| 4/30/2004 12:00:00 AM

Barranquilla, prosperan los negocios

Las principales empresas de la ciudad consolidan sus planes de expansión, la construcción despega, las grandes superficies entran y hay compañías que planean instalarse allí para aprovechar las ventajas del puerto.

Tal vez en ninguna otra ciudad sea tan palpable como en Barranquilla la mejoría en el clima de inversión que hay en el país. Los niveles de construcción están llegando a los de 1998, año en que el auge edificador estaba en su cúspide. Las inversiones previstas por 10 de las mayores empresas de la región alcanzan los US$345 millones, y grandes cadenas como Éxito, Carrefour y Home Center están entrando a competir en este mercado de 1,3 millones de habitantes, pero que es el eje comercial de la Costa Caribe.

Si bien algunas empresas cerraron o trasladaron sus centros de decisión a otras ciudades, como Cofinorte (se liquidó), Terpel Norte, Cervecería Águila, Celcaribe o Philips, otras están creciendo y han compensado esa situación, explica Enrique Berrío, presidente de la Cámara de Comercio de Barranquilla.

El dinamismo empresarial está marcado, sin duda, por la recuperación que se ha dado en el país. Pero la extensión de las preferencias arancelarias a Estados Unidos y la inminencia de la firma de un tratado de libre comercio con ese país también están generando grandes expectativas entre la industria, y han sido uno de los motores para que nuevas empresas se ubiquen en la ciudad, aprovechando la cercanía al puerto. El año pasado, la Alianza Team hizo una ampliación por US$15 millones y se instalaron allí Líder Plast Andina, Fluid Containment Andina, Proficol Andina sucursal Colombia, Concrecem y La Cancha. Estos movimientos representaron inversiones por US$60 millones, de acuerdo con Probarranquilla, fundación encargada de promover el desarrollo económico de la ciudad y el departamento.

Para este año, se están haciendo contactos con Noel, Protabaco, Hanetec y Bayer CropScience, entre otros, que han mostrado interés en invertir en la ciudad portuaria, afirma Tatyana Orozco, directora ejecutiva de Probarranquilla, y quien tiene a su cargo conseguir inversionistas y facilitarles el proceso de instalación.



Se reactiva la inversión

Pero no solo las empresas de afuera están pensando en invertir en Barranquilla. Las empresas locales o que ya están localizadas allí, como Acesco, tienen buenas perspectivas para este año y, además de aumentar sus planes de inversión frente al ritmo de años anteriores, muchas están pensando en hacer expansiones en sus plantas de producción.

Acesco, por ejemplo, que en febrero aumentó de 80.000 a 120.000 toneladas año la capacidad de su planta de galvanizado, también está evaluando la ampliación de la planta de laminación en frío en 200.000 toneladas anuales, decisión que se debe tomar en los próximos tres meses. "Para esto nos estamos apoyando en que el mercado nacional crezca, pero sobre todo en que no alcanzamos a abastecer la empresa de Costa Rica y en que, con el tratado de libre comercio con Estados Unidos, las oportunidades de ser una plataforma productora para ese mercado son enormes", asevera Carlos Arturo Zuluaga, presidente de Acesco.

Por su parte, Cementos del Caribe, cuyas inversiones rutinarias eran entre US$2 y US$3 millones anuales, hará inversiones en 2004 por US$15 millones en la optimización de la planta y la instalación de una moderna línea de despacho. "Las inversiones obedecen a mercados adicionales de exportación que nos están demandando, principalmente Estados Unidos", explica Eric Flesch, presidente de la compañía.

Además, otras dos empresas de Cementos del Caribe tienen planes de inversión en optimización de las plantas, cada una por US$10 millones: Colclinker y Tolcemento. Estas empresas también están estudiando planes de expansión. En Colclinker la idea es instalar una cuarta línea, que le permitiría aumentar su producción en 1,5 millones de toneladas anuales. Este proyecto cuesta US$70 millones. Tolcemento piensa instalar una tercera línea de producción, que por US$50 millones permitiría incrementar en un millón de toneladas anuales la producción.

A su turno, Promigas, otro de los grandes grupos de la Costa, planea invertir $100.000 millones en la región, para dotar con tecnología de punta al gasoducto. Montará 13 nuevas estaciones de gas vehicular, por un valor de $25.000 millones. "Aunque las inversiones en el gasoducto son obligatorias, el hecho de que entren $100.000 millones a la economía regional impulsará el crecimiento", asegura Antonio Celia, presidente de Promigas. Otra empresa muy activa es Gases del Caribe, que acaba de adquirir una participación importante en las empresas de gas del Eje Cafetero. La operación, que ascendió a $25.000 millones, le da acceso a un mercado con un ingreso per cápita alto, como el Eje Cafetero.

El comportamiento de la demanda de gas es el mejor ejemplo del dinamismo que hay en la ciudad. En el último año ha aumentado entre 15 y 18%, gracias a la recuperación en el consumo industrial, comercial y residencial, explica Ramón Dávila, gerente de Gases del Caribe.

El sector de servicios públicos ha estado muy activo. Triple A, la empresa de acueducto, aseo y alcantarillado que ha invertido US$60 millones en los últimos seis años en mejorar el cubrimiento y la calidad del agua en Barranquilla, tiene un plan de inversiones por US$30 millones para los próximos cuatro años, que se destinarán a arreglar los caños de la ciudad; al aumento del 90 al 100% en la cobertura de alcantarillado y a obras en el área metropolitana. Por su parte, la electrificadora creó en octubre pasado Energía Social, para atender a los usuarios de menor estrato, que facturan al año $4.100 millones, pero solo pagan el 11% de estos recursos. "La meta es aumentar a 22% la facturación este año", anuncia Hernán Maestre, gerente de Energía Social.



Las grandes superficies

A los proyectos de expansión de las empresas locales se suma el ingreso de dos nuevos competidores al comercio: Éxito, que con una inversión de $60.000 millones abrió sus puertas el año pasado, y Carrefour, que con una inversión cercana a los $60.000 millones debe abrir sus puertas en 2005.

Los nuevos competidores se enfrentan a dos compañías muy fuertes en la Costa. Olímpica, el líder de ese mercado, y Carulla Vivero. La primera abrió en los últimos dos años un SAO y dos supertiendas en la ciudad, y como parte del programa nacional de modernización, en el que invirtió $25.000 millones, remodeló la totalidad de sus almacenes en Barranquilla (12).

Las inversiones para 2004 son del orden de $50.000 millones, incluyendo la apertura de dos SAO, uno en el Centro Comercial Portal de la 80 en Bogotá, y otro en el Centro Comercial Portal del Quindío, en Armenia, con un área de ventas estimada de 10.000 m2 entre los dos, cuya promoción y construcción está a cargo de Portal de la 80, filial de Olímpica. El 30% de la inversión se destinará a la Costa.

A pesar de la reactivación del país, la oferta de metros cuadrados de grandes superficies en Barranquilla está creciendo más que la demanda, gracias a la llegada de los nuevos actores del comercio, por lo que se espera que la competencia entre almacenes se intensifique en los próximos meses. "Nosotros estamos respondiéndole al cliente con mayor servicio", señala Antonio Char, presidente de Olímpica.



La construcción

Otro sector que ha repuntado es el de la construcción. El año pasado, las licencias aprobadas en el área metropolitana llegaron a 461.210 m2, una extensión superior en 13,3% a la reportada en 1999, cuando todavía se sentían los efectos del auge. "Somos atípicos. A nosotros, la crisis nos llegó dos años más tarde y ahora la recuperación, que en Bogotá está jalonada por el estrato 6, aquí se ha dado en los estratos 3 y 4", explica Rossana Pezzano, gerente de Camacol Regional Caribe.

Urbanizadora Villa Santos, la principal desarrolladora urbana de la ciudad, tiene proyectos que, a precios de hoy, representan un 30% más de lo que invertía en el boom. Esta empresa del grupo Cementos Caribe es la mayor propietaria de lotes en la ciudad y con su actividad ha contribuido al desarrollo del norte de Barranquilla, en el sector del paseo la Castellana, donde se abrió recientemente el centro comercial Buenavista, y el hotel Dann Carlton, Home Center y Casa Estrella, han comprado terrenos.

Villa Santos planea arrancar este año con la urbanización de 45 hectáreas al norte de la ciudad para estratos 4, 5 y 6, y otras 40 hectáreas en el sector de Mallorquín, al nororiente, para vivienda de interés social. "Tenemos planeada una inversión de $60.000 millones para los próximos 30 meses", afirma Alex Char, uno de los grandes constructores de la ciudad y quien ha optado por tener un portafolio diversificado en distintos estratos socioeconómicos.

Aunque en los años anteriores la mayor parte de la construcción estuvo ubicada en estratos 2, 3 y 4, el represamiento en estrato 6 ha hecho que este año se empiece a generar una oferta interesante de estos proyectos, sin que esto signifique que la vivienda de menor valor se deje de construir.

En el sector público, el proyecto más importante es el sistema de transporte masivo, Transmetro, que, con un costo de $120.000 millones, permitirá el desembotellamiento del tránsito en la ciudad. Como explica Álvaro Osorio, gerente de Transmetro, habrá dos firmas operadoras.

Barranquilla ha mejorado en la dotación de servicios públicos, portuarios y aeroportuarios en los últimos 10 años. Sin embargo, todavía queda mucho por hacer en educación, salud e infraestructura vial, como afirma Jesús Ferro, rector de la Universidad del Norte.

La inminencia de un tratado de libre comercio con Estados Unidos se puede convertir en el mejor motor de desarrollo para la ciudad, al atraer inversión y dinamismo a la economía. Sin embargo, es prioritario que se haga la inversión social necesaria para que el mayor dinamismo beneficie a la población y permita un mejor aprovechamiento de las nuevas oportunidades.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?