| 9/14/2007 12:00:00 AM

Carbón sin contaminación

La restauración de los suelos, la conservación de las especies y la relación con las comunidades indígenas es una prioridad en el negocio minero de El Cerrejón. Los resultados saltan a la vista.

Sin lugar a dudas la explotación minera es una de las de mayor impacto en el medio ambiente. En minas de cielo abierto, como la del Cerrejón, se mueven entre 6,5 y 10 toneladas de material estéril (tierra y piedras) para sacar una tonelada de carbón y esto, ante los ojos de la gente, es muy agresivo con el medio ambiente.

Las directivas del Cerrejón tienen claro que su negocio no puede atropellar ni a la comunidad ni al medio ambiente, no solo porque esto causa rechazo hacia la empresa e interfiere en sus operaciones, sino porque el deterioro de los recursos naturales tiene un alto costo y se castiga de manera severa por parte de la sociedad.

Bajo esta premisa, la visión de la compañía carbonera es producir más carbón con menos contaminación y por esto ha destinado más de US$70 millones desde el inicio de sus operaciones en los años 80 hasta la fecha con este fin.

La mina es 'abierta' al público, pues dentro de la filosofía empresarial se busca que la gente conozca el proceso de extracción de carbón pero que también conozca las actividades que se desarrollan para la recuperación de los suelos, la conservación de las especies y el cuidado del medio ambiente.

Por ejemplo, para mantener los niveles de calidad del aire dentro de los límites legales establecidos por la norma colombiana se han implementado las siguientes medidas: riego continuo de vías con una flota de 18 tanqueros de 20.000 galones de capacidad cada uno, sistemas de supresión de polvo en todos los sitios de transferencia del carbón, bandas transportadoras de carbón cubiertas, silos de almacenamiento temporal para el cargue de trenes y buques con sistemas efectivos de control de emisiones.

La operación en la mina es integrada, desde la explotación hasta la exportación del mineral, y cuenta con equipos de alta tecnología para garantizar el mínimo impacto ambiental.

Para verificar la calidad del agua, la mina cuenta con un programa de monitoreo periódico, así como con un sistema de trampas de grasas y separadores de aceites en áreas de talleres y mantenimiento de equipos. Como herramienta para evaluar la calidad del río Ranchería se utiliza el Índice de Calidad del Agua (ICA), metodología desarrollada por la Fundación para la Sanidad Nacional de los Estados Unidos.

En lo que respecta a tierras, se cuenta con un banco para guardar la primera capa que se quita del suelo y bodegas de almacenamiento de material no estéril para luego iniciar un proceso de recuperación del suelo en el que se devuelven los mismos materiales a la naturaleza.

La fauna también es clave. En el campamento hay una especie de zoológico con aves, serpientes y diversos animales, así como un lago con cocodrilos, peces y especies marinas. La idea es salvar las especies y evitar su extinción.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?