| 12/7/2007 12:00:00 AM

Cali

Abierta, acogedora y alegre. Así es Cali, la ciudad que alberga 200 escuelas de salsa, 22 grupos de teatro, nueve museos, una orquesta sinfónica y una de las bases económicas mejor cimentadas del país.

Las condiciones que determinan la calidad de vida han mejorado bastante en la ciudad. La tasa de desempleo pasó de 12,7% en el período julio a septiembre de 2005, a 11% en igual lapso de 2007. Las exportaciones prácticamente se duplicaron entre 2002 y 2006.

En el año, hasta junio, se habían creado 1.400 empresas, 13% más que en el mismo lapso del año pasado y el capital de las nuevas firmas, $133.000 millones, fue 168% mayor que el del primer semestre de 2006.

El panorama tiende a mejorar con una ola de inversiones. Daniel Zamorano, de la Cámara de Comercio de Cali hace un inventario. En infraestructura, la doble calzada de Buga a Buenaventura, la reactivación del ferrocarril del Pacífico y el sistema de transporte masivo MIO que comenzará a rodar en mayo próximo. En inversiones industriales, los proyectos superan los $1,3 billones y en servicios y comercio pasan de $470.000 millones. Entre estos se destacan la construcción de dos grandes plantas de bebidas, una de SABMiller y otra de Postobón, lo mismo que la puesta en funcionamiento del Centro de Eventos, que opera en un área de 40.000 mt2.

Al lado de eso, la cobertura en aspectos sociales ha mejorado. "Los mayores avances de la ciudad están en salud y educación", dice Mauricio Vásquez, director de la organización 'Cali Cómo Vamos'. La cobertura en salud, según lo muestra un estudio de Fedesarrollo, pasó de 80,4% en 2005 a 83,1% en 2006.
 
La tasa de analfabetismo en mayores de 15 años pasó de 1,9% en 2004 a 1,2% en 2006, una baja en la que superó notablemente a Bogotá. Y en otros aspectos de cultura, festivales como el Internacional de Arte, el de música del pacífico Petronio Álvarez, y el Ajazzgo, completan una oferta de eventos en el que antes solo cabía la Feria de Cali.

De igual forma aparecen restaurantes nuevos en Granada, San Fernando y Ciudad Jardín, hay espectáculos de salsa de altísimo nivel como Delirio, circo en el Circo para Todos, y ballet con Incolballet. Hay una gran oferta de atracciones. "Para el disfrute ganado después del esfuerzo del trabajo", como describe Clara Sánchez de la Cámara de Comercio de Cali, este rasgo de los caleños.

¿Todo maravilloso?
Naturalmente hay problemas. Hay retrocesos en movilidad, tanto en el estado de la malla vial como en accidentalidad, señala Mauricio Vásquez. También le preocupa el medio ambiente. La invasión del espacio público, la contaminación auditiva, del agua, visual y las basuras, que tienen todas una calificación elevada en las mediciones.

En seguridad, la tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes pasó de 91 en 2004 a 74 este año. "De todas maneras el índice de homicidios es alto", reconoce Mauricio Vásquez. En vivienda, el déficit sigue siendo elevado. Más de 100.000 viviendas. La gran necesidad de vivienda para los estratos 1, 2 y 3 no tiene suficiente atención. El 12% de los caleños vive en la pobreza, menos que el 14% de Bogotá, pero sigue siendo una cifra alta. También habrá una creciente demanda de servicios para mayores de 65 años. Esta población ya es el 12% del total, mientras que en Bogotá, por ejemplo, es el 10%.

Pero a pesar de esto, las cosas buenas superan con creces las cosas malas. La última encuesta de Cali Cómo Vamos, de julio, muestra que el orgullo de los caleños por su ciudad es el mismo del año pasado, 3,9, lo que parece apoyar esa idea. Sin embargo, a la 'Tierra de hermosas mujeres', a la 'Sucursal del cielo', no le vendrá nada mal el empuje que se desprenderá de las mejores condiciones económicas, siempre que se administre bien para beneficio de todos los ciudadanos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?