Carrera neutralizada

| 11/24/2000 12:00:00 AM

Carrera neutralizada

A las compañías del sector automotor les tocó entrar a pits. El mercado cambió y las empresas requieren nuevas estrategias para sobrevivir.

Después de la gran crisis de los últimos dos años, cuando el mercado de vehículos se redujo a menos de la mitad, las compañías de la industria automotriz están llegando a nueva fase de adaptación. Con estructuras de costos apropiadas para el nuevo escenario y un replanteamiento de fondo en las estrategias, las empresas están listas para continuar la carrera. Fue como una carrera de las 500 millas de Indianapolis, en la que las firmas en competencia iban a una velocidad que no estaban aguantando. La crisis sirvió para entrar a pits y repensar el negocio antes de fundir totalmente los motores.

¿Cuándo se verá la bandera verde? ¿La nueva señal de partida hacia un mercado que crezca de manera sostenida? La industria espera haber tocado fondo en el 99 y ver en los próximos años un aumento en la demanda que la lleve de un mercado de 60.000 vehículos anuales a uno de 90.000 en cinco años. Con estas previsiones, el negocio es viable en el mediano plazo. Será difícil volver a las ventas de 140.000 carros en el 96 y, por ello, los ensambladores e importadores son hoy más productivos y realistas en su operación.



Los pronósticos



El consenso de los principales jugadores de la industria es que es necesario adecuar las estructuras del negocio para vender en el 2001 no más de 65.000 unidades, lo que representará un aumento cercano al 10% frente al 2000, en el mejor escenario.



Otros son menos optimistas. De acuerdo con estimaciones de Econometría, firma contratada por la industria para realizar la evaluación y proyecciones del mercado, las empresas en el mejor de los escenarios tendrán un crecimiento del 5,9% en unidades. Esta estimación sobre la base de un crecimiento económico del 5,0% que no parece la más probable.



Pero, al margen de los números y las proyecciones, lo más importante es la transformación del negocio. Se observa una industria más madura y racionalizada. La crisis la sorprendió con unos inventarios elevados, lo cual la llevó a una guerra de precios de la cual ya está saliendo. Aterrizó en un escenario más aplomado, donde impera el control de costos, el mejor manejo de inventarios y una mente más enfocada en el cliente y no en cómo ganar participación de mercado a cualquier costo.



Resultados en el 2000



En lo que va corrido del 2000, las ventas de la industria llegan a las 50.607 unidades hasta octubre, un 5,16% más que el acumulado hasta el mismo mes del año anterior. De estas, el 57,23% corresponde a las ensambladoras y el 42,77% a las importadoras. Para las ensambladoras, las exportaciones han sido la tabla de salvación. Es el caso de Colmotores, que gracias a las ventas en el mercado externo ha podido incrementar sus ingresos en un 300%. Por su lado, Sofasa está exportando casi el 65% de su producción.



Al finalizar el 2000, el balance de la industria será positivo, a pesar de las dificultades que ha afrontado. La industria no sale de los tiempos de crisis con las manos vacías. Por el contrario, las empresas han acumulado un valioso activo para el futuro: conocimiento.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.