| 5/31/1998 12:00:00 AM

Educando al presidente

Dos programas educativos exploran facetas diferentes de la dirección de empresas.

¿Cuál es la tarea que desempeña el presidente de una empresa? Por un lado, el presidente es la persona encargada de evaluar constantemente a la firma, observando las fortalezas y debilidades de las diferentes áreas y tomando las decisiones requeridas para mantener la máquina bien balanceada y aceitada para el crecimiento.



Pero, por otro lado, el presidente también es el contacto crítico entre la empresa y el mundo exterior. Es quien debe otear el horizonte macro. Necesita estar al tanto de las grandes tendencias de la economía y la sociedad y comprender la forma como ellas afectarán a su empresa.



Los dos papeles son esenciales en un presidente de empresa exitoso. Por fortuna, para aquellos presidentes que desean fortalecerse en estas dos áreas, en prestigiosas universidades colombianas hay programas especializados de actualización en alta dirección empresarial. Se trata del programa Presidentes de Empresa de la Universidad de los Andes y el Programa de Alta Dirección Empresarial, PADE, del Inalde-Universidad de la Sabana.



Germán Eduardo Serrano, director del PADE, afirma que los programas "tienen objetivos diferentes, complementarios, pues el Inalde está orientado específicamente a desarrollar y perfeccionar habilidades directivas".



El elemento que diferencia al Inalde es el uso intensivo de los métodos de caso y su discusión en grupos de trabajo pequeños. Los participantes analizan situaciones reales de empresas, examinan la información disponible, diagnostican y proponen soluciones. Los casos ponen especial atención sobre la forma en que debe modificarse la interacción entre las diferentas áreas dentro de una compañía para resolver un reto empresarial. Esta metodología la utilizan, entre otros, la Harvard Business School y el Instituto de Estudios Superiores de la Empresa en España, IESE. La metodología complementa las discusiones con conferencias.



Entre tanto, el programa de Presidentes de Empresa de la Universidad de los Andes busca que los participantes profundicen en la realidad externa a la empresa, en el ámbito nacional e internacional, tratando en profundidad grandes temas entre los cuales se incluyen la macroeconomía, la organización comercial internacional, la política, el impacto de la violencia, la lógica de los medios de comunicación y las macrotendencias internacionales, entre otros.



Para las conferencias se invita a académicos de la Universidad y profesores extranjeros interesados en reflexionar sobre la problemática colombiana.



Eduardo Robayo, director del programa Presidentes de Empresa de los Andes, dice: "En el programa se busca involucrar a los participantes en un gran debate sobre las condiciones políticas, ecónomicas y sociales del país. Se hace un análisis sobre la problemática nacional y la forma como ésta afecta los negocios".



Los asistentes reciben material de trabajo 15 días antes de la conferencia para después debatirlo con los demás directivos y profesores. "Nuestra fortaleza es que el foro es único en Colombia y cada año se actualiza", afirma Robayo.



Salta a la vista que, en uno y otro programa, el mayor atractivo de las sesiones es la calidad de los asistentes y de las discusiones entre ellos. Estar en el mismo salón discutiendo con presidentes de firmas de todos los sectores de la economía colombiana permite aclarar conceptos y llegar a conclusiones que seguramente no serían posibles de otra manera.



Para un presidente de empresa, la asistencia a uno u otro de estos programas depende de cuáles sean sus necesidades de formación en un momento determinado. Cada uno de ellos toca diferentes aspectos de la alta dirección.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?