| 9/12/2008 12:00:00 AM

Comercio, el transformador

La evolución de las grandes superficies ha contribuido a mejorar el nivel de vida de los colombianos con precios más bajos y la masificación de productos y del crédito.

Durante los últimos diez años, el mercado minorista en Colombia ha sufrido una de sus más importantes transformaciones debido, principalmente, a la llegada de operadores internacionales que le han inyectado una nueva dinámica al negocio, como Carrefour, Makro, Homecenter, Falabella y el Grupo Casino, que hoy es dueño de Almacenes Éxito y de Carulla Vivero. Un estudio de Fedesarrollo sobre el tema advierte que la evolución del sector trajo consigo una mayor concentración del retail en el país, la aplicación de nuevas tecnologías, una fuente más de generación de empleo masivo y la búsqueda de una mayor eficiencia.

Sin embargo, uno de los cambios más profundos tiene que ver con el papel del distribuidor minorista en la cadena que lleva los productos desde el fabricante hasta el consumidor final. En el pasado, el comercio era percibido como un eslabón pasivo de la cadena, que no agregaba valor a los productos y se limitaba a ejecutar decisiones de los fabricantes acerca de cómo satisfacer las necesidades del consumidor. Esa situación, según el estudio, ha cambiado radicalmente. Gracias a sus masivas inversiones, a la aplicación de nuevas tecnologías y al mayor conocimiento de su clientela, hoy los distribuidores minoristas son los que conocen mucho más las necesidades del consumidor que los propios industriales.

En este sentido, la distribución de los productos dejó de basarse en los criterios del productor y pasó a estar determinado por las decisiones del consumidor. Así mismo, la nueva dirección en el flujo de la información necesaria para la toma de decisiones ha reducido el poder de los proveedores en las negociaciones con los comerciantes y ha incrementado el de estos últimos.

La evolución del comercio minorista también ha llevado a una concentración del retail en unas pocas manos, por lo cual ha aumentado el tamaño de las empresas participantes y se ha reducido el número de las mismas. Y Colombia no ha sido la excepción. Esta tendencia obedece a varios factores. Uno de los más importantes es la necesidad de implementar economías de escala para reducir costos, reforzado por la aplicación de sofisticadas tecnologías de información que permiten mayores ahorros en el manejo de inventarios y en las cadenas de abastecimiento, los ahorros se incrementan a medida que crece el número de establecimientos, por ejemplo, a la hora de negociar con los proveedores descuentos por volúmenes.

Otro cambio importante que ha motivado el desarrollo de las grandes superficies en el país, es la evolución en los hábitos de los consumidores, debido a las restricciones de tiempo y movilización, lo cual se ha traducido en una tendencia a comprar con menor frecuencia pero a mayor cantidad y variedad de bienes en cada ocasión ,debido al incremento de la oferta. Ahora, el consumidor también tiene mayor acceso al crédito, hace una mejor asignación de gastos, va en busca de ofertas y cambia de almacenes y marcas con facilidad.

Otro hecho que ha disparado el crecimiento y la rentabilidad, no solo de los supermercados sino también de los fabricantes, es el desarrollo de varias tecnologías que le han impregnado agilidad a las operaciones entre las dos partes. Una de las más importantes fue el desarrollo del código de barras. Rafael Flórez, director de GS1 Colombia, explica que, gracias a esta herramienta, tanto comerciantes como proveedores pueden saber cómo van las ventas, qué productos rotan más, cuales lo hacen menos y que inventario tienen disponible para decidir si se debe solicitar más producto o no y de esta manera evitar los faltantes de mercancía en góndola.

Por su parte, los industriales también se ven beneficiados, pues con el código de barras pueden administrar de una manera más eficiente sus inventarios y hacer una planeación de la demanda más acertada.

Para el director de investigaciones económicas de Fenalco, Rafael España, el crecimiento de los hipermercados ha contribuido con la formalización de centenares de microindustrias y pequeñas empresas que a su vez dinamizan la economía y el empleo de las ciudades a donde llegan. Para poder permanecer en las góndolas, las Pymes deben ser empresas muy dinámicas e innovadoras, ya que en la mayoría de los casos el directo competidor es una compañía multinacional. En este sentido, Carrefour reconoce que son muchas las empresas que han crecido a la par con la expansión de la compañía, como proveedores de productos así como fabricantes de marca propia, para lo cual fue necesario que innovaran, modificaran o mejoraran sus formulaciones, cambiaran sus etiquetas con el fin de generar un valor agregado a los productos y valorizar las categorías para potenciar las ventas.

La ampliación de las opciones de medios de pago, también ha contribuido a que muchas familias, que antes no eran sujetos de crédito, puedan acceder a nuevos productos. Los supermercados reciben todo tipo de cheque, todas las tarjetas de crédito y débito. Y ofrecen venta a plazo bajo la figura de cheque posfechado, sepárelo y pague por cuotas, y financiación blanda para crédito de consumo.

A partir de la entrada de Makro, en el 95, se introducen a los formatos las líneas blanca (neveras, estufas, lavadoras) y marrón y digital (televisores, equipo de sonido, computadores y accesorios informáticos), a los cuales cada vez las grandes superficies les otorgan más espacio.

Desde entonces, miles de productos que antes se conseguían en canales especializados, hoy hacen parte de la oferta de las grandes superficies con su modelo de 'todo bajo el mismo techo'.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?