| 3/6/2009 12:00:00 AM

Clave del crecimiento económico

La formación en educación superior deberá seguir asumiendo riesgos para no perder relevancia en su rol de impulsar el desarrollo.

El número de graduados de grado 11 en Colombia supera actualmente los 600.000, cerca de 100.000 adicionales a los de 2005, tras haber pasado la barrera de los 500.000 bachilleres graduados en el país desde 2004. Este crecimiento obliga al país a desarrollar soluciones que estén a la altura de las expectativas de decenas de miles de nuevos estudiantes cada año. Es imprescindible mejorar las condiciones de acceso y retención en la educación superior y acelerar el desarrollo de mecanismos que garanticen la conexión entre la oferta de formación y los requerimientos del sector productivo.

El desempleo entre los jóvenes es el más alto en la sociedad y debe ser enfrentado con estrategias concretas, aplicadas en coordinación entre las entidades privadas y las instituciones de formación superior. Artes y oficios, formaciones técnicas y tecnológicas, carreras profesionales y estudios de posgrado deben sincronizarse para aumentar la probabilidad de que los egresados encuentren alternativas de empleo que reflejen el esfuerzo económico, académico y emocional que habrán hecho los estudiantes del mañana en busca de un futuro mejor. El acelerado ritmo de avance tecnológico obliga a integrar estas habilidades en múltiples carreras y hace necesario generar más técnicos en sistemas, electrónica, telemática y otras áreas.

El modelo de formación universitaria ha mostrado su relevancia al fomentar el pensamiento, la investigación y la transferencia de conocimiento de las aulas al mundo real. Si bien se puede anticipar un cambio acelerado en la educación superior, la vigencia de las instituciones universitarias persiste porque se han ajustado a las necesidades del mercado, a la evolución de la tecnología y se han arriesgado a explorar nuevas disciplinas. La universidad de Cambridge, en el Reino Unido, celebró recientemente su aniversario número 800, mientras en Colombia la Universidad del Rosario sobrepasa los 350 años de historia. La universidad seguirá siendo una pieza esencial en la sociedad.

Hacia el futuro inmediato, las universidades colombianas deben seguir evolucionando para asimilar los retos de la acreditación nacional e internacional y la adopción de modelos que han mostrado su éxito en el exterior, principalmente en lo referente a formación técnica y a la articulación entre la formación técnica y profesional.

Colombia está en mora de ajustar su sistema de educación superior en la dirección que señalan las tendencias mundiales y desarrollar competencias sólidas en las actividades y sectores que determinarán la competitividad del futuro. En muchos casos, la formación ofrecida en nuestro país no es suficiente para generar desarrollo económico en temas como biología y nanotecnología, donde se jugará la competitividad de las naciones en este siglo.

Una tendencia positiva es el desarrollo de la oferta universitaria regional. Las necesidades del país varían de región a región y las universidades regionales se están moviendo para atender esas demandas.

Por su parte, los procesos de internacionalización de nuestras universidades van avanzando y cada vez son más frecuentes las alianzas con centros de formación en el exterior, los intercambios universitarios y las ofertas de doble titulación. Pero el ritmo al que se realiza este progreso es lento, en comparación con la dinámica mundial.

La experiencia internacional muestra que una parte muy importante de la gestión de la universidad es el desarrollo de redes sociales con sus egresados. La universidad moderna va mucho más allá del salón de clase y los egresados tienen un papel central en la difusión del conocimiento desde la realidad empresarial a la universidad y desde esta hacia las empresas. El impulso a estas redes no es simplemente algo interesante para las universidades, se trata de una obligación apremiante para ellas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?