| 3/30/2007 12:00:00 AM

De lo legal a lo ético

En entrevista con Dinero, Küng muestra cómo, cuando el nivel de la ley no es suficiente, se requiere el nivel de la ética, de la conciencia y del corazón para no ir en contra del bien común.

Hans Küng, filósofo y teólogo alemán, de reconocida trayectoria a nivel mundial por sus esfuerzos en favor de la paz en el mundo, vino recientemente a Bogotá por invitación de la Universidad Jorge Tadeo Lozano y la Universidad Javeriana. Dinero tuvo la oportunidad de dialogar con el profesor Küng sobre varias de sus teorías y, en particular, sobre la ética en la economía y en el mundo empresarial. A continuación la entrevista con el doctor Küng.



-¿Podría explicarme qué es para usted la ética económica?

Es una definición difícil porque es la aplicación a la ética de principios morales reconocidos. Es una ética económica de la responsabilidad, en la que la ética prima sobre la economía, pero no es una ética que considere únicamente aspectos éticos porque esto es moralismo, y el moralismo no tiene en cuenta las realidades del mundo de hoy y, por lo tanto, sería lo opuesto a una ética económica.

Se debería insistir en que la economía no tiene una autonomía total. Es claro que la economía debe respetar el derecho y debe también respetar la ética. El valor central de la ética es la persona humana. Por lo tanto, es inmoral cualquier operación económica que no respete la dignidad de la persona o de grupos de personas.

Para mí, la ética económica incluye muchos elementos y es mucho más amplia de lo que incluye el Pacto Mundial de las Naciones Unidas (Global Compact), lanzado por Kofi Annan en el World Economic Forum en Davos en 1999, y que ha sido acogido por más de 700 grandes empresas en el mundo.

La veracidad, por ejemplo, no está incluida en este Pacto y si miramos los escándalos financieros de las empresas de Wall Street, como Enron y otras más, vemos que, aunque en todas estaban presentes los principios del Pacto Mundial -y por tanto lo que hacían era legítimo-, en todos los casos hubo falsedad y mentiras, lo que hacía que su comportamiento no fuera ético. La veracidad es fundamental para la ética, porque de otra manera, no puede haber confianza y por lo tanto tampoco pueden darse los negocios.

Otro principio básico que tampoco está incluido en el Pacto Mundial es la igualdad entre hombres y mujeres.

-Siguiendo esta línea de análisis, cuál es su opinión respecto a algunos congresistas que legislan para sus propios intereses o los de unos pocos, en contra del bien común.

Es importante antes de una elección discutir las cualidades de los candidatos. No basta con que hablen para un grupo objetivo o un partido, sino que deben tener la misma moralidad que tiene cualquier miembro de la sociedad. Al candidato que no es honesto y que es populista es mejor no elegirlo.

El Parlamento debe tener siempre criterios éticos. Una ley que va en contra de los principios éticos, porque es por ejemplo parcial, nunca debe ser promulgada. Es el caso de la ley de Bush que reduce los impuestos a los más ricos.

Esta ley le causa un gran daño a la Nación, ya que no es solo una causa privada sino pública, porque hace más ricos a los ricos y más pobres a los pobres. Este es un problema no solo del momento, sino del largo plazo. Los problemas internos que causa la desigualdad que genera esta ley entre la población, pueden ser incluso más graves en términos de seguridad que cualquier problema externo.

Otra consecuencia consiste en que el país deja de recaudar los impuestos que necesita y genera déficit. Esto muestra que los criterios éticos no son marginales, no son un lujo, sino un resultado de la misma economía. ?

-¿Cómo describiría usted el comportamiento de un empresario que, con el argumento de estar operando dentro de la ley, actúa en contra de los intereses de la comunidad?

No puedo juzgar sobre la situación concreta, pero evidentemente si esto ocurre es porque la ley como tal no es suficiente. No todo lo que es legal es legítimo en el sentido ético. Los empresarios deben tener una conciencia que les diga que no es justo utilizar la ley o las normas cuando éstas le hacen daño a una comunidad. Cuando el nivel de la ley no es suficiente, se requiere el nivel de la ética, de la conciencia y del corazón. Esto es fundamental.

La administración de la ciudad debe hablar con este empresario, ya que según la ley es difícil no otorgar el permiso, pero desde la perspectiva ética hay que buscar una solución diferente.

-¿Cómo hacer para que en la sociedad prime el bien común sobre los intereses particulares? La propiedad privada tiene una función para la sociedad, pero no se puede utilizar de manera arbitraria en contra del bien común.

En Colombia hay ejemplos de empresarios con conciencia social que han llevado adelante iniciativas en interés propio, pero a la vez han ayudado a otros.

Hay también empresas multinacionales con más sentido social que muchas empresas medianas y pequeñas locales y es por esto que muchos jóvenes quieren trabajar en ellas. Son un ejemplo de cómo se debe tratar a los trabajadores.

Podría añadir que entonces una ética mundial debe combinar el aspecto de las leyes del funcionamiento de la economía y al mismo tiempo debe observar criterios éticos. En definitiva no hay una contradicción entre una economía eficaz y una ética racional. La ética puede ayudar a la economía.

A las empresas les interesa ser consideradas éticas. Necesitan la credibilidad del público. Si no tienen este respeto, no podrán ser exitosas en el largo plazo.

-¿Es posible hablar de éticas diferentes?

Hay diferentes obligaciones dependiendo del caso; familia, comunidad, estados, empresa, etc. Pero eso no significa que los principios éticos elementales sean válidos para una sola parte y no para todas. Hay que ser consistentes y es necesario que los mismos principios se apliquen en un sentido análogo. Si por ejemplo un hijo trabaja en la empresa de la familia, su salario debe ser el mismo de una persona con su misma preparación que también trabaje ahí, pero que no sea un familiar.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?