| 4/3/2009 12:00:00 AM

BID: Capitalización con final feliz

En el tercer trimestre habrá una reunión extraordinaria de ministros de Hacienda de los 48 países que integran el BID para definir el tamaño del aumento de capital.

Quince años después de haberse aprobado la última reposición de capital que elevó de US$60.000 a US$100.000 millones el capital ordinario del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la 50 Asamblea de Gobernadores aprobó el inicio de un nuevo proceso para fortalecer el patrimonio de la entidad.

La implementación de paquetes de estímulo fiscal en América Latina para enfrentar la crisis financiera internacional, las mayores necesidades de financiación de estrategias de crecimiento económico de los países de la región y la urgencia de impulsar temas estratégicos para el desarrollo regional se convirtieron en poderosos argumentos para movilizar a los países hacia la aprobación de un aumento del capital, que se hizo efectiva por medio de la resolución 2676 el pasado lunes 30 de marzo.

Para este año el BID planea otorgar créditos a los países de América Latina y el Caribe por US$18.000 millones, frente a los US$11.000 millones aprobados durante 2008. La expectativa de no conseguir la capitalización había llevado a expertos del Banco a calcular que para 2010 tendría que reducir el monto de créditos a unos US$6.000 millones, en momentos en que la crisis financiera internacional apremia y hace urgentes las necesidades de los países por acceder a recursos de crédito para garantizar sus programas de desarrollo.

Las anteriores reposiciones de capital no tuvieron un trámite fácil y esta no será la excepción. Las expectativas más optimistas del presidente del BID, Luis Alberto Moreno, apuntan a que el proceso tome alrededor de 18 meses. Sin embargo, hay quienes creen que este podría tardar de dos hasta cinco años, pues no solo se requiere la voluntad política de los países sino también la aprobación por parte de los Congresos.

Otro tema álgido es el monto de capital a reponer, que ahora pasará por un proceso de reuniones y consultas técnicas que se surtirán en los próximos meses. Aunque durante la Asamblea de Gobernadores del BID, que culminó el martes 31 de marzo en Medellín, el ex ministro peruano Pedro Pablo Kuczinsky habló de una cifra entre US$150.000 millones a US$180.000 millones, que consideró 'modesta', habida cuenta de la inflación de los últimos 15 años en la región, su definición estará en cabeza de los 48 ministros de Hacienda y del Tesoro que integran la Asamblea de Gobernadores del BID.

De aprobarse el aumento por US$180.000 millones, se elevaría hasta US$280.000 millones el capital aprobado. De estos recursos, solo el 4% corresponde a capital pagado, mientras el 96% restante es capital exigible, lo que implica que el aumento de capital requerirá de un capital pagado equivalente a US$7.200 millones. De esta cifra, el 50% la tendrán que aportar los países no prestatarios, que al mismo tiempo se convierten en los principales garantes en las gestiones de apalancamiento financiero que adelanta el Banco.

Actualmente, el BID tiene como socios 26 países que reciben préstamos -de América Latina y el Caribe-, y 22 más que no son prestatarios, siendo Estados Unidos el mayor accionista individual, con 30% del capital. Con la reposición de capital por US$180.000 millones, Estados Unidos tendría que pagar US$2.160 millones de los US$7.200 millones de capital exigible, lo que convierte al secretario del Tesoro de ese país, Timothy Geithner, en un actor fundamental para el proceso. Aunque Geithner expresó su respaldo al proceso, reiteró algunas condiciones de buen gobierno que tendrá que garantizar el BID.

En últimas, el monto de capital necesario y la capacidad financiera del BID dependen en buena medida de su suficiencia para fondear operaciones de crédito en los mercados de capital. A lo largo de su existencia, el Banco ha mantenido su calificación AAA por parte de las calificadoras de riesgo que han tenido en cuenta el apoyo que recibe la entidad de los países miembros no prestatarios. Por eso, aunque en teoría el BID podría hacer exigible el capital de todos los países miembros en caso de que algún prestatario quedara en mora, los mercados sólo aceptarían como garantía el capital exigible de los países miembros no prestatarios.


Un proceso ágil

El ministro de Hacienda de Colombia, Óscar Iván Zuluaga, anticipó que planea convocar de manera extraordinaria, para julio próximo, una reunión para definir el monto del capital a reponer. Según el funcionario "las necesidades regionales de financiamiento requieren de un BID con mayor capacidad de préstamo. Si bien el Banco ha aumentado el volumen de recursos que presta a los países, su tamaño ha ido disminuyendo en comparación con la economía regional".

Para Luis Alberto Moreno, con la capitalización se logran dos cosas "iniciar rápidamente un proceso para flexibilizar unas políticas que nos sirvan para poder aumentar el monto de recursos que podemos prestar e iniciar un proceso de negociación entre los accionistas del Banco que conduzca a un aumento del capital".

Rodrigo Parot, representante de BID en Colombia, cree que si bien la reposición de capital se da en momentos en que la crisis mundial apremia, la decisión no puede atribuirse solo a la situación coyuntural. "No podemos decir que la capitalización se debe hacer para frenar la crisis, porque desde hace un par de años se ha venido planteando el tema. Sin embargo, la crisis ha puesto al descubierto que es necesario garantizar un mayor apoyo a los países y que existe una gran cantidad de temas nuevos que requieren este soporte financiero", explica Parot.

Y aunque el proceso apenas arranca, lo que todos esperan es que la reposición garantice que la entidad mantenga su papel de apoyo a la región y responda a los nuevos desafíos de desarrollo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?