| 1/23/2004 12:00:00 AM

Construya su pensión

Para mantener el nivel salarial de hoy en el momento de su retiro, no basta con cotizar lo obligatorio. Es necesario ahorrar un poco más.

En todos los sistemas pensionales del mundo, la pensión que obtienen los afiliados es menor al nivel de ingreso previo al retiro. Si un profesional soltero de 36 años que gana hoy $2'500.000 desea pensionarse a los 60 años, tiene un saldo en su fondo privado de pensiones obligatorias de $40 millones y cotiza en un fondo privado tan solo lo obligatorio, obtendría una pensión neta aproximada de $1'846.000 en pesos de hoy. Esto le generaría una brecha pensional de 26%, frente a los $2'500.000 que gana actualmente, lo cual significaría una reducción en su calidad de vida durante su vejez.

Sin embargo, si aporta mensualmente el 4,7% de su sueldo ($118.000) a un fondo de pensiones voluntarias dentro de un portafolio conservador, podría construir a lo largo de su período laboral un capital aproximado de $100,1 millones, que le permitiría cerrar la brecha pensional a futuro.

La mayoría de las personas que aportan a su fondo de pensiones obligatorias no está consciente de la importancia que este ahorro tiene para su etapa de retiro. Es más, algunas personas ven este aporte como algo que les quitan mensualmente. Lo consideran casi como un impuesto y no entienden que cuanto más jóvenes empiecen a ahorrar, el esfuerzo de ahorro medido como porcentaje de su salario será menor. Por ejemplo, si con los mismos supuestos utilizados en el caso anterior, el profesional tuviera 33 y no 36 años, solo requeriría aportar mensualmente el 1,38% de su salario (unos $34.655) para cerrar su brecha pensional.

Esta falta de conciencia sobre la necesidad de ahorrar para la pensión y el poco conocimiento sobre los fondos obligatorios administrados por AFP han hecho que la mayoría de colombianos esté dejando su vejez desprotegida y, a la vez, que un porcentaje alto de quienes ahorran en fondos voluntarios de pensiones, lo haga no como una forma para cerrar su brecha pensional y mantener el nivel de vida en la etapa de retiro, sino como un medio de reducir sus impuestos.

La gente tiene como prioridad la vivienda, la educación y la salud antes que la pensión. No tiene en cuenta que para lo único que no le prestan plata es para pensionarse. De hecho, cuando salieron las cuentas de ahorro AFC para el fomento de la construcción -que también tienen incentivos tributarios-, se registraron algunos traslados hacia ellas desde los fondos de pensiones voluntarias.

Por esto, la labor de educación pensional aún es inmensa. Muchos colombianos no conocen bien las diferencias entre los fondos privados de pensiones (o régimen de ahorro individual con solidaridad) y el régimen de prima media administrado por el Instituto de Seguros Sociales (ISS) y aún conservan ideas heredadas de este. Esta escasa cultura de ahorro y el poco interés por el tema pensional se están convirtiendo en una barrera para los cambios que se están planteando (ver artículo "El futuro de los fondos", página 92, de esta edición).

Históricamente, cómo se pensionaba la gente había sido una responsabilidad del gobierno. Sin embargo, la ley 100 y la aparición de los fondos privados trasladaron esa responsabilidad a cada individuo. Pero se olvidó educar a la gente, comenta Santiago García, vicepresidente comercial de Skandia Colombia.

Sostiene que las universidades deberían dictar cátedra sobre planeación financiera. Además, los conocimientos y principios de los asesores deberían estar más reglamentados. Colombia es uno de los pocos países donde no están certificados.

La responsabilidad de los fondos va más allá de garantizar una buena rentabilidad. El reto es educar a los clientes sobre cómo invertir y tomar decisiones adecuadas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?