| 3/16/2006 12:00:00 AM

Avances en ciencia y tecnología y la educación superior

El aumento en la inversión en ciencia y tecnología, el acercamiento de la industria y la academia y la mejora en la calidad de la educación superior son elementos cruciales para cerrar la brecha tecnológica que nos separa de los países desarrollados.

La ciencia y la tecnología son un factor fundamental para el desarrollo económico del país, pues de su impulso dependen el mejoramiento de la competitividad del sector productivo y la generación de oportunidades sociales. La innovación es la primera fuerza de la evolución competitiva y permite que las ventajas sean sostenibles en el largo plazo.

La revista The Economist publica trimestralmente informes sobre avances tecnológicos en numerosos frentes, desde robótica hasta nanotecnología, y desde informática hasta genética. Hacen referencia a vehículos autónomos sin conductor, a la creación de una red de energía apoyada en la web y a múltiples temas que tienen una característica común, cada día más relevante: son desarrollados por equipos interdisciplinarios.Todos estos avances van a aumentar la brecha de conocimiento entre países desarrollados y en vías de desarrollo, como Colombia, a menos que se tomen medidas para acelerar en forma significativa el desarrollo tecnológico. Uno de los factores fundamentales para lograr avances es una mayor inversión en ciencia y tecnología de parte de los sectores público y privado. Actualmente, la inversión en ciencia y tecnología en Colombia es del 0,2% del PIB, mientras que en Brasil es del 1,0%, en China del 1,2% y en Estados Unidos y Japón es del 3,0%. Colombia ocupa el puesto 74 entre 117 países en el Índice de Tecnología que calcula el Foro Económico Mundial y el puesto 87 en cuanto a la disponibilidad de científicos e ingenieros en el territorio. No hay duda de que se requiere un aumento sustancial en la inversión. El acercamiento de la industria y el sector académico constituye otra condición de gran importancia. El ejemplo de lo que se puede lograr con esta cercana colaboración se da en lugares como el Valle del Silicio, en California, y la Ruta 128, en Massachusetts. El modelo es aplicado hoy en China e India. Lo mismo hay que hacer en Colombia. Se están dando pasos en esta dirección, como la de ocho universidades de Antioquia y el sector productivo; y el de algunas otras, entre ellas la Universidad Nacional, la Universidad del Valle y la Universidad de los Andes.El desarrollo de programas de posgrado, sobre todo doctorales, debe impulsarse, pues la investigación avanzada en las mejores universidades del mundo se logra en estos programas. La brecha entre los países desarrollados y Colombia en este aspecto es considerable.La mejora de la calidad en la educación superior debe continuar. Colombia requiere muy buenos profesionales, pero también tecnólogos y técnicos, en proporciones adecuadas.

De los egresados de las instituciones de educación en Colombia, el 78% corresponde a profesionales y el 22% a tecnólogos y técnicos. Es una proporción similar a la que existe en Bolivia. En contraste, en el Reino Unido la proporción es prácticamente la inversa. Aquí hay un problema que es necesario corregir. En los países avanzados nadie espera que todas las universidades desarrollen el mismo tipo de educación. Siguiendo este modelo, deberíamos tener universidades comunitarias, buenas universidades de pregrado y, donde las condiciones lo permitan, universidades de posgrado e investigación. La continua migración de instituciones de un nivel a otro es inconveniente, porque este camino conduce a que se cumpla el principio de Peter: cada uno avanza hasta llegar a su nivel de incompetencia. En síntesis, el cierre de la brecha tecnológica solamente se puede dar con un esfuerzo concertado entre el sector público, el sector productivo y la academia, que comprenda el incremento sustancial en los recursos que se invierten en ciencia y tecnología, y la mejora sustancial en la calidad de la educación superior, particularmente en posgrado e investigación. El gobierno tiene la capacidad de generar grandes movimientos hacia el cambio. Las empresas y las universidades tienen la gran responsabilidad de avanzar con audacia en este camino.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?