además, utilizarán los sistemas transaccionales en línea. Así mismo, habrá una mayor demanda por productos que faciliten las labores del hogar pues cada vez más mujeres (que son quienes tradicionalmente hacen estas labores) harán parte de la fuerza laboral. Las comidas listas, los productos prácticos y los servicios domésticos crecerán en importancia.

- Más diferente. Cada día las diferencias entre los grupos de consumidores son más marcadas. El concepto del núcleo familiar ahora es mucho más amplio. Y en el futuro lo será aún más. En un mercado repleto de marcas y publicidad, el consumidor solo será atraído por aquellas marcas y productos con los que se sienta identificado. Esto implicará que las empresas tendrán que definir sus nichos con mayor precisión y escoger aquellos medios que realmente capturan su atención.

- Con mayor poder de decisión. El consumidor de hoy cuenta con mucha información a la mano por lo que tiene más herramientas para decidir y exigir productos de mayor calidad y mejor precio. En el futuro seguirá exigiendo cada vez más. Los niños, por ejemplo, hoy tienen una influencia muy alta en las decisiones de compra de los padres pues ahora son ellos quienes acceden directamente a la información. El estudio Monitor Kids, por ejemplo, afirma que 77% de los niños entre 9 y 11 años recomienda a sus padres qué galletas comprar y 56% de los padres de esos niños compra la preferencia de sus hijos. Esto indica que en el futuro la generación que crece con mayor seguridad e influencia sobre lo que quiere, exigirá más de los productos que ofrece el mercado.

- El culto al cuerpo. Durante los próximos años, el consumidor estará cada vez más preocupado por mantener su figura. Esto debido a que las nuevas generaciones están creciendo en un entorno que exige patrones de belleza cada vez más exigentes. Según el Centro de Investigación del Consumidor, CICO, hoy el 72% de los adolescentes no está conforme con su cuerpo y el 61% estaría dispuesto a hacerse una cirugía estética. Los niños también muestran un comportamiento similar. Según el estudio Monitor Kids, elaborado por Yanhaas entre niños entre 6 y 16 años, el 6% de las niñas afirma que hace dieta siempre y el 32% dice que algunas veces. El 11% de los niños y el 21% de las niñas estarían dispuestos a hacerse una cirugía. Así, pues, en el futuro podría esperarse que el culto al cuerpo siga creciendo en importancia. Los productos bajos en azúcar y en grasa, las bebidas isotónicas, los gimnasios, los metabolizantes, las cremas y otros productos por el estilo seguirán en auge.

- La hora de los anticonceptivos. En un mundo en el que los adolescentes inician su vida sexual a una edad más temprana y el matrimonio se da a una edad más tardía (o va perdiendo importancia), el uso de los anticonceptivos crecerá considerablemente. Y Colombia no será ajena a este cambio. La familia colombiana promedio tiene hoy 3,8 hijos, pero en 2013 la cifra podrá caer a 3 hijos en promedio. Esto redundará en una mayor demanda por productos que evitan el embarazo.

- Amigo del ambiente. El desarrollo de nuestras ciudades llevará a que los consumidores entiendan el impacto que sus decisiones tienen sobre el ambiente. Esto los hará utilizar productos que estén en armonía con su entorno, como los biodegradables y los orgánicos, entre otros.



El consumidor del futuro exigirá más de las empresas en todos los sentidos. Es necesario que se arriesguen a anticipar tendencias si quieren permanecer en un mercado cada vez más competido. Esa es la dimensión del reto.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?