| 12/12/2003 12:00:00 AM

El alcance de la tecnología

El impacto de la tecnología en la gestión de los ejecutivos es cada vez mayor. ¿Cómo son estos consumidores y qué factores determinan su elección de elementos tecnológicos? ¿En dónde está usted?

Para nadie es un secreto que la globalización transformó el mundo de los negocios. Las empresas deben buscar mecanismos para ser mucho más eficientes en mercados abiertos, generar economías de escala, innovar permanentemente en productos y servicios y llegar con más certeza a sus clientes.

Pero esto también obligó a los ejecutivos a modificar sus patrones de trabajo que por años estuvieron concentrados en una oficina. Ahora la movilidad es una constante de los ejecutivos, pues la dinámica del mundo de los negocios los ha obligado a conocer de primera mano los mercados, estar mucho más cerca de sus clientes, proveedores y canales.

"Los cambios empresariales incluyen responsabilidades mucho más amplias. En cientos de casos ya no se habla solo de un mercado local, sino de obligaciones regionales, para atender varios países", explica Pedro González, gerente de Sony Ericsson para Colombia

Portátil, convergente, inalámbrico, palms o pantallas de plasma se están convirtiendo en el lenguaje común para determinar el alcance de la tecnología.

Sin embargo, ella no solo está en su actividad laboral, sino que gana un espacio significativo en el entretenimiento del ejecutivo y de su entorno. "Incluso ya se habla de tendencias como 'infotainment'. Por ejemplo, accesorios que además de darles capacidad de memoria a sus computadores, le permiten llevar música o imágenes", dice Ismael Ramírez, gerente de mercadeo de Philips para la región Andina, Centroamérica y el Caribe.

De esta manera, el impacto de la tecnología en el desarrollo profesional y privado es cada vez mayor y se puede convertir en una herramienta de productividad y competitividad. Pero también puede rebasar esa frontera ya que la tecnología lo obliga a estar conectado permanentemente y no le da disculpa al ejecutivo para no responder y atender los requerimientos de la empresa, incluso en espacios y momentos personales.



El ejecutivo y la tecnología

¿Sabe escoger las herramientas tecnológicas que le permiten realizar su trabajo más eficientemente? ¿En realidad está consciente del impacto que tiene la tecnología de la información en su vida diaria? En ambientes de trabajo cada vez más sofisticados, las actividades del día a día de un gerente moderno le presentan dos retos claves. El primero es pensar estratégicamente en términos tecnológicos, tomar decisiones sobre infraestructura y desarrollo tecnológico en las empresas. El segundo es ser un usuario activo de tecnologías de información, familiarizarse con ellas y entenderlas (ver recuadro).

Cada vez más en universidades prestigiosas del mundo, como London School of Economics o Harvard, toman fuerza maestrías en gerencia de información. El énfasis de estos programas no es tanto el desarrollo tecnológico como tal, sino el entendimiento que se tenga de su impacto en la sociedad y cómo puede ser útil para los ejecutivos cuando estén en el mercado. Es una realidad que para las empresas no es fácil conseguir ejecutivos con visión de negocios que al mismo tiempo sean versátiles en temas tecnológicos.

Esto significa que el ejecutivo requiere elementos que le permitan atender las necesidades del mercado con movilidad y rapidez y cumplir los principios de comunicación, acceso a información, administración de tiempo y cálculos.

Requiere un 'maletín de herramientas', que pueda utilizar según sus necesidades. Antes todo llegaba al PC, pero ahora converge en un dispositivo móvil -la palm o el celular- cada vez más portátil. Hace 25 años, la relación era telefónica, cara a cara, por correo impreso o por impresos. Hoy dispone de una nueva gama de accesorios y soluciones. "Lo interesante es que ahora todo se está resumiendo, inicialmente todo convergió al PC y ahora lo está haciendo al celular o a las palm y estas tienen excel, puede enviar fax, o correos. Hay que conocer las necesidades de información propias. Todo depende de la actividad que se realice. Por ejemplo, si se trabaja en finanzas se requieren herramientas muy distintas a las de mercadeo", explica Mauricio Ruiz, profesor de planta de la Universidad de Los Andes.

El ejecutivo tiene que definir qué necesita en ese 'maletín de herramientas de comunicación y portabilidad' para que valore sus necesidades. Ya hay perfiles de los usuarios de tecnología, para que los ejecutivos puedan definir qué tipos de soluciones necesitan. "Es indispensable identificar las necesidades para adaptar las soluciones a su medida", agrega Ruiz.



El conocimiento y los perfiles

A los que postergaron el conocimiento les va a costar mucho más trabajo involucrarse en las corrientes tecnológicas y desarrollar destrezas que antes, en la ausencia de tecnología, podían pasar inadvertidas.

"Incluso, quienes estudiaron alguna carrera con alto involucramiento en tecnología y se 'desconectaron' por dos años, tendrán más dificultades que una persona que en los últimos 6 meses ha venido estudiando tecnología", dice un analista del sector.

Así las cosas, dos mundos conviven: el de los que crecieron con la tecnología y la usan como si fuera un electrodoméstico tan sencillo y simple como la nevera, y el de los que han tenido que hacer un esfuerzo para mantenerse a tono. Sin embargo, esto no significa estrictamente que sean las personas mayores las que están ajenas a la tecnología y las más jóvenes las dispuestas a utilizarla.

"Hoy el mercado de tecnología, como en muchos otros sectores de la economía, no se puede segmentar solo por sexo, estado civil, estrato social, nivel de estudios y edad. Es necesario encontrar intereses y motivadores principales que identifiquen los públicos objetivos y que en términos de edades, sexo o nivel socioeconómico pueden ser disímiles", explica Juan Ignacio Sarmiento, gerente de mercadeo de Motorola.

En ese sentido, hay 4 categorías para identificar a los usuarios de tecnología, entre ellos a los ejecutivos. Los básicos, que prefieren la simplicidad, la posibilidad de conectarse con su comunidad y que prefieren los precios bajos. Los que buscan resultados rápidos e inmediatos con mayor utilización de servicios que los primeros y que están dispuestos a pagar un poco más por el producto. Los que amarran la moda a la tecnología, es decir, la apariencia y elementos de los aparatos son fundamentales para tomar su decisión de compra. Y, por último, los 'gomosos' o innovadores que buscan ir con lo último en tecnología, experimentar con nuevos productos y tomar riesgos (ver recuadro). "Quienes pertenecen a este nivel, llegan a extremos como los de comprar los aparatos que vienen en prueba y que van a salir al mercado 6 ó 7 meses después, solo por el hecho de tenerlos y compartirlos con su comunidad", dice el gerente de mercado de una multinacional del sector.

La tecnología es cada vez más ineludible y también más cotidiana. Involucrarse en ella -en mayor o menor grado- ya no será una opción para los ejecutivos. Es un imperativo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?