| 8/29/2008 12:00:00 AM

¿Cumplen los emisores con código país?

El primer informe de resultados de la encuesta de Código País, efectuado por Governance Consultants y la revista Dinero, da una visión del gobierno corporativo.

Con el objetivo de pasar de códigos de papel copiados de los estatutos de una empresa modelo a un verdadero esquema de prácticas de buen gobierno, se ha venido dando una nueva tendencia regulatoria por parte de la Superfinanciera que propende más por la autorregulación empresarial y menos por las prácticas obligatorias.

A finales del año anterior se eliminó la obligación de contar con Códigos de Gobierno Corporativo por parte de los emisores de valores (condición para acceder a recursos de los fondos de pensiones) y se reemplazó por un nuevo modelo que obliga a todos los emisores de valores a reportar anualmente sus prácticas empresariales de gobierno corporativo, bajo el modelo de Código País.
 
Si bien la primera figura gestó un cambio cultural y permitió algunos avances en materia de gobierno corporativo como la creación del comité de auditoría, la incorporación de miembros independientes a las juntas y la revelación de acuerdos de accionistas, entre otros, generó que en muchos casos los códigos se hicieran simplemente para cumplir las normas. La nueva propuesta lleva a un autocontrol, e implícitamente reconoce que el mercado está más maduro para evaluar autónomamente cuáles emisores son respetuosos con sus accionistas.

El Código de Mejores Prácticas Corporativas de Colombia, o Código País, es una guía complementaria de las mejores prácticas que se espera sean adoptadas por las sociedades emisoras de valores que pretendan elevar sus estándares de gobierno corporativo.

Su principal característica es que su adopción es voluntaria y está dirigida a alcanzar esquemas de autocontrol. Además, el Código País sigue el principio "cumpla o explique", en el que cada sociedad decide libremente cuáles aspectos del código adopta y cuáles no. En caso afirmativo, el emisor deberá explicar la forma y mecanismos por los cuales se asegura tal adopción y si la respuesta es negativa, la explicación al mercado no es obligatoria.

El Código País, que es el resultado de un esfuerzo conjunto de todos los gremios y agentes más relevantes del mercado de valores (Superfinanciera, Asobancaria, Asofondos, Asofiduciarias, Andi, BVC, Confecámaras, Fasecolda y el patrocinio de la CAF), tiene modelos concretos en los siguientes temas: la asamblea de accionistas (convocatoria, celebración, aprobación de operaciones relevantes, derechos y trato equitativo de los accionistas), junta directiva (tamaño, conformación y funcionamiento deberes y derechos del miembro de Junta, funciones de la junta), revelación de información financiera y no financiera (solicitudes de información, información al mercado, revisor fiscal) y solución de controversias.

La encuesta

A pesar de ser voluntario, es obligatorio para todos los emisores de valores remitir anualmente la encuesta a la Superintendencia Financiera, donde se informa el cumplimiento o no de las medidas sugeridas en el Código País y en general las prácticas de gobierno corporativo de cada emisor. La encuesta Código País está integrada por 80 preguntas y deberá publicarse por el emisor en su página de internet por ser información relevante para el mercado.

Ante la importancia del tema y el bajo cubrimiento de estos resultados, Governance Consultants recopiló la información pública provista por 176 emisores y preparó con Dinero algunos de los principales hallazgos en las respuestas de los emisores colombianos (ver gráficas). Según Andrés Bernal, socio de la consultora, los resultados deben ser evaluados con "beneficio de inventario" pues por ser la primera experiencia pueden estar ocurriendo errores de comprensión de las preguntas por parte de los encuestados, tal como ha ocurrido en otros países como Perú. "Cuando se realizaron estos informes por primera vez, en 2005, en ese país, el 95% de los encuestados reportaron el cumplimiento de los estándares. Cuando la Comisión de Valores indagó, encontró diferentes errores de apreciación y comprensión de las preguntas y los porcentajes de cumplimiento se ajustaron posteriormente", explica.

En general, el análisis cuantitativo muestra que a las asambleas les falta contar con mayor y más relevante información, así como con un reglamento interno de funcionamiento. Aún les falta suministrar información a los accionistas sobre sus derechos y deberes. En materia de juntas directivas, se nota un claro avance pues hoy tienen un tamaño importante, se reúnen frecuentemente, sus miembros son de alto perfil y cada vez más independientes. Sin embargo, aún falta reglamentar más su funcionamiento y la información y recursos con que cuentan. Por ejemplo, hay que avanzar en la conformación de comités de apoyo de las juntas y fijar mejor sus funciones. En la revelación de información aún hay campo para mejorar. En materia de revisores fiscales y resolución de conflictos de interés las empresas parecen ajustarse al código (ver recuadros).

Falta mucho

La adopción de mejores prácticas corporativas genera mayor transparencia y eficiencia en los emisores, lo que los ayudaría a atraer mayor inversión y financiación ante la menor percepción de riesgo por parte de acreedores e inversionistas.

En una encuesta latinoamericana de gobierno corporativo desarrollada por Lavca (Latin American Venture Capital Association) entre 28 fondos de capital privado que representan un portafolio de más de US$4.000 millones disponibles para invertir en la región, el 85% de los Fondos de Capital Privado, FCP, piensa que el gobierno corporativo es un factor de inversión tan o más importante que la situación financiera de la empresa donde invierten. Es más, el 70% de los FCP que opera en la región no invierte en compañías que no se comprometan con gobierno corporativo. Si Colombia quiere competir y desarrollar su mercado de capitales debería ser un objetivo estratégico del país avanzar en mejores prácticas de buen gobierno.
 
El Código País es un paso en la dirección correcta pues busca ir más allá de las normas y lograr que su adopción sea por la convicción de sus bondades. Pero es claro que aún falta un largo camino por recorrer en los emisores. Sería deseable una mayor divulgación y monitoreo desde todas las partes interesadas para buscar su actualización permanente y llevarlo cada vez a más empresas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?