| 1/18/2008 12:00:00 AM

Aterrizaje suave

El sector de la construcción inicia el año con la seguridad de que un crecimiento menor al de los años recientes no es problema. 2008 es el de los megaproyectos empresariales.

Si el balance general del sector de la construcción en 2007 es más que positivo, en el nuevo año las expectativas no dejan de ser buenas, aunque se tiene claro que también será el inicio de una moderación del ritmo que el sector venía mostrando con tasas de crecimiento de más de dos dígitos en el último lustro.

La presidente ejecutiva de Camacol, Beatriz Uribe Botero, ha advertido ya en varias ocasiones sobre "las señales de moderación en el ritmo de expansión de la construcción en el mediano plazo", y ha resaltado como causas la desaceleración de la economía mundial, las respuestas monetarias a las presiones inflacionarias y algunas brechas de productividad. También ha calificado este año como de "estabilización de los principales indicadores macroeconómicos" y prevé el comienzo de "un necesario y sano proceso de ajuste o aterrizaje suave del ritmo de expansión del sector".

En cuanto a los distintos segmentos de la construcción, Luis Fernando Correa, presidente mundial adjunto para las Américas de la Federación Internacional de Profesionales Inmobiliarios (Fiabci), afirma que luego de un excelente 2007 para todas las tipologías, ciudades y estratos, este será el año de los municipios intermedios.

"Ya hemos evidenciado la expansión de proyectos de construcción comercial en Tunja, Pereira, Zipaquirá, Armenia... Este año veremos cómo proyectos de hotelería en estas ciudades y otras que son paso obligado en las rutas que conectan las grandes ciudades del país ­—Cali, Medellín, Bogotá, Barranquilla—, se estructurarán y arrancarán como una tendencia necesaria", dice Correa.

El experto afirma que las estadísticas muestran un copamiento a corto plazo de la oferta hotelera en temporadas altas; lo que hace atractivo el desarrollo de proyectos en ciudades alternativas que pueden presentar menores costos de terrenos y edificación. Así mismo, el copamiento se siente en la oferta para los turistas de negocios, pues es un segmento que crece y lo seguirá haciendo en la medida que el país es atractivo para la inversión y se mantiene el clima de tranquilidad. "La oferta para el turismo corporativo está copada, tanto de hoteles como de espacios para negocios, y empezamos tarde a responder, así que hasta este año se acabarán algunos proyectos y se arrancarán apenas otros, por lo cual la construcción de megaproyectos con hotelería, centros empresariales y de servicios es una tendencia que arranca para mantenerse por un par de años", asevera Correa.

Tanto Correa, de Fiabci, como Ricardo Navarrete, presidente nacional de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, nos guiaron sobre las tendencias más importantes para este año en el sector constructor y, si bien es claro que el auge de construcción de vivienda continuará y en ciudades como Cali los estratos cinco y seis serán claves, los expertos coinciden en que tanto los proyectos de renovación urbana como los de centros empresariales y de negocios serán noticia por su número y tamaño.

Estos proyectos de repotenciación de lugares clave en las ciudades ya vienen avanzando en algunas capitales del país, pero será en este año cuando se consoliden algunos que estaban en diseño y entren a la parrilla algunos nuevos. Además, la extensión de tecnologías de punta para prestar servicios internos en las edificaciones y la sostenibilidad, serán tendencias que le agregarán valor a los proyectos.

Coincide con ellos el presidente de Fedelonjas, Sergio Mutis, quien afirma que "el reto de los nuevos alcaldes es generar suelo disponible, incentivar la renovación urbana, minimizar trámites y mantener seguridad jurídica en la actividad edificadora para conservar la dinámica del sector".

Renovación urbana y centros empresariales
La renovación urbana se concibe como un proceso de inversión de recursos para reincorporar zonas de la ciudad que por diversos motivos han sufrido deterioro y su infraestructura está desaprovechada frente al potencial productivo que puedan generar. "Normalmente son estimuladas por el Estado, generando condiciones controladas de competencia inmobiliaria para lograr nuevos y atractivos sectores en las ciudades", explica el arquitecto Ricardo Navarrete, de la Sociedad Colombiana de Arquitectos.

La tendencia marcada de renovación en 2008 radica en que los proyectos buscan no solo rescatar zonas centrales habitacionales o históricas de las ciudades, sino que buscan repotenciarlas comercial y turísticamente. Como lo afirmó Luis Fernando Correa de Fiabcii, el turismo de negocios o corporativo seguirá creciendo este año y la oferta de espacios de alojamiento y reunión es escasa, por lo cual los proyectos de renovación también buscan responder a esta tendencia y no solo a mejoras en las zonas de habitación.

Un ejemplo claro de esto es el proyecto de Pereira, Ciudad Victoria, que ya culminó su primera fase y se encuentra en la preparación de terrenos para la segunda, donde se erigirá el Centro Internacional del Eje Cafetero. Este se destaca entre otros proyectos que se vienen adelantando en esta ciudad, como Ciudadela Tokio-El Remanso, concebido para la reubicación de grupos de familias que habitaban en zonas de alto riesgo en la ciudad; y el Plan Parcial Bavaria, un conjunto de unidades de actuación urbanística; pues Ciudad Victoria es un gran proyecto de renovación para comercio, negocios y turismo.

El proyecto ha estado en manos del grupo Urbe, que en llave con las dos más recientes administraciones municipales de Pereira ha sacado adelante los proyectos y ha logrado recuperar casi 200.000 m2 del área urbana de la ciudad, y esperan hacer los mismo con otros 100.000 m2 con una inversión total de $40.000 millones. "Presentamos este proyecto siguiendo los conceptos de renovación y repotenciación urbana, como un ejemplo de citymarketing pues ofrece un eje de mercadeo para la ciudad. Al ser proyectos multipropósito pueden jalonar la actividad de la ciudad en un sector antes subutilizado, además buscamos que sea un icono local para los visitantes, ya sea de una zona específica central o de gran actividad económica", comenta el arquitecto Carlos Vallderuten, presidente del Grupo Urbe.

Con esta misma filosofía de renovación se espera arrancar este año el proyecto Viscaya Rosa Centro Internacional en Medellín, que buscará ampliar el impacto y vida de la zona rosa de la ciudad en un lote de 15.000 m2 a través de una inversión de $75.000 millones. Es un proyecto que ofrecerá zonas comerciales, de servicios y una amplia zona de parqueo muy necesaria, que además involucra el re-trazado de la calle 10, donde la Alcaldía ha sido clave. Además, se invertirán $70.000 millones la renovación del área comercial y pública que ya existe.

Por los lados de Cali se desarrollará este año el Centro Internacional Santa Mónica Real, un proyecto de 12.000 m2 y una inversión cercana a los $120.000 millones, que ofrecerá cuatro torres de 20 pisos, para un hotel, un centro médico, apartamentos para vivienda y un centro de negocios. "La apertura del centro de eventos Valle del Pacífico pone en el mapa a Cali como un lugar para grandes eventos empresariales. Con una capacidad para 11.000 personas, el centro demandará servicios complementarios de hotelería, comercio y salud que nosotros cubriremos. Además, Cali es un reconocido centro regional de servicios médicos estéticos", dice Vallderuten.

Finalmente, en Bogotá son varios los proyectos que bajo la batuta de la entidad distrital ERU (Empresa de Renovación Urbana) se consolidarán este año. El primero de los proyectos que arrancaría es el de los barrios Las Cruces y San Bernardo buscando desarrollarlos urbanísticamente en los próximos tres años. Patricia Lizarazo, gerente de la Empresa de Renovación Urbana (ERU), indicó que este y otro proyecto hacen parte del Plan Centro adelantado por Planeación Distrital. En la parilla también está el del Centro Cultural Colombo Español en llave con el gobierno del Reino de España, que se construirá en la denominada Manzana Cinco, ubicada en la calle 19 con carrera tercera. Rentería Salazar comentó que se "propone construir además del Centro Cultural Colombo-Español, apartamentos para estudiantes y profesores universitarios, locales comerciales y un hotel, entre otros".

Quizá uno de los ejemplos más palpables de renovación en la capital hasta el momento, es el de la Ciudadela San Martín, que combina complejos residenciales, de salud, esparcimiento, comercio y restaurantes, y busca convertir las antiguas torres del Hilton, ubicado en el Centro Internacional de Bogotá, en un centro comercial de tercera generación.

Edificios más inteligentes
Por las venas de los nuevos proyectos, y como parte de su estructura, la tecnología y la responsabilidad ambiental serán dos improntas que se destacarán cada vez más este año y en adelante.

"Tendencias como la migración a dispositivos y redes IP, convergencia de redes empresariales, aumento del uso de tecnologías inalámbricas y la creciente atención sobre el medio ambiente y el uso eficiente de la energía, se contemplan ahora como soporte para el desarrollo de proyectos arquitectónicos", comenta Mario Linares, director para la Región Andina, Caribe y Centroamérica de CommScope.

Sobre tecnología, Ernesto Estefan, gerente general de la constructora Contempo, resalta que sistemas de control y automatización más integrados, rápidos y funcionales son el reto de los constructores. "En la categoría de edificios inteligentes los proyectos deben concentrarse en herramientas de seguridad, movilización interior, control ambiental, mantenimiento, evacuación, prestación de servicios públicos y de comunicaciones, bajo esquemas de transparencia y eficiencia, que permitan no solo ahorro en costos de administración y uso, sino que se cumpla con términos de sostenibilidad ambiental", explica.

Estefan enfatiza que la tecnología y la sostenibilidad ambiental en las construcciones dejó de ser un lujo y es parte de la norma, pues las empresas que laboran en esas áreas y los usuarios cotidianos o casuales en su interacción con los espacios impactan el medio ambiente. "La tendencia es que los espacios y sus habitantes a través de las economías de escala que se establecen allí logren ahorros de energía y agua, por ejemplo, ya sea en los procesos de mantenimiento o movilidad, o con sistemas de aire acondicionado con tecnología de punta", dice.

Respecto a los diferentes servicios que se prestan dentro del edificio, desde la red inalámbrica de internet hasta las alarmas de incendios, Linares, de CommScope advierte que sin una infraestructura en común que integre los diferentes sistemas y servicios, "estas docenas de sistemas pueden crear una sobrecarga en el tiempo de vida de los sistemas, generando un costo innecesario y conmoción de la infraestructura. Pero con un backbone apropiado se soportan todos estos sistemas haciendo que las operaciones generen un alto rendimiento y sean rentables", asevera.

Es claro que 2008 será entonces un año concreto y sin fisuras que le puede dejar una importante infraestructura hotelera y de convenciones al país, con posibilidades de mejorar su perfil como destino turístico y de negocios.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?