Carros: cambio de velocidad

| 11/1/2002 12:00:00 AM

Carros: cambio de velocidad

A pesar de los aumentos de precios que la devaluación ha inducido, el sector automotor tendrá un muy buen cierre de año. Hay preocupación por el 2003.

El 2002 será el año del cambio de rumbo para el sector automotor. A pesar del lento crecimiento de la economía y de la fuerte devaluación de meses recientes, que produjeron una desaceleración en el crecimiento de la industria hacia finales del segundo semestre, el sector cerrará el año con ventas superiores a las 86.000 unidades. Esto representa un aumento de más del 30% frente al 2001 e implica el arranque de la industria luego de 3 años en que la demanda cayó a casi 60.000 unidades, cifras muy bajas para un mercado como el colombiano.



Sin embargo, en el 2003 el camino no está del todo despejado. Si bien muchos de los factores que permitieron el crecimiento del sector --como las bajas tasas de interés-- se mantendrán durante este año, la industria deberá seguir absorbiendo durante la primera parte del 2003 los impactos de la devaluación del 2002. Además, la reforma tributaria --que podría incentivar la compra durante este último trimestre-- significará un duro golpe el año entrante para un sector que estaba jalonando la recuperación de la economía. En un escenario conservador, los empresarios aspiran a vender alrededor de 82.000 unidades el próximo año, lo cual implica un leve decrecimiento respecto a 2002.



Es claro entonces que no se espera que el sector vuelva rápidamente a sus niveles potenciales de 120.000 unidades en el futuro cercano por el alto grado de incertidumbre de la economía y las condiciones de seguridad.



Lo corrido del 2002



Durante los primeros nueve meses de este año, las ventas de automotores aumentaron un 42,7% con respecto al mismo período del 2001, al colocar 66.233 vehículos en el mercado nacional, lo cual ya es superior a las ventas realizadas durante ese año. Es más, muchas compañías ya cumplieron los presupuestos de ventas del año y algunas evidencian crecimientos superiores al 100%.



Este fuerte repunte del sector superó todas las expectativas de crecimiento, pues al comenzar el año los más optimistas preveían un crecimiento de la industria no muy superior al 10%. La explicación al inesperado repunte se ha encontrado en la conjunción de múltiples factores, tanto de índole económica como del propio mercado.



Desde el punto de vista macroeconómico, lo más importante fue la estabilidad de la tasa de cambio alrededor de $2.300 por dólar durante el primer semestre del año, que le permitió a la industria mantener unos precios estables y bajos durante buena parte del año. Y las expectativas de una devaluación en la segunda parte del año (que se cumplieron) también pudieron haber acelerado la decisión de adquirir vehículo de muchos compradores.



Además, las bajas tasas de interés de captación, alrededor del 4-5%, incentivan la compra de bienes durables al desestimular la inversión en renta fija. Y las relativamente bajas tasas de colocación alrededor del 1,9%, que facilitan el acceso al crédito.



Entre los factores de mercado que contribuyeron al buen desempeño del sector este año está la fuerte tendencia a la reposición por una gran demanda represada y la caída del mercado venezolano. Los compradores del boom automotor de los 90 cumplen un ciclo de 4 a 10 años de vida de los vehículos, lo cual hace necesaria la reposición. Es más, entre 1993 y 1998 se vendieron en Colombia 460.000 vehículos mientras en los últimos 3 años tan solo se vendieron 180.000, lo cual significa que había un parque automotor de 280.000 vehículos con expectativa de reposición.



Por su parte, la caída de más de 36% del mercado venezolano, al pasar de alrededor de 220.000 a 140.000 unidades vendidas, hizo que esos inventarios se distribuyeran entre otros países de la región, incluyendo Colombia. En opinión de algunos importadores, esto les permitió a las ensambladoras nacionales ser agresivas en promociones y precios.



Y lo que falta del 2002



A principios del segundo semestre, la devaluación se aceleró. Entre julio y septiembre, la tasa de cambio aumentó un 17,9%, lo cual llevó la devaluación a cerca del 20% en lo corrido del año. Esto ha presionado un incremento de precios, tanto de los vehículos importados como de los nacionales (que tienen un alto componente importado, alrededor del 70%), que podría contribuir a la desaceleración de la industria durante esta segunda parte del año.



En lo corrido del año, el incremento de precios en las ensambladoras ha sido entre el 8% y 10% en promedio, mientras que el aumento de las importadoras estuvo entre el 14% y el 20%.



Es tal el impacto sobre la demanda, que muchas marcas han reaccionado con estrategias de mercadeo como el "congelamiento" del dólar para minimizar el efecto de la devaluación sobre el precio al consumidor. Incluso marcas como Citroën aún liquidan sus inventarios con una tasa de cambio de $2.290. Además, la mayoría de las importadoras consultadas por Dinero dijo estar adelantando solicitudes a sus casas matrices para que no les suban o incluso les bajen los precios a sus vehículos. No obstante, y a pesar de que durante octubre la tasa de cambio se ha revaluado casi 3%, se esperan incrementos alrededor del 10% en promedio en la industria en lo que resta del año. La única manera de que esto no ocurra es, según Carlos Manrique, gerente general de Motorysa, que la revaluación de los últimos días lleve la tasa de cambio a niveles de $2.650.



A pesar del comportamiento de la tasa de cambio, un primer factor podría garantizar que este último trimestre las ventas finalicen en buenos niveles. La intensa competencia que se desató en las empresas, ante el crecimiento del sector y ahora frente a las nuevas condiciones del mercado, ha hecho que estas hayan adelantado fuertes estrategias de mercadeo, publicitarias y financieras.



Actualmente, las compañías tienen una mayor segmentación de mercado y ofrecen una mayor variedad de productos (alrededor de 400 modelos). Además, han fortalecido el servicio de posventa, al ofrecer incluso 1 ó 2 años de mantenimiento gratis, y están implementando agresivos planes de fidelización de su clientela. Son comunes las alianzas con entidades financieras y agresivos planes de financiación (pague el 50% hoy y en un año el otro 50%). Toda esta agresividad comercial se refleja en el repunte de la inversión publicitaria que hace el sector durante este año.



Un segundo factor, que hace pensar en un buen cierre del 2002, es la inminencia de un mayor IVA sobre los vehículos que pretende la reforma tributaria, lo cual podría acelerar la decisión de adquirir vehículo en un buen número de compradores.



Por tanto, este momento del mercado garantiza que el VIII Salón del Automóvil, que se realizará entre el 14 y el 24 de noviembre, será muy bueno. "La Feria siempre es una oportunidad para decirles a nuestros clientes: Aquí estamos: ¡compren! Y es, tal vez, la última oportunidad para que la gente compre carro con un dólar relativamente estable y sin incremento del IVA". Este año, casi todas las marcas estarán presentes y si bien no son muy explícitas al comentar qué tienen preparado en materia de descuentos para este año, si habrá muchos lanzamientos (ver recuadro).



El 2003 y la reforma



Si bien el proyecto de reforma tributaria podría acelerar la decisión de compra para el final de este año, actúa en el sentido contrario al comenzar a operar el incremento del IVA a comienzos del 2003, por lo cual ha causado gran controversia. La reforma pretende aumentar el IVA del 35% al 40% para vehículos de más de 1.400 c.c. y de 20% al 25% en los camperos. El IVA diferencial para vehículos de menos de 1.400 c.c. se mantiene. Es decir, los automotores nacionales pagan el 20% y los importados el 35%.



Esto, según algunos importadores, podría generar un desplazamiento adicional al producido por motivos de seguridad de la demanda de vehículos de más de 1.400 c.c. hacia la de menos de 1.400 c.c.



Según Octavio Morales, gerente comercial de Ford, "la barrera de 1,4 litros para variar el IVA es demasiado baja. Debería establecerse hasta motores de 1,6 litros que ya son comunes en autos de segmentos B, B+ y C".



Por esto, el sector encabezado por Fenalco estima que un incremento del IVA desincentivaría de tal forma la compra de carro importado, que los estimativos de recaudo del gobierno por este cambio no se cumplirían y sí sería un duro golpe para una de las pocas industrias que ha crecido durante el último año.



Además, según Mery Alice Crump, gerente de Crump América, "la reforma tributaria también viola un acuerdo firmado con la Organización Mundial del Comercio en el 2001, lo cual puede generar represalias contra el país. El acuerdo establecía que a partir de junio del 2003 y durante dos años se incrementaría bimestralmente el IVA preferencial de 20% de que gozan los autos ensamblados de menos de 1.400 c.c., hasta llevarlo al mismo nivel de 35% de los importados. Esta decisión se quiere aplazar para enero del 2005".



Otro factor que podría afectar el crecimiento del próximo año es que, según Guillermo Acevedo, gerente comercial de KIA, se prevé que el segmento de taxis, el cual creció 57,4% y contribuyó con un 20% al crecimiento de la industria durante el 2002, podría decrecer entre el 30% y 40% por restricciones legales. Esto significa 5.000 unidades menos, lo cual representa una caída en la industria de 6%.



Si bien por el crecimiento esperado del PIB para el 2003 superior al 2%, la industria debería estar hablando de crecer por encima de las 90.000 unidades, por este tipo de factores casi todas las marcas, tanto importadas como ensambladas, estiman en este momento volúmenes un poco más conservadores, entre 75.000 y 82.000 unidades para el 2003.



Escoja su financiación

Para financiar vehículo, hay tres opciones básicas: la modalidad de consorcio comercial (sorteos), leasing y el tradicional crédito bancario.



La opción del consorcio comercial es conveniente para personas que no cuentan con la cuota inicial o que no quieren descapitalizarse.



La idea con este sistema es ir abonando cuotas mensuales muy bajas, las cuales dependen del precio del vehículo en el mercado y solo se vuelven fijas a partir de la adjudicación del vehículo. Tal adjudicación se realiza mediante un sorteo entre grupos pequeños (120 a 200 personas) o por oferta, en la cual quien anticipe más cuotas se queda con el carro. Cabe aclarar que las cuotas incluyen un porcentaje para un fondo de reserva y gastos de administración. Además, se exige una afiliación de casi el 2% del valor del vehículo. Con este mecanismo, una sola entidad, Megaplan, ha entregado más de 7.500 vehículos en 7 años.



La opción del leasing o arrendamiento con posibilidad de compra se recomienda para personas jurídicas y naturales que declaren renta. Esto debido a que el canon de arrendamiento se va al gasto en el estado de pérdidas y ganancias, lo cual reduce la base gravable y, por tanto, reduce el monto de impuestos por pagar. Además, la propiedad del bien solo se activa cuando se ejerce la opción de compra (un porcentaje, del 1 al 20%, del valor del activo que se paga al final del contrato), por lo cual puede disminuir la base que grava el impuesto al patrimonio.



Las condiciones del leasing en tasas, plazos y cuotas mensuales son muy similares a las de un crédito bancario.



Las actuales condiciones del mercado de crédito siguen siendo favorables para adquirir vehículo: las tasas de interés continúan en niveles bajos (para información discriminada por entidades, consulte www.dinero.com) y la oferta es muy variada. Además, se han creado novedosos esquemas de financiamiento en los que se busca pagar un buen porcentaje del vehículo hacia el final del crédito.





De feria

35 de las 43 marcas que ruedan por Colombia estarán presentes en el VIII Salón del Automóvil, de noviembre 14 al 24 en Corferias. En 30.000 m2, distribuidos en 12 pabellones, se realizará la más importante muestra de autos de Latinoamérica al reunir 110 representantes nacionales e internacionales, incluyendo 2 de las 3 ensambladoras del país.



Los más de 75.000 visitantes que se esperan, 3.000 más que en el 2001, encontrarán además de todas las atracciones, la nueva oferta automotriz del país.



Hyundai GETZ

-Automóvil de gama media que complementará la línea Accent.

Toyota Camry

-Los japoneses introducen una nueva versión del Camry.

Audi A8

-A comienzos del 2003, Colwagen presentará para la gama de lujo esta exitosa versión.

Ford Explorer Sport Trac

-Esta es un híbrido entre utilitario, deportivo y 4x4. Por esto, combina potencia, comodidad y seguridad.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.