| 11/1/1997 12:00:00 AM

Colombianos en Wall Street

En esta calle, símbolo de las finanzas mundiales y paso obligado para proyectarse internacionalmente, Colombia ya tiene sus representantes.

El volumen de las transacciones y su impacto en el mercado financiero internacional hacen de Wall Street un punto de encuentro vital en donde deben interactuar las políticas de un gobierno, la capacidad, visión y dinero de los empresarios y la disponibilidad de gente que conozca simultáneamente el país y el mercado financiero internacional, para impulsar el proceso de internacionalización de la economía.



Precisamente el número de colombianos vinculados al sector financiero internacional (área jurídica o financiera) que tienen la práctica y el conocimiento para ayudar en el proceso de globalización, ha aumentado considerablemente en los últimos años.



Dentro del sector financiero y más específicamente en Wall Street, el caso más destacado es el de la barranquillera Violy McCausland, más conocida como "la reina de las colas", quien trabajó en JP Morgan y en James D. Wolfensohn Inc. y, posteriormente, creó su propia firma, Violy, Byorum & Partners, actualmente una de las empresas líderes en el segmento de fusiones y adquisiciones en Latinoamérica.



Otros colombianos trabajaron en Wall Street y a su regreso al país han contribuido al proceso de internacionalización de la economía, bien sea por medio de su propia firma, trabajando en el sector público o vinculándose a entidades financieras. Este es el caso de Luis Gallo, quien trabajó en JP Morgan y que a su regreso creó su propia boutique de inversión llamada "Estrategias Corporativas".



Adicionalmente existe un grupo de jóvenes que podrían pertenecer a la llamada generación X, y que actualmente trabajan en Nueva York, la capital del mundo. Ellos realizan un excelente trabajo y no sólo dejan en alto el nombre de nuestro país sino que colaboran con los empresarios e inversionistas para concretar negocios en Colombia. Su trabajo y el de aquellos que en un futuro se vinculen a Wall Street, es importante y necesario en el proceso de internacionalización. Por tanto el país, los empresarios, las universidades y los mismos estudiantes deben estar conscientes de que la economía colombiana debe aprovechar la evolución de los negocios internacionales y promover, con toda la fuerza, la presencia de más profesionales en los centros financieros internacionales.



Wall Street



Trabajar en Wall Street significa vivir bajo la presión implacable de las fuerzas del mercado. Desde muy joven se está participando, por medio de la emisión de bonos (renta fija), la colocación de títulos de renta variable (acciones), la compra-venta y fusión de empresas y la investigación de mercados, en importantes decisiones de negocios que, en palabras de alguno de los entrevistados, se convierten en "desafíos permanentes".



Continuamente se debe interactuar con clientes sofisticados y en diferentes escenarios de negocios. Concretar los mismos exige que, de acuerdo con la oferta y la demanda, las personas que trabajan en el sector viajen alrededor del mundo. Para Simón Araújo, analista senior de VB&P "coger un vuelo de 10 horas a Sao Paulo, Brasil, para asistir a un almuerzo de trabajo y regresar de inmediato a Nueva York es algo normal en el negocio". Igualmente es frecuente, muy frecuente, que los banqueros más jóvenes trabajen, incluyendo sábados y domingos, entre 80 y 100 horas a la semana. Esto exige que, más a menudo de lo que usted se imagina y al igual que el director del Seguro Social, estos jóvenes duerman en la oficina. Sin embargo, parece que los viajes y el exceso de trabajo son lo único rutinario en Wall Street. Lilian Mahecha, asociada de Bankers Trust, es clara en afirmar que la actividad de cada día está determinada por la transacción en la que se está trabajando, "así como puedes estar viajando alrededor del mundo buscando inversionistas".



Aunque para muchos profesionales el estrés, los viajes y la amplia visión del mundo de los negocios serían incentivos suficientes, es importante resaltar las altas remuneraciones. El sueldo básico promedio de un analista financiero, que es el nivel más bajo dentro de la compañía y el sitio tradicional de entrada para los recién egresados, varía entre US$50.000 y US$70.000. Después de dos o tres años, si la persona aguantó y ahorró, se retira a hacer un MBA y regresa luego como asociado a una de las firmas del sector, con un sueldo básico superior y comisiones sobre los negocios. A partir de este punto, la pirámide se hace más angosta, el ambiente más competitivo y los sueldos básicos, sin incluir comisiones que son las que más suman, superan los US$150.000 al año.



En resumen y en palabras de Jorge Castellanos, ex superintendente bancario y quien hoy ocupa una importante posición en JP Morgan, "los mercados que más se aproximan a la perfección son los grandes centros financieros internacionales. Por esta razón para aquellas personas interesadas en el sector financiero, Wall Street representa el éxtasis profesional".



Cómo llegar



En Wall Street el activo principal es el capital humano. Para formarlo se ha creado una continua interacción entre el sector y las universidades que permite, adicional a la discusión sobre los requerimientos curriculares, que las entidades financieras inicien el exigente e interesante proceso de selección, dentro de las mismas instalaciones de las principales universidades. Para Juan Carlos García, actual director del departamento de investigación del Banco Santander, "la vida en Wall Street comienza cuando se tiene un grado de una universidad conocida como Harvard, Columbia, Wharton, Stanford, entre otras". Excepcionalmente y con el ánimo de seleccionar personas que tengan un amplio conocimiento de la cultura de negocios y de la política de los diferentes países, las instituciones identifican profesionales con trayectoria en entidades públicas y financieras.



Adicionalmente buscan personas con una amplia capacidad analítica, creatividad y que estén dispuestos, debido a las largas jornadas de trabajo, a sacrificar gran parte de su vida personal. Para Santiago Pardo de Salomon Brothers, es muy importante que el candidato tenga la habilidad de desenvolverse en diversos ambientes culturales. "Si no puede adaptarse fácilmente a las diferentes culturas, especialmente a la estadounidense, es muy difícil que logre ser exitoso en este medio. En estas instituciones, todos los elementos de la cultura estadounidense están elevados a su máxima expresión".



Para concretar la primera entrevista, el principal escenario es la universidad. Sin embargo, existen algunos mecanismos adicionales para conseguir esta primera oportunidad, que realmente lo que hace es iniciar un largo y tormentoso proceso. Al preguntarle a Eli Lowenstern, de UBS, sobre el funcionamiento o no de las intrigas o palancas, dice que "aunque los contactos en Wall Street te pueden servir para abrir puertas y conseguir una entrevista inicial, lo que funciona aquí es una meritocracia".



Después de la entrevista inicial y en caso de ser seleccionado, el candidato tiene que asistir a 6 u 8 citas con diferentes personas dentro de la compañía. Algunas entrevistas, que a veces parecen sesiones de la Inquisición, tienen más de 6 horas de duración e incluyen una evaluación detallada de todos los aspectos personales y profesionales como vestido, modales, resistencia, cultura y, aunque usted no lo crea, hasta la obsesión por ingresar no sólo es apreciada sino muy bien calificada. Vale la pena mencionar el caso de una de las personas presentadas en este artículo que, acudiendo a métodos poco convencionales, consiguió la dirección de la casa del que podría ser su jefe e introdujo la hoja de vida por debajo de la puerta. De esta forma garantizaba que "por lo menos iba a leer con cuidado y, en las horas de la noche, mi hoja de vida". En resumen, y como afirman algunas de las personas que trabajan en el sector, "lo que buscan es que las personas demuestren que tienen voluntad real; que quieren entrar en este negocio y que sean recursivas en el momento de lograr sus metas".



Después de Wall Street



Wall Street es ante todo una fábrica de trabajo, donde las personas están sometidas a un proceso de aprendizaje continuo que exige, para poder seguir adelante, una disciplina que fácilmente se podría confundir con la devoción por el trabajo. El entrenamiento, conocimiento y los contactos obtenidos hacen de este lugar una excelente plataforma de lanzamiento profesional, que les permite desenvolverse laboralmente en cualquier lugar del mundo.



En las largas jornadas de trabajo se aprende, se construyen redes de contactos y también se complementan en otros ambientes. El viernes en la noche nos encontramos en Aubar, una de las discotecas más frecuentadas de la zona, a uno de nuestros muchachos colombianos, en compañía de una hija Cisneros, el gran magnate venezolano. Es probable que hayan estado armando negocios.



A pesar de su vinculación con el exterior, es claro el compromiso que cada uno de estos jóvenes tiene con Colombia. Son conscientes de que, a pesar de que todavía les falta aprender mucho de Wall Street, ellos pueden colaborar en el proceso de globalización de la economía. Es por esto que los empresarios interesados en involucarse en el proceso de internacionalización pueden encontrar, en estos u otros colombianos que han trabajado en el sector, un apoyo importante y, tomando las palabras expresadas por varios de ellos, "ésta sería una nueva oportunidad para devolver al país un poco de lo que ha hecho por nosotros".



Por último, es importante recordar que el irreversible proceso de internacionalización permitirá que muchos más colombianos puedan vincularse al mercado financiero internacional. Como en muchas otras áreas, los colombianos son muy solicitados por su ingenio, capacidad de trabajo y su ansiedad de progreso. Las oportunidades existen y con el tiempo se van a ir ampliando. Por tanto, es lógico y posible aspirar a trabajar en Wall Street. But remember that you have to be fluent in english!!!



Felipe Holguín



Este caleño de 28 años se ha convertido en una de las piezas claves de Salomon Brothers en América Latina.



Graduado en Ingeniería Industrial y Administración del Worcester Polytechnic Institute, con un MBA de Harvard, experiencia en el Boston Consulting Group y dos años en la firma, Holguín ha cumplido un papel fundamental en algunas de las más importantes operaciones que este banco de inversión ha realizado en los



países andinos en los últimos años, incluyendo el proceso de privatización de Carbocol.



Holguín es uno de los colombianos en Wall Street que ha pasado más tiempo y mejor se mueve en Estados Unidos, pero sus aspiraciones son claras: "lo mío es volver a Colombia en unos años. Y ojalá a Cali", afirma.



Lilian Mahecha

Bankers Trust




Economista de la Universidad de los Andes, con MBA de la Universidad de Nueva York. Esta bogotana, de 27 años, actualmente trabaja como asociada del departamento de "Latin American Corporate Finance" de Bankers Trust.



Estuvo vinculada al sector público durante el gobierno de Gaviria, trabajando en el Ministerio de Hacienda y de Desarrollo, la Empresa de Energía de Bogotá y el Departamento Nacional de Planeación, de donde sale a hacer el MBA y entra a trabajar en Wall Street.



Julio Andrés Torres

Chase Manhattan Bank




Ingeniero de Sistemas con especialización en Finanzas de la Universidad de los Andes. Adicionalmente tiene un MBA en J.L. Kellog Graduate School of Management de la Universidad de Northwestern. Este bogotano, de 30 años, actualmente es asociado senior del departamento de "Latin American Corporate Finance" del Chase Manhattan Bank y, en un futuro próximo, pasará a ser vicepresidente de la misma organización.



Trabajó durante cinco años (1987-1992) para Unisys Corporation donde estuvo a cargo de la gerencia comercial de servicio al cliente. Durante estos años estuvo enfocado al desarrollo de software, hasta el punto de ser el ganador de la Maratón de Programación de Compuexpo en Bogotá.



Alessio Mazzanti

Violy, Byorum & Partners




Ingeniero civil de la Universidad de los Andes, con Magíster en Administración de la misma institución y a posgrado de Economía de London School of Economics and Political Science. Este barranquillero, de 30 años, actualmente trabaja como asociado para Violy, Byorum & Partners.



Trabajó en Estrategias Corporativas durante algunos años, de donde pasó a formar parte de la banca de inversión de la Corporación Financiera del Valle y donde trabajó con el actual presidente de esta corporación.



Felipe Cruz

JP Morgan




Graduado de la Escuela de Diplomacia de la Universidad de Georgetown con énfasis en Economía. Este caleño, de 26 años, trabaja como analista del grupo Latinoamericano de Instituciones Financieras de JP Morgan.

Al inicio del gobierno Samper trabajó en la secretaría privada de la presidencia, con José Antonio Vargas Lleras y en la consejería económica de la presidencia,



desde donde se lideró "La Estrategia Nacional de la Competitividad". Siempre ha estado interesado en la banca de inversión, motivo por el cual, después de un breve paso por el sector público, decidió explorar opciones en Wall Street.



Simón Araújo

Violy, Byorum & Partners




Ingeniero industrial de la Universidad de los Andes, con opción en literatura. Este bogotano de 25 años, trabaja actualmente como analista senior para Violy, Byorum & Partners. Trabajó en Corfiboyacá como analista financiero y en Estrategias Corporativas.



Se vinculó a Wall Street gracias a esa compañía, donde tuvo la oportunidad de trabajar conjuntamente con la firma de la cual hoy forma parte.



Eli Loewenstern

UBS




Graduado de Harvard College en Bioquímica con énfasis en Economía. Caleño, de 24 años, es analista financiero del departamento de banca de inversión para América Latina de la Unión de Bancos Suizos. Trabajó durante algunos veranos para Genetics Institute en Cambridge.



En su trabajo en UBS se ha concentrado en la emisión de acciones y bonos para compañías latinoamericanas en los sectores de comunicaciones, bebidas y alimentos, y recursos naturales. Adicionalmente tiene experiencia en fusiones y adquisiciones de diversos sectores, como instituciones financieras y servicios aeroportuarios



Kaleil Isaza

Goldman Sachs




Fiósofo político 'Magna cum Laude' de la Universidad de Harvard con énfasis en Latin American Studies.

Aunque nació en Boston hace 26 años, tiene sangre paisa, ya que su padre es de Medellín y vivió en esta ciudad gran parte de su niñez. Actualmente trabaja en la división de Equities de Goldman Sachs.



Durante los primeros años en esta institución trabajó en el departamento de banca de inversión para América Latina. Anteriormente trabajó para Lehman Brothers y en Anchor Capital Advisors. Ha estado involucrado como voluntario en el Prasad Foundation y en "Sponsors for Educational Opportunity" en la ciudad de Nueva York, ya que considera vital poder contribuir con la comunidad de la cual forma parte.



Carlos Angulo

Goldman Sachs




Economista de la Universidad de los Andes, con MBA de JL. Kellog Graduate School of Management en la Universidad de Northwestern. Este bogotano de 31 años, trabaja como asociado en el área de "Corporate Finance" en Goldman Sachs.

Trabajó para la Organización Luis Carlos Sarmiento como analista financiero de



donde pasó a formar parte de el Citibank, en el departamento de banca corporativa como gerente de crédito y oficial de cuenta en las ciudades de Bogotá y Medellín. Durante el verano de 1993, cuando aún hacía el MBA, tuvo la oportunidad de trabajar en el Citibank en México. Después de terminar su MBA se vinculó a Wall Street donde lleva 3 años trabajando.



Santiago Pardo

Salomon Brothers



Administrador y politólogo de la Universidad de los Andes. Este caleño, de 27 años, trabaja para el área de fusiones y adquisiciones de Salomon Brothers. Empezó trabajando con el grupo Mayagüez en Corfiboyacá, en el área de inversiones, en el departamento de banca de inversión y en el área corporativa del grupo.



Es en esta área donde tiene la oportunidad de trabajar con el equipo de Salomon Brothers. Después de trabajar en un proyecto en Colombia con este banco de inversión, le ofrecieron la oportunidad de formar parte de él. En 1995 entró al grupo especializado en América Latina de Salomon Brothers.



Alfonso García

First Bank of the Americas
(Sucursal Nueva York del Banco de Bogotá)



Economista de la Universidad Javeriana con máster en Negocios Internacionales y en Estudios Administrativos de la Universidad de Ohio, también tiene un máster en Finanzas de Boston College.



Empezó su carrera profesional como gerente de una sucursal del Banco de Bogotá. En 1985 pasó a manejar la tesorería de la Occidental Petroleum Corporation. Después de hacer un máster en Finanzas en Boston College entró a First Bank of The Americas como analista de crédito, de donde pasó a manejar el departamento de crédito, la tesorería y la división internacional del banco.



Actualmente es el vicepresidente del departamento de crédito y de la división internacional del First Bank of the Americas y gerente general de la oficina de Miami de esta organización.



Juan Carlos García

Banco Santander




Ingeniero Civil de la Universidad de los Andes con máster en Finanzas de Boston College. Actualmente es el director del departamento de Investigación Especializado en Mercados Emergentes del Banco Santander. Adicionalmente es el encargado de crear la estrategia que el banco debe seguir en América Latina.



Después de terminar su máster en Finanzas se vincula a Smith Barney donde crea el departamento de investigación dedicado a esta región.



De Smith Barney sale a trabajar a W.I. Carr, banco de inversión británico, donde también es el encargado de crear un departamento de investigación para Latinoamérica. En el 93 entra a trabajar a Salomon Brothers Inc., donde crea el departamento de "equity research" y de donde sale en 1995 para entrar a formar parte del Banco Santander.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?