| 12/7/2006 12:00:00 AM

Cómo administrar una empresa familiar

María Fernanda Mejía tiene tres sombreros: socia, presidente e integrante de la familia que fundó Baterías MAC. Experiencia suficiente.

Administrar una empresa familiar, siendo a la vez miembro de ella y directivo, implica grandes desafíos: preservar la unidad y el patrimonio familiar y fortalecer y crecer la empresa que se ha creado.

Las empresas familiares nacen a partir de un sueño que se materializa con el empeño de su fundador, y para lograr la supervivencia en el tiempo, el camino hacia la formalización se debe iniciar lo más pronto posible. Esto significa lograr que cada miembro de la familia tenga muy claro su papel dentro de la empresa. Se deben independizar los ingresos operativos del patrimonio individual y organizar las instancias para el adecuado manejo de la información. Un punto muy importante es empezar a planear la sucesión gerencial. La empresa debe organizarse de acuerdo con estándares de entidades no familiares.

Es fundamental buscar el acompañamiento y asesoría de personas especializadas en empresas familiares, para trabajar en la construcción del Protocolo de Familia. Este documento se convierte en la Constitución de las relaciones entre la familia y la empresa y todos los bienes que conforman el patrimonio familiar. El documento debe ser dinámico e incluir procedimientos claros para su actualización, y debe acompañar en todo momento a la familia en sus proyectos empresariales. Simultáneamente conviene desarrollar los órganos de gobierno de la familia, la Reunión Familiar y el Consejo Familiar, mecanismos que permiten preservar el patrimonio, la cultura, mejorar la comunicación e impulsar el desarrollo del liderazgo en las nuevas generaciones.

Es importante transmitir a los miembros más jóvenes, desde muy temprano, la pasión del fundador por sacar adelante el sueño que dio origen a la empresa. Para esto, es recomendable establecer los mecanismos que permitan acercarlos a la organización para que se informen de lo que en ella sucede, con el objetivo de lograr que en el momento en que empiecen a interactuar desde cualquier posición, como empleados, miembros de junta directiva o como accionistas, estén interesados en la continuidad y el crecimiento de su empresa, y no que ella represente simplemente la posibilidad de generarles ingresos.

En nuestro caso particular hemos dado pasos importantes. Nuestros padres nos inculcaron un profundo afecto por su trabajo, nos involucraron desde muy temprano en diversas actividades de acuerdo con nuestras edades y, luego de completar nuestra formación profesional, fuimos haciendo carrera, y conformamos un equipo de trabajo que se complementa por sus diferentes especialidades. La difícil tarea de definir quién sería el sucesor no generó los traumas que normalmente se presentan y, sin fricciones, hemos logrado dos procesos de sucesión entre miembros de la segunda generación.

La organización maneja información financiera oportuna, transparente y confiable, auditada por una compañía internacional desde hace varios años. Contamos con una junta directiva en la que participan miembros externos. Adicionalmente, nuestro Sistema Integral de Gestión está certificado por un organismo internacional bajo diferentes normas, en temas de calidad, control ambiental, responsabilidad social, seguridad industrial y salud ocupacional.

Este año, firmamos nuestro Protocolo de Familia, involucrando también a los miembros de la tercera generación, y los órganos de gobierno de familia ya fueron establecidos y empezarán a desarrollar sus funciones durante este año. Estamos trabajando en la elaboración de nuestro Código de Buen Gobierno y, con los miembros de la tercera generación, se han diseñado mecanismos para que ellos participen en diferentes actividades alrededor de la familia y de la empresa, entre ellas se encuentra un importante proyecto que busca la publicación de la historia empresarial.

Nos sentimos muy orgullosos de lo que hemos logrado hasta hoy como familia empresaria; no obstante, nos esperan importantes retos frente a los que seguimos trabajando con la misma pasión del fundador.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?