| 9/15/2006 12:00:00 AM

Autor del manual

La petrolera Hocol desarrolló una de las mejores metodologías de acción social y responsabilidad empresarial en el país.

"Las empresas tienen la posibilidad de generar riqueza para todos". Esta apreciación es guía en la operación de la petrolera Hocol, una empresa que tiene uno de los casos más desarrollados de RSE del país. Tanto, que desde Colombia ha desarrollado para sus casas matrices los manuales del tema para varios países, de Venezuela al Congo.

Los negocios petroleros son operaciones de enclave, pues permanecen en el lugar donde explotan el crudo en promedio 40 años. Eso los obliga a desarrollar métodos sofisticados para relacionarse con las comunidades vecinas. Para la empresa, el caso colombiano es complejo por la existencia de los grupos violentos y de grupos de interés que quieren recibir rentas de las petroleras.

La forma en que Hocol se aproxima a este problema es con inclusión y concertación, temas que a su vez tienen varios componentes. De un lado, le da prioridad al empleo de los residentes de la zona de explotación. De hecho, en la actualidad, la totalidad de los empleos no calificados de la compañía los tienen personas de esas regiones. También contrata y compra bienes y servicios en la zona. La estabilidad de los acuerdos con la petrolera les permite a los contratistas consolidar sus empresas, como ocurrió en el caso de Mecánicos Asociados (ver recuadro) o de la empresa Varisur.

Hocol complementa esta acción con programas para mejorar la capacidad de las familias de generar ingresos con actividades no petroleras. La fundación Hocol capacita, asesora y ofrece ahorro y crédito a las comunidades para que desarrollen nuevas fuentes de ingresos. Hocol trata de asegurar que los empleados destinen sus ahorros a constituir actividades productivas no petroleras para mantener sus entradas en el futuro. Para fortalecer las comunidades, desarrolla programas de liderazgo y escuelas para la democracia, lo mismo que planes para las organizaciones de base. Ayuda a conformar juntas de acción comunal que son un interlocutor único para generar acuerdos con la comunidad. La acción de la petrolera siempre acompaña al Estado, lo legitima y nunca lo reemplaza en sus tareas. Por eso, entre otras cosas, ha logrado mantener niveles de violencia mínimos en sus regiones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?