| 2/18/1998 12:00:00 AM

Cómo buscar la plata

Pocas entidades otorgan becas para MBA, pero se consiguen algunas. Hay que saber qué puertas tocar para conseguir financiación.

Recibir la carta de admisión a la universidad resuelve el primer problema de un aspirante a MBA. El segundo es la financiación. El costo promedio total de un posgrado en el exterior está por los US$35.000 anuales. Este monto incluye un presupuesto para estudiantes pobres de países en vías de desarrollo, becados en un país del primer mundo. No le permitirá mantener un estilo de vida de ejecutivo, pero le dará la oportunidad de privarse de muchas cosas por darse el lujo de estudiar 24 horas al día.



Ante estos costos, contadas personas pueden sacar esos recursos de su bolsillo. Por tanto, hay mucha competencia para tener acceso a las fuentes de financiación, aun si se trata de líneas de crédito totalmente reembolsables.



No se alarme. Si bien es cierto que sin financiación no puede ir, también lo es que no necesita los recursos si no tiene la carta de admisión. Es decir, primero debe invertir su energía en ser admitido y luego, sólo cuando esto sea o esté por ser una realidad, deberá preocuparse y trabajar por conseguir la ayuda financiera.



El posgrado más difícil de financiar es el MBA, porque la mayoría de las instituciones consideran que el Máster en Administración no justifica una financiación subsidiada y menos una beca. Esta percepción no es gratuita. La producen los ingresos que los graduados de un MBA tienen antes y después de su título, comparados con profesionales de otras áreas.



Es muy difícil, pero no es una misión imposible. Basta con estudiar con cuidado la oferta de fuentes de financiación, que son becas, créditos, y becas-créditos.



Dependiendo de qué tipo de institución ofrezca la beca, la forma de ganársela es diferente. No es lo mismo pedir ayuda financiera a la universidad en el exterior en donde ha sido admitido, que al Icetex. Una agencia internacional, como el Banco Mundial, funciona diferente a una agencia nacional, como Colfuturo. Cada una de estas instituciones tiene sus objetivos, requisitos, protocolos y resabios. Y es muy importante conocerlos antes de presentarse ante ellas, para poder entender cuáles son sus expectativas para candidatos de ayuda financiera.



La puerta más fácil de tocar es la de su propia empresa. Sorprendentemente, son muchas las compañías y entidades colombianas y multinacionales que apoyan los programas de posgrado de sus funcionarios en el exterior con sumas considerables. Entre ellas, consultoras como McKinsey; industriales como Motorola y Ecopetrol; financieras como el Citibank; universidades como la del Valle, Andes y Javeriana; centros de investigación como Corpoica, SER y Planeación Nacional, para citar algunas.



Tras las becas



Si usted no tiene la suerte de trabajar en una entidad que apoye de esta forma a sus empleados, entonces tendrá que acudir a otro tipo de fuentes. Esta actividad debe hacerse al mismo tiempo, y no secuencialmente, y con mucha atención a las fechas de las convocatorias de cada tipo de entidad disponible. Una fuente no muy corriente, pero bastante efectiva, son las mismas universidades en las que tiene puesta su mira para la admisión. Algunas de ellas ofrecen ayudas financieras, que pueden ser becas u oportunidades de trabajo dentro de la misma institución (assistantships, fellowships).



Las ayudas de las universidades normalmente tienen una destinación específica: para mujeres, latinoamericanos, por excelencia académica. Sólo en contadas ocasiones son abiertas a todo el mundo. Sin embargo, vale la pena que explore con la universidad que escoja y las solicite, pues además de ser no reembolsables, representan un gran honor.



Si ninguna de estas fuentes le funciona, aún quedan los programas de becas. Hay muy pocos para financiar MBA. Entre ellos, el programa de becas de la Organización de Estados Americanos, OEA, para estudiar en cualquier país de América y el programa de becas del Banco Mundial. Estas becas son muy competidas, pues están abiertas a ciudadanos de todos los países de América, en el primer caso, y a todos los países en desarrollo, en el segundo. La OEA otorga aproximadamente 14 becas a colombianos cada año y el Banco Mundial dos, para todas las áreas de estudio que califican. En ambos casos, ganarse la beca requiere no sólo excelencia académica y haber sido aceptado por una buena universidad, sino también tener buenas cartas de recomendación y llenar el perfil de estas instituciones (experiencia en el sector público -deseable-, interés por lo social, entre otros).



Hay otras entidades internacionales y nacionales que no financian MBA, como el Banco Interamericano de Desarrollo, la Fundación Ford, Spencer y la Comisión Fulbright, pero sí apoyan programas de Administración Pública, salud, economía y áreas relacionadas. Colciencias, por su parte, apoya sobre todo programas doctorales y unas pocas maestrías, en áreas de ciencia y tecnología.



Crédito con devolución



Si ya no logró irse gratis, existe la modalidad de beca-crédito, que le ofrece un crédito parcialmente condonable por el cumplimiento de algunos requisitos. En Colombia la única entidad que utiliza este mecanismo y financia un número significativo de MBA es Colfuturo. Esta entidad financia el pasaje, los gastos de instalación, la matrícula y todas las cuotas académicas ("fee's" de sistemas, biblioteca, etc.), el sostenimiento, el seguro de salud y hospitalización, y los libros, hasta un total de US$30.000 por año, por un máximo de dos años.



El beneficiario se compromete a regresar al país en cuanto termine su programa de estudios y a permanecer en Colombia por el doble del tiempo financiado más un año, trabajando en cualquier entidad. Por este aporte al país, en el caso de los MBA, Colfuturo condona el 25% del capital prestado y los intereses causados durante el período de estudios. El saldo se paga en el doble del tiempo financiado más un año, en dólares, con un interés del 4% anual.



Así, si usted recibe US$60.000 de Colfuturo para financiar dos años de MBA, al regreso a Colombia la deuda se reduciría a US$45.000 (la condonación solamente se hace efectiva cuando se termina el plazo de residencia obligatoria en Colombia). Las cuotas durante 60 meses serían de US$750 y deben empezar a cancelarse al finalizar el primer año en Colombia, período de gracia para instalarse y conseguir trabajo. En general, la mayoría de los becarios llegan ya con su trabajo definido, pues inician contactos con empresas antes de terminar su programa.



Ganar una beca-crédito de Colfuturo es relativamente fácil. En 1997 se presentaron 341 personas y 203 resultaron beneficiadas, o sea, el 60%. Es indispensable haber sido admitido por la universidad en el exterior y, en el caso de los MBA, que tienen clasificaciones de calidad, por uno de los mejores del mundo. Además, debe demostrarse el dominio del idioma en que va a hacer el posgrado (inglés, francés, etc.) y cuando se vaya a estudiar en países de habla hispana necesariamente se debe ser bilingüe.



Otra opción son los créditos del Icetex para estudios en el exterior, que son totalmente reembolsables. El monto máximo es de US$8.000 y son de libre destinación. Requieren un formulario, y mucha paciencia, pues son muy demandados. La tasa de interés es el 30% mes vencido y el plazo de pago es el doble de tiempo de estudios.



Por último, puede apelar a un crédito bancario. La mayoría de los bancos y algunas corporaciones de ahorro tienen créditos educativos o créditos de libre destinación. Las tasas de interés oscilan entre el 30-40% trimestre anticipado y no ofrecen período de gracia.



El 70% de las personas que quieren hacer un MBA quieren hacerlo en un país de habla inglesa. La mayoría de los programas de ayuda financiera exigen un excelente dominio del inglés para poder tener acceso a la financiación. Si quiere perfeccionar el idioma, antes de solicitar la admisión al máster, puede inscribirse a un programa de perfeccionamiento del inglés, financiado a mediano plazo. El Icetex ofrece financiación por hasta US$4.000. Colfuturo ofrece programas de 2-4 meses financiados a tres años. El costo promedio de un programa de inglés, con todos los gastos incluidos (pasaje, matrícula, alimentación, alojamiento, seguro, libros, actividades recreativas) en Estados Unidos es de aproximadamente US$2.000 al mes.



Ante los costos que implica ir a estudiar al exterior, muchas personas se niegan de plano vivir esta experiencia porque no tienen los recursos suficientes y temen no poder conseguirlos. Quienes han culminado el proceso saben muy bien por experiencia que el obstáculo de los recursos económicos es el menos importante.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?