| 9/12/2008 12:00:00 AM

Carlos Ardila Lülle. Forjador de empresas

Este año, Ardila logró salvar a Coltejer de la liquidación, vendiéndola a la multinacional mexicana Kaltex, que le asegura la supervivencia de la marca y la estabilidad laboral para cientos de trabajadores.

A los 24 años demostró su olfato empresarial, cuando se empecinó en producir una gaseosa de manzana que en su momento fue criticada pero que terminó volviéndose exitosa. Su interés por invertir en empresas con potencial de desarrollo lo llevó a convertirse en el dueño de Postobón y, posteriormente,  en uno de los industriales más destacados del país. Hoy es el propietario de un conglomerado con ventas anuales superiores a los $4,6 billones y un Ebitda que supera los $1.000 millones.
Este ingeniero civil, egresado de la Facultad de Minas de la Universidad Nacional de Colombia, seccional Medellín, fue elegido empresario del siglo XX en Colombia por los decanos de administración de empresas de las principales universidades del país. Igualmente, ha sido designado varias veces como el empresario más admirado del país.
A finales de la década de los 90 experimentó una de las épocas más difíciles de su vida empresarial. La crisis de la economía lo cogió en un momento de alto endeudamiento, en pleno ensanche de cervecería Leona y, para completar, en ese periodo Postobón, su empresa estrella y la fuente de caja de la organización, estaba siendo atacada por Coca Cola y veía amenazada su participación de mercado. Postobón llegó a tener un pasivo financiero aproximado al billón de pesos, conformado por una deuda bancaria de casi $800.000 millones y por pagos atrasados, de casi un año, a proveedores.
Pero Ardila logró salir adelante gracias a la venta de Cervecería Leona al grupo Santo Domingo, y a un programa especial de austeridad para pagar la deuda, bajar el pasivo y concentrarse en el negocio de gaseosas y de jugos.
En 2004, el industrial celebró los 100 años de Postobón y continuó con el proceso de modernización y ampliación de las plantas. Como parte del fortalecimiento en el sector de bebidas, incursionó en nuevos segmentos como los jugos, néctares, bebidas energizantes, té, aguas funcionales, aguas saborizadas, y compró en junio de 2006 la Productora de Jugos S.A., el negocio de jugos de Bavaria, por US$55,3 millones.
En el sector agroindustrial, la Organización Ardila Lülle fue pionera en la producción de biocombustibles a partir de caña de azúcar. En la actualidad, produce alcohol carburante a razón de 675.000 litros diarios, equivalentes a 12.000 barriles de petróleo al día. Incursionó también en la actividad de cogeneración eléctrica a partir de bagazo de caña y, en 1997, se convirtió en el primer productor privado en vender energía generada al sistema nacional interconectado.
Este año, Ardila logró salvar a Coltejer de la liquidación, vendiéndola a la multinacional mexicana Kaltex, que le asegura la supervivencia de la marca y la estabilidad laboral para cientos de trabajadores, lo que era su mayor preocupación.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?