| 3/30/2007 12:00:00 AM

Del Voipiador al videoteléfono

En telecomunicaciones los cambios no paran y se suceden uno tras otro, de la convergencia en teoría ya no queda nada, ahora todo es real y se encuentra en el mercado.

Hace poco más de un año el anuncio de telefonía IP para los hogares, recibió una muy buena acogida entre los compradores de tecnología. Si bien la comunicación a través de internet ya venía siendo usada por algunos a través de sistemas populares como Skype, este era y sigue siendo gratuito, mediante la instalación de un aplicativo en el computador. Se podía hablar con él de PC a PC.
 
Este sistema evolucionó a un servicio que con un mínimo de US$10 permitía hacer llamadas por créditos a teléfonos. Sin embargo, resultó más atractivo hablar por IP de teléfono a teléfono, y en el país lo popularizó Orbitel con una especie de modem que se bautizó como Voipiador, una construcción basada en la sigla VoIP que identifica el transporte de voz sobre protocolo IP que viaja por internet.

Entonces, voipiar se sumó a chatear como una de las novedades de comunicación inmediata, posteriores a los e-mail y los foros, y hoy son, junto a la mensajería instantánea, las herramientas de telecomunicaciones más usadas y complementarias de la telefonía tradicional. Y decimos complementarias porque no la han acabado. Quizá, solo la han venido impulsando a prestar más servicios y, probablemente, se convirtieron en los motores de su evolución.

A pesar de que la mayoría de estas herramientas ha surgido del sector corporativo como aplicaciones de colaboración, en los hogares es donde se han difundido y masificado, logrando convertirse, después, en elementos de trabajo y de mayor productividad corporativa.
 
Pero con la telefonía IP ha pasado un poco lo contrario y es en las empresas donde más ha crecido su uso, y es en este ámbito donde se está impulsando para que, de la telefonía IP pasemos en un santiamén a poder hablar de comunicaciones IP, que abarcan ya no solo la voz, y obviamente datos, sino imagen; y sobre todo, que soporten la convergencia tecnológica como una realidad nítida aunque no hayamos sentido su llegada. Es desde las empresas que, en cuestión de meses, llegarán las comunicaciones IP para ser parte del arsenal tecnológico de los hogares.

Como parte de la convergencia real, a finales de este año ya podremos gozar del videoteléfono, más allá del Voipiador. Sí, podremos tener en la casa un aparato (ver la foto) como el de los Supersónicos. Un teléfono IP, con una pantalla móvil que porta a su vez una cámara, y con la que, a través de una conexión de internet, podremos ver al interlocutor cuando lo deseemos. Se ahorra dinero en una llamada internacional y, además, se siente más cerca a quien escuchamos.

Volviendo al epicentro de todo -las comunicaciones IP en las empresas-, hagamos un recorrido por lo que se mueve detrás de todo ello. De la mano de los expertos de Nortel, Avaya, Alcatel-Lucent, Cisco e IBM, como guías de lo que está sucediendo, conozcamos a dónde nos lleva la convergencia.

Comunicaciones unificadas
"El modelo de voz sobre redes de telefonía celular se va agotando, y es el negocio de datos el que se hace imperativo impulsar", nos dice Fernando Pedraza, director del Cluster de Telecomunicaciones Latinoamérica de IBM, una unidad de negocios que busca ayudar a las compañías de telecomunicaciones en la consolidación de infraestructuras para lograr acertar en la oferta de servicios para la convergencia. "Se requiere de una infraestructura que permita el cambio constante y con un modelo de costos que no choque en las transiciones necesarias con el negocio y el servicio que se presta", ahonda Pedraza.

Efectivamente, la pregunta latente es: ¿qué tiene que ver la telefonía celular con las comunicaciones IP? Y, más allá, ¿por qué es importante su infraestructura? Pues resulta que las comunicaciones IP han hecho posible la convergencia entre la telefonía fija y la celular, no solo para hablar sino para transmitir datos, permitiendo que las redes corporativas puedan ser accesadas, ya no solo desde un computador portátil sino desde un teléfono móvil.
 
Hoy es común hablar de las Blackberry o de las Palm Treo 650 y nos llegan ahora las Nokia E62, computadoras de mano (PDA) que son teléfono (Smartphone), pero que además son excelentes herramientas para administrar correos electrónicos y otras cosas más. La conexión inalámbrica de estos dispositivos a su correo corporativo, e incluso a su computador personal y archivos importantes, no sería posible si no fuera porque hoy las redes de internet se comunican con las redes celulares. Este es ahora un buen negocio para las segundas, pues además, como lo veremos, una llamada a fijo se convierte automáticamente en una comunicación móvil por oportunidad.

"Este diálogo es posible gracias a que evolucionamos de una tecnología de infraestructuras (unas para internet, otras para telefonía fija y otras para celulares) a una de aplicaciones. Hemos llegado a la unificación de protocolos para que las redes hablen. SIP, el más importante, es un protocolo como IP, que transporta datos, y que no es propiedad de un operador, un tipo de red (gsm, cdma, xdsl, cable, tdm) sino que es abierto y permite a su vez la creación de plataformas abiertas de comunicación, que son las que ahora pueden instalarse en una empresa para gestionar sus telecomunicaciones, desde la telefonía interna hasta las comunicaciones internacionales. Todo por internet", nos explica Pedro Cano, el director regional para Colombia y Ecuador de soluciones empresariales de Nortel. Una multinacional que ha logrado reinventarse para entender la convergencia y que hoy lidera junto a Microsoft la creación de herramientas de telecomunicaciones basadas en internet.

Precisamente, para quienes siguieron la visita al país de Bill Gates pudieron escuchar las afirmaciones, en cuanto a que el PBX es un elemento que desaparecerá en breve. A eso apunta la convergencia y un protocolo SIP que la timonea.
 
Resulta que una central telefónica corporativa con un número limitado de extensiones -y por ende necesitado de continuos cambios si la empresa crece en empleados, socios o clientes- con un número central para gestionarlas será inútil y oneroso cuando en un servidor podrá hacer lo mismo con números de extensiones, pero además con los celulares del equipo de trabajo, sus correos electrónicos y sus teléfonos fijos externos, sin límite físico de gestión, pues mediante actualizaciones de una aplicación (software transaccional), se puede extender su capacidad de gestión.
 
Hoy, de hecho, son varias las empresas en Colombia que ya lo prueban. A este poder se le conoce como comunicaciones unificadas. "En toda Latinoamérica, Colombia es quizá el país más interesado y con más prospectos para aprovechar las soluciones completas de este tipo", afirma Gisele Boni, directora de productos y servicio Latinoamérica de Avaya, líder global de comunicaciones unificadas y uno de los impulsores del protocolo SIP.

"A través de un multimedia comunication server, podemos gestionar cada dispositivo y aplicación de comunicaciones dentro de una empresa para que una llamada, un e-mail o un mensaje de voz, no se pierda ni siquiera en el tiempo. Si entra una llamada a mi extensión, al mismo tiempo entra a mi celular, de esa forma sin importar dónde me encuentro no pierdo el contacto. Igual sucede con un e-mail: llega a mi Outlook, pero también a mi PDA o Smartphone, y un correo de voz a mi Outlook, para ser escuchado desde donde yo esté a través de internet. Todo está unificado", sigue explicando Cano, de Nortel.

"Para lograr la máxima eficacia de las comunicaciones unificadas, es clave el sistema de presencia, que es un aplicativo de visualización del equipo de trabajo que registra el estado de cada miembro: dónde está, qué está haciendo (hablando por teléfono, en conferencia, fuera de la oficina...) y da las opciones para comunicarse con él al instante o dejar mensajes que se sabe serán conocidos por esa persona", comenta Gisele Boni, de Avaya.
 
Para hacerse a una idea de estos sistemas de presencia, imagínese una tarjeta del messenger con todos los datos del personaje requerido y con la posibilidad de que mediante un clic se le pueda llamar a su extensión o a su móvil, se pueda iniciar una charla instantánea, dejarle un correo o enviarle un e-mail. "En algunos sistemas la dirección de correo electrónica se convierte en el enlace para ubicar a la persona sin importar el medio", aduce al respecto Cano, de Nortel. Entonces, ya no más números, solo un correo electrónico para todo.

"Como vemos las comunicaciones IP dan herramientas de productividad y colaboración, que potencian el ahorro que significa la telefonía IP. Ahora se cuenta con un sistema de voz por el mismo protocolo de internet de alta calidad y bajo costo, pero también con herramientas que con un toque nos permiten la comunicación y con una infraestructura flexible, fácilmente escalable y que impacta los costos positivamente aunque la empresa crezca", asevera Héctor Sánchez, de Alcatel-Lucent, recién creada en una fusión, pero con decenios y kilómetros de experiencia global en infraestructura de redes y conectividad empresarial.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?