Carros: semáforo en amarillo

| 7/26/2002 12:00:00 AM

Carros: semáforo en amarillo

El primer semestre de este año superó todas las expectativas de ventas de automotores. El segundo semestre parece menos prometedor.

Los jugadores del sector automotor en Colombia están viviendo una dura competencia. Ahora que las ventas se están recuperando, el afán por ganar participación de mercado cobra mayor vigor. Con un aumento del 37% con respecto al 2001, el primer semestre de este año ha superado todas las expectativas de crecimiento.

El inusual comportamiento de las ventas durante mayo y junio (mejores incluso que las de abril) mejoró todos los pronósticos, e hizo aumentar de 75.000 a 85.000 las expectativas de colocación de vehículos durante este año. A pesar del optimismo que genera este nuevo panorama, algunos empresarios como Guillermo Acevedo, gerente de mercadeo de Kia Motors, piensan que todavía falta mucho para llegar al nivel de ventas natural del mercado colombiano, que debería ser de 120.000 unidades.

Todos quieren aprovechar este dinamismo, porque el mercado colombiano está creciendo aceleradamente después de un período muy duro en que las ventas cayeron a 57.000 vehículos en 1999. Por esto, ensambladoras e importadores están ampliando el portafolio de productos al entrar en nuevas gamas y segmentos, dando valor agregado en el servicio posventa y, en algunos casos, haciendo campañas agresivas de mercadeo en medios masivos.

Sin embargo, hay un poco de temor sobre cómo van a reaccionar las ventas ante el incremento en los precios que se está dando por la mayor devaluación de la moneda, y con la paridad a que han llegado el euro y el dólar, lo que afectaría especialmente a los modelos europeos.

El otro aspecto que ha generado expectativa, especialmente entre las compañías que venden taxis, es qué sucederá con Daewoo en Colombia, ya que esta compañía internacional fue adquirida por General Motors. Esta adquisición ha suscitado toda clase de especulaciones sobre la posibilidad de que la marca se vaya de Colombia, pues la intención de General Motors con la operación es comprar su tiquete de entrada al cerrado mercado coreano y desde allí permear hacia el jugoso mercado oriental.

La realidad es que nadie sabe a ciencia cierta qué va a ocurrir. Lo claro es que, como Daewoo tiene representación directa en Colombia, está obligada a proveer repuestos por los próximos 10 años, que empezarían a contar en el momento en el que suspendan sus ventas, y Daewoo Motor de Colombia asegura que ya tiene pedidos que durarían hasta diciembre de este año. La incertidumbre que ha generado este movimiento está llevando a algunos de los 24 concesionarios que Daewoo tiene en el país a buscar el cambio a otras marcas. Tres de ellos ya se han pasado a vender Hyundai y ese número podría aumentar muy pronto en otros cuatro.
 
El reciente cambio de Guillermo Acevedo de la gerencia de mercadeo de Daewoo a ocupar la misma posición en Kia Motor ha sido percibido por algunos como parte de la estrategia de apoderarse de la jugosa porción del mercado de taxis que quedaría sin dueño de darse el retiro de Daewoo (77% de las ventas de Daewoo son taxis, y tiene el 47% del mercado de esta categoría).

Por su parte, Kia Motor, que aumentó sus ventas un 254% en el último año, ha manifestado su interés por fortalecer la cadena de distribución en todo el país. Las relaciones entre los representantes de las distintas marcas con algún interés en esta categoría se han tensionado recientemente alrededor de este tema, y podrían venir movimientos relevantes en meses próximos.

El movimiento de la industria
Si bien la expectativa se da en torno a la movida de General Motors y Daewoo, el mercado tuvo variaciones importantes y, aunque en términos generales la industria creció, es posible destacar la recuperación que ha tenido la gama alta y el aumento de participación de segmentos como vans y furgonetas dentro del total de automotores.

Marcas que tradicionalmente son menos dinámicas como Mercedes Benz, BMW y Audi aumentaron el volumen de unidades vendidas un 52,4%, 97,6% y 138,6%, respectivamente. Por su parte, las vans y furgonetas casi duplicaron su participación frente a los resultados del 2001, al tomarse el 3,4% del mercado. Este comportamiento se explica en parte por el enorme crecimiento de Kia en este tipo de vehículos y a que otras marcas como Chevrolet y Renault fortalecieron su portafolio en esta categoría.

Los vehículos particulares siguen siendo el grueso del mercado y pasaron de ocupar el 56,8% del total de las ventas del primer semestre del 2001 al 60,1%. Los pick ups fueron los únicos en reducir el número total de vehículos vendidos con una disminución de 253 unidades (12,8%).

La compañía que más avanzó fue la CCA que ganó 1,7 puntos porcentuales del mercado al capturar el 14,4% de la torta entre junio del 2001 y junio del 2002. Por el otro lado, aunque Colmotores sigue manteniendo un amplio liderazgo, fue la compañía que mayor participación cedió, al caer del 34,5% al 31%. Entre los importados, las marcas más activas fueron Kia y Peugeot, que alcanzaron un 3% del mercado total cada una, cuando el año pasado no alcanzaban esa participación entre las dos.

La disputa por el mercado estará dada por la astucia de las estrategias que aplique cada una de las empresas, dado que el argumento de precios estables puede dejar de ser cierto en los próximos meses, ante la expectativa de una mayor devaluación. El semáforo está a punto de cambiar, pero no se sabe a qué color, y todos están listos para reaccionar.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.