| 5/27/2005 12:00:00 AM

Discusión seria

Antioquia inició su proceso de planeación para la competitividad en 1995. Pero aún no tiene su agenda interna completa. El punto de discusión: la infraestructura y sus prioridades.

Antioquia ha recorrido un largo camino para mejorar su competitividad. La agenda interna incluye muchos temas que estaban claros desde antes, pero también ha disparado nuevas discusiones importantes, en especial frente a la infraestructura.

Si bien la elaboración de la agenda arrancó con las negociaciones del TLC, Antioquia se venía preparando desde hace años. En 1995, un estudio de la firma Monitor examinó la competitividad de Medellín y propuso acciones para mejorar la posición de la ciudad frente al mercado mundial. Los consultores pusieron bajo lupa la idiosincrasia antioqueña, analizaron la dinámica industrial con énfasis en los clusters y, en general, revisaron los aspectos que afectaban la competitividad.

A pesar de los factores favorables, como la ética de trabajo, la mano de obra abundante y las tierras fértiles, Monitor encontró que Medellín seguía marcada por el modelo de sustitución de importaciones. Su posición era introspectiva, con competencia poco intensa, y enfocada en segmentos poco atractivos, de bajo aprendizaje.

A partir de estas reflexiones, se desató un proceso muy productivo de repensar la manera en que la región actúa frente al mercado internacional. Se formuló en 1997 una nueva visión de Antioquia (ver recuadro), y comenzó un intenso trabajo colectivo que llevó a la creación del Plan Estratégico de Antioquia, Planea, y numerosas listas de proyectos, agendas y acuerdos de competitividad.

A pesar de este camino recorrido, en la página de internet del DNP la sección donde debería estar el formato con la Agenda Interna de Antioquia está vacía. ¿Cuál es la razón del retraso? La respuesta, como sugieren sus responsables, es que el departamento se tomó muy a pecho esta discusión, y está priorizando de manera profunda las necesidades de la región. Como explica Guillermo Montoya, gerente de Acuerdos Comerciales de Antioquia, "llenar los formatos sería fácil, pero hacerlo bien es muy complicado. El proceso es lento, los enfoques son diversos y no hay unidad de criterios. Se ha dado un proceso de consensos, exploración y acuerdos; la profundidad del trabajo ha necesitado más tiempo, pero eso va a producir una buena agenda hacia el futuro".

Ya hay algunos temas claros. La agenda tiene seis ámbitos temáticos: innovación y desarrollo tecnológico, formación de talento humano, infraestructura, ambiente, desarrollo institucional y pyme. En todos estos aspectos se han priorizado proyectos y detectado necesidades y acciones para sacarlos adelante (ver recuadro).

No obstante la importancia de todos los temas, el debate alrededor de la infraestructura resultó ser el más intenso y el que más tiempo ha tomado. Esto porque, por una parte, quieren encontrar la combinación de obras de las diferentes regiones que genere las mayores sinergias, pues el impacto de casi todos los proyectos no es exclusivo de un departamento; por ejemplo, la Troncal del Occidente debe ser el resultado de un esfuerzo conjunto pues deben coordinarse regiones como el Valle y el Eje Cafetero, además de Antioquia.

Sería absurdo que por rivalidad regional se desperdiciaran recursos haciendo obras sin coordinación. Por otra parte, quieren que las obras de infraestructura escogidas no solo mejoren la situación presente, sino que sean las que más le sirvan a Antioquia en el futuro. Por último, por la limitación de recursos, prefieren definir exactamente los proyectos prioritarios, y no hacer simplemente una lista de deseos.

En este punto, la gran inquietud de los antioqueños es si, como dice Pedro Juan González, secretario de Planeación de Antioquia, el gobierno tomará esto como "un inventario de necesidades, o realmente va a encontrar una manera de financiar los proyectos". La pregunta está abierta.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?