| 10/15/2010 12:00:00 AM

Eficiencia energética, factor competitivo

El uso eficiente de la energía eléctrica es un factor que pesa cada vez más en el mundo empresarial. La nueva política del Gobierno podría acentuar esta tendencia.

La mayor conciencia ambiental ante el cambio climático, el gran peso de la energía en los costos de producción de las empresas y en el gasto de los hogares, entre otros factores, han hecho que el uso eficiente de la energía se haya transformado en un factor de productividad para las empresas y de competitividad para los países.

En este contexto, el Gobierno lanzó recientemente un programa para Promover el Uso Racional y Eficiente de la Energía y demás Formas de Energía No Convencionales (Proure), el cual tiene en su Plan de Acción Indicativo 2010-2015 unas metas agresivas de ahorro de energía.

Según el plan, el país tiene un potencial de ahorro energético del 20,3%. Esto significa que, a partir de las buenas prácticas de consumo de energía y reconversión tecnológica, podría ahorrarse hasta una quinta parte del consumo anual de energía (ver cuadro).

El programa incluye estrategias como un fortalecimiento de la institucionalidad del sector para que haya una entidad encargada del tema, la introducción de módulos temáticos en los pensum de los colegios para incluir a los niños de los diferentes niveles en la dinámica del ahorro energético (ya están en desarrollo los primeros proyectos piloto), ayudas y esquemas financieros para facilitar la reconversión tecnológica en los distintos sectores, un banco de proyectos para programas de energía no convencional, mejor información al consumidor sobre los rangos de eficiencia energética de los electrodomésticos a través de programas de etiquetado para que los tengan en cuenta en sus criterios de compra y un mejor seguimiento a la información del sector, entre otros.

El esquema incluye subprogramas específicos para cada uno de los grandes subsectores. En cuanto al sector residencial, que representa el 21,2% del consumo de energía (datos a 2008), los dos programas prioritarios son la sustitución de bombillas incandescentes y de electrodomésticos como equipos de refrigeración (neveras) que pueden representar alrededor de dos terceras partes del consumo final de energía en los hogares.

Por su parte, en el sector industrial, que representa otro 26,3% del consumo total, hay programas de optimización en el uso de energía eléctrica para fuerza automotriz, el uso de calderas, cadenas de frío y, en general, programas de reconversión tecnológica que buscan una gestión integral de la energía y una producción más limpia. El desarrollo de un clúster petroquímico en Cartagena ya tiene en cuenta estos criterios.

En sectores donde la energía representa un porcentaje importante de los costos de producción, como cemento, químico, hierro y acero, entre otros, se seguirán promoviendo esquemas de autogeneración que hoy pueden representar el 10% de la capacidad instalada en el país. También se busca impulsar el desarrollo de vivienda e infraestructura ecoeficiente como está sucediendo con la construcción de edificios sostenibles.

Del mismo modo, en el sector comercial y de servicios, que representan un 5% del consumo total, hay agresivos programas de aplicación de tecnologías y buenas prácticas en sistemas de iluminación, refrigeración y aire acondicionado como el que está desarrollando con Cotelco para el sector hotelero.

Por último, en el sector transporte, que representa 38,3% del consumo total, se está estudiando la sustitución de diesel por energía eléctrica en los sistemas de transporte masivo, entre otros temas.

Para Ricardo Rodríguez, director general de la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme), entidad que lidera el programa y hace la planeación del sector a largo plazo, Colombia tiene un gran potencial energético. De hecho, 80% de la generación es hidráulica (limpia) lo cual se debe aprovechar como un factor competitivo.

Todos estos planes tienen un impacto directo sobre las decisiones empresariales y los negocios. Schneider Electric, por ejemplo, ha especializado una línea completa de productos y soluciones encaminada al ahorro energético, desde servicios de auditoría en sitio, de eficiencia energética y calidad de potencia, hasta el suministro e instalación de sistemas de gestión energética.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?