| 7/23/2004 12:00:00 AM

Contra el reloj

Con un buen programa de prevención, ejercicio y alimentación, puede preservar la salud por años. ¿Cuáles son las enfermedades potenciales y cómo prevenirlas en cada década?

El objetivo es claro: mantener la salud toda la vida. Sin embargo, la estrategia para lograrlo muchas veces no es tan evidente. ¿Qué tanto ejercicio debe hacer? ¿Qué comidas incluir o evitar? ¿Qué enfermedades prevenir? ¿A qué síntomas reaccionar y cuáles olvidar? La respuesta a estas preguntas que son parte de la guía para conservarse sano no es sencilla, porque dependen del género, de la edad, de las predisposiciones genéticas, del entorno y de la historia clínica personal, entre muchos otros factores.

Pero en las enfermedades no todo es azar, o complejos estudios de probabilidades. Hay algunos aspectos predecibles, que en general cambian con la edad. Cuando se entienden y se administran bien, aumentan la posibilidad de tener una vida prolongada y saludable.

Dinero le muestra cuáles son algunos de los principales cambios en la salud de las personas cuando aumenta su edad y presenta algunas de las 'recetas' para hacer más amable el paso de los años.



30

Complete y mantenga actualizada su historia clínica personal. El historial de enfermedades que ha desarrollado su familia les sirve a los médicos para identificar sus riesgos de salud y las afecciones que puede presentar en el futuro. Es importante recordar alergias y vacunas, además de hospitalizaciones, cirugías y emergencias. Comparta con su médico los problemas emocionales, financieros y de trabajo que se reflejan en ocasiones en depresión continua, nerviosismo y estrés, causantes a su vez de otros problemas de salud. El médico lo diagnosticará más rápido, si usted se los comenta.

A esta edad debe hacerse un chequeo médico anual para prevenir la aparición de enfermedades.



En los hombres

Las afecciones más frecuentes en sus 30 son:

- Problemas renales que pueden llegar, en casos extremos, a requerir diálisis o transplantes. Se pueden prevenir al evitar el consumo de alimentos altos en grasa.

- Afecciones cardiovasculares por sedentarismo y altos niveles de estrés.

- La calvicie es uno de los problemas más frecuentes de esta década. Sin embargo, cuando se trata a tiempo, se recupera la estructura del pelo. El dermatólogo Giovanni Bojanini señala que el 50% de los hombres de esta edad presenta algún grado de calvicie.

- En los 30, la mayor cantidad de hombres muere por politraumatismos causados por accidentes severos y violencia.



En las mujeres

- Várices y tensión arterial.

- Infecciones urinarias.

- Infecciones virales de transmisión sexual (papiloma humano) y enfermedades ginecológicas, como la candidiasis vaginal (hongos), causadas por duchas vaginales, jabones o desodorantes íntimos y uso inapropiado de protectores diarios.

- Realizar citologías semestrales y exámenes de seno para descartar la aparición de miomas e infecciones en el útero.

- Síndrome del colon irritable por dietas y malos hábitos alimenticios.



En esta época se pueden desarrollar enfermedades como hipertensión arterial, causadas por colesterol, triglicéridos y sedentarismo, que dañan el sistema vascular, pero se pueden manejar con ajustes en la dieta y ejercicio constante.

El dermatólogo Giovanni Bojanini encuentra también comunes los problemas de piel -envejecimiento precoz y daño permanente por pigmentación- y tumores causados por la excesiva exposición al sol.

Según Jorge E. Aristizábal, cirujano de la Fundación Santa Fe, "hay que empezar a hacer conciencia de la salud, ya que el sistema corporal puede comenzar a fallar y en esta década se puede actuar con mayor eficacia".



40

En los chequeos anuales se debe preguntar al médico, sobre el riesgo de enfermedades cardiacas y de cáncer, que pueden ser más frecuentes en esta edad. En hombres, los cánceres más comunes son los gástricos y en mujeres los de seno, el gástrico y el de cuello uterino.

Las noticias sobre las condiciones de salud a esta edad no son siempre tan buenas. A los 40 hay nuevas amenazas. Es más frecuente encontrar enfermedades cardiacas y del sistema cardiovascular, especialmente en los hombres, ya que la mujer está protegida por sus estrógenos, que actúan como defensas contra el infarto.

Comienza a aparecer la presbicia, que es la pérdida de la capacidad de ver objetos cercanos. Esta dolencia afecta por igual a hombres y mujeres, aunque antes tuvieran una visión 20/20.

También es usual la osteopenia, o en casos más avanzados la osteoporosis, que ya no es un diagnóstico exclusivo de la mujer. Muchos ejecutivos con bajos consumos de calcio y sedentarios desarrollan esta enfermedad degenerativa.

De igual forma se inician los problemas de obesidad y, ligados a ellos, aparecen casos de diabetes de tipo 2, antes conocida como no dependiente de insulina, que se desarrolla por lo general después de los 40.

Como si fuera poco, las dolencias discriminan por género. Uno de cada cuatro hombres en esta edad padece algún grado de disfunción eréctil.

Las mujeres a esta edad tienen una mayor probabilidad de desarrollar miomas (tumores benignos) en el útero; de ahí la importancia de visitar al ginecólogo cada seis meses. Algunas presentan menopausia temprana y es necesario que el ginecólogo les suministre algún tratamiento hormonal suplementario.

Según la nutricionista y deportóloga Liliana Neira, es fundamental consumir todos los grupos de alimentos durante el día (proteínas, carbohidratos, vegetales y frutas), pero hay que determinar a qué horas se deben consumir y cuáles son las cantidades apropiadas para que con una guía adecuada y ejercicio se mantenga el peso óptimo. Se debe mantener una dieta baja en grasas y azúcares, y revisar ocasionalmente el nivel de azúcar en la sangre. A los 40, dice, es importante consumir suplementos vitamínicos que ayuden el cuerpo a defenderse de enfermedades.

Al lado de lo anterior, es importante hacer ejercicio regularmente, no fumar, evitar el consumo exagerado de alcohol y controlar el peso con ejercicio diario.



50

A partir de esta edad, se deben realizar exámenes generales cada seis meses para identificar problemas de salud antes de que se desarrollen sus síntomas.

Sin embargo, cuando se perciban problemas inusuales, se debe consultar de inmediato al médico. Algunos de ellos pueden ser dolor de pecho, cambios en un lunar o manchas en la piel, mareo o desmayo, confusión, pérdida inesperada de peso, entumecimiento o cosquilleo de las extremidades, pérdida de la visión, ahogo o falta de aire y tos con sangre. Estos pueden ser síntomas de enfermedades graves del corazón, los pulmones, el sistema circulatorio o de cáncer.

Entre los 50 y los 60 se encuentran con más frecuencia casos de hipertensión y de enfermedades cerebrovasculares y cardiovasculares, que desembocan en derrames o infartos. También aparecen enfermedades gástricas por excesos en las comidas o el consumo de alimentos demasiado picantes, ácidos o dulces, perjudiciales para la flora intestinal, que paulatinamente pierde su capacidad de recuperación.

En este decenio aumenta notablemente la frecuencia de los tumores malignos, causados muchas veces por factores externos como la luz del Sol -cáncer de piel-, algunos alimentos y la contaminación ambiental.

También es común encontrar casos de obesidad en hombres y mujeres que tienen un estilo de vida sedentario y asociado a esto, diabetes tipo 2. En los 50, el descuido de la diabetes puede generar la pérdida de la visión o, incluso, la amputación de miembros cuando hay daños irreparables de los vasos sanguíneos.

En las mujeres, en particular, aparecen los problemas menopáusicos, calores, cansancio y enfermedad cardiovascular, por la baja en los niveles hormonales. También comienzan los problemas de descalcificación de huesos que les acorta la estatura y debilita los huesos haciendo más frecuentes las fracturas.

Para esta edad es importante consumir suplementos vitamínicos que ayudan al cuerpo a defenderse de enfermedades, hacer ejercicio, incluso si no lo ha hecho antes, y evitar el consumo de sustancias nocivas para el cuerpo, como tabaco y alcohol. La leche de soya es un buen alimento, ya que no tiene grasa por ser de origen vegetal, reduce el colesterol y tiene un alto contenido de proteínas comparables plenamente con la proteína que se obtiene de productos de origen animal.



60

Los exámenes médicos rutinarios deben hacerse con más frecuencia, preferiblemente cada tres meses.

En las consultas conviene hacer un control a los medicamentos que se han venido tomando y verificar los efectos perjudiciales que pueda tener su uso cuando se toman simultáneamente con otras. Es importante estar preparados para hacerse pruebas de laboratorio adicionales y para pedirle al médico las indicaciones especiales para cada una de ellas.

Las enfermedades más frecuentes para las personas mayores de 60 son las de corazón, pulmones, sistema circulatorio y cáncer, aunque la diabetes es una de las más graves. Se calcula que una de cada diez personas de 65 años o más la desarrolla.

Casi todas las enfermedades degenerativas se desarrollan en esta etapa. El alzheimer es una enfermedad progresiva y degenerativa que va más allá del simple olvido de cosas, pues puede llevar a un deterioro mental irreparable. Afecta más a las mujeres ya que se desarrolla con la edad y las mujeres viven más que los hombres. También aparecen la artritis y la osteoartrosis (daño en el cartílago articular) que causan dolores y deformidades en las articulaciones por desgaste articular. Incluso, personas activas durante su juventud deben tener cuidado con sus articulaciones, ya que en ocasiones se presenta artrosis cervical por ejercicios de alto impacto. Se evidencia la pérdida de masa muscular, grasa de la cara y masa ósea en pacientes que no hacen ejercicio.

Pero hay afecciones de otra naturaleza. Los hombre mayores de 65 años tienen la tasa más alta de suicidios. Varios estudios demuestran que esta condición está ligada directamente a la depresión y el sentimiento de inutilidad, que coincide en la época en que la gente se pensiona. Algunos de los síntomas de un suicida pueden ser mal humor, retiro de actividades sociales, crisis de vida, cambio de personalidad, depresión, sentimiento de inutilidad, abuso del alcohol, agresividad y comentarios o pensamientos de terminar con la vida. Se debe buscar ayuda psicológica para ayudar a la persona a darle un nuevo valor a su vida, reconociendo los problemas e identificando nuevos intereses en los individuos.

Al llegar a los 60 es fundamental hacer ejercicios físicos y mentales. Se recomiendan los deportes de 'bajo impacto' (sin golpes o saltos) y recreacionales, como natación, golf y los ejercicios de movimientos del cuerpo en el agua pues es más fácil la movilidad, así como actividades que estimulen la mente. Para tener un buen entrenamiento físico, es necesario hacer mínimo de 8 a 10 horas de ejercicio semanal, durante todas las etapas de la vida. Así, cuando se llegue a edades avanzadas, el cuerpo estará en mejores condiciones para afrontar potenciales problemas de salud.

Es importante reforzar la alimentación con suplementos vitamínicos ricos en omega 3 y 6, y calcio. También disminuir la cantidad de calorías, sobre todo en alimentos con altos niveles de azúcar y grasas, y aumentar la ingestión de proteínas y antioxidantes como los que se encuentran en vegetales y frutas. Se deben consumir derivados lácteos que contengan calcio, pero bajos en grasa. La leche de soya es un buen alimento, ya que no tiene grasa por ser de origen vegetal, reduce el colesterol y tiene un alto contenido de proteínas comparables plenamente con la proteína que se obtiene de productos de origen animal.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?