| 12/7/2006 12:00:00 AM

Cómo cambiar la imagen del país

Ángela Montoya, gerente de Marca País, tiene la misión de mejorar la percepción de Colombia.

En los últimos años, Colombia ha registrado notorios avances en campos como el económico, el social y el cultural, que han ido de la mano del renacer de la confianza en el país, por parte de nacionales y extranjeros.

Las cifras del desempeño nacional dan cuenta de que, si bien aún falta mucho camino por recorrer, Colombia experimenta un nuevo aire que es necesario capitalizar, para cambiar los paradigmas que, acerca del país, imperan en el mundo.

Por ejemplo, no somos el país violento, o atrasado, o corrupto, descrito hace un tiempo por los medios internacionales. Lo que ocurre es que nos quedamos con la fama, a pesar de haber experimentado grandes cambios que han mejorado ostensiblemente la realidad colombiana.

De ahí surge, precisamente, la necesidad de realizar la campaña de Imagen País. Debemos contarle al mundo que somos mucho más de lo que comúnmente se cree y para hacerlo, tenemos que empezar por poner la casa en orden. Dicho en otras palabras, los colombianos debemos conocer nuestro país y saborear nuestra esencia, para poderlo querer y proyectar una imagen real de lo que somos: una nación pujante, industrializada, donde conviven en armonía más de 40 millones de personas trabajadoras y honestas.

No se trata de construir una imagen partiendo de la nada, sino de construir una opinión basada en lo real. Es cerrar la brecha entre la percepción acerca de Colombia y la realidad que aquí vivimos día a día. En esta dirección, partimos del principal activo que tiene un país, que es su gente, y por eso es tan importante avanzar en la sensibilización de todos, sin distingos de edad, posición social o raza.

La campaña inicia en casa, con un llamado de atención hacia el rescate de los valores de los colombianos; con la difusión, entre la población infantil, de un mensaje positivo del país; con la capacitación de multiplicadores; con la presencia en eventos populares; y con la adhesión de personajes que son íconos para la juventud, por citar algunas acciones concretas.

Soy una convencida de que mejorar la imagen externa del país, es clave para ganar competitividad frente al mundo, y por ende obtener un mayor bienestar para los colombianos. El hecho de que se nos reconozcan nuestras fortalezas, permitirá incrementar las cifras de turismo, inversión y exportaciones, lo cual generará, sin dudas, crecimiento económico. Y esta es la razón primordial, por la cual la marca Colombia Es Pasión es de todos los colombianos, pues a todos nos interesa avanzar en los índices de desarrollo y alcanzar un mejor nivel de vida.

Desde esta perspectiva, estar al frente de la marca Colombia Es Pasión es un reto a largo plazo. No se cambia una imagen de la noche a la mañana, sino que se construye a diario con la colaboración de todos. En esta tarea los medios nacionales son claves e insustituibles, pues se trata de decirles a los colombianos, que ya basta de ser estigmatizados, y que todos y cada uno se deben sumar a esta iniciativa, en aras de la construcción de un mejor país.

En cuanto al exterior, estamos, en forma paralela, dando a conocer todos aquellos factores que marcan la diferencia entre Colombia y los demás países. No lo hacemos con avisos publicitarios, no. Lo hacemos invitando a líderes mundiales de opinión, que después de venir a Colombia, cambian su percepción del país y se convierten en nuestros mejores embajadores. Y, adicionalmente, acercando a los colombianos que hace tiempo se han ido, para que en aquel país donde se encuentren, se conviertan en embajadores de buena voluntad.

Creo que desde este proyecto le estoy haciendo un gran aporte al país y estoy segura de que si logramos nuestro propósito, ¡Colombia será distinta!

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?