| 2/1/2008 12:00:00 AM

Arranca la competencia de 2008

Este año habrá una variada oferta de vehículos de todas las marcas y de todos los precios. Los fabricantes comenzarán una nueva "carrera" por conquistar el corazón y el bolsillo de los clientes. Los restos son grandes.

El panorama para el sector automotor colombiano cambió. Venezuela redujo en cerca de 30% su cuota de importación de vehículos desde Colombia, y el gobierno ecuatoriano no solo anunció que protegerá el mercado, sino que planteó una reducción en la importación de automotores que se producen en nuestro país. Por eso, si los ensambladores nacionales quieren cumplir de alguna manera con las metas proyectadas para 2008, tendrán que compensar con el mercado local parte de las ventas que dejarán de hacer en el exterior.

Todavía no hay certeza sobre el efecto del endurecimiento del mercado externo sobre las ventas. Hay quienes se atreven a decir que este año el sector no crecerá, otros le apuntan a un incremento de 5% y los más optimistas dicen que se podría llegar al 10%. Lo que sí es claro es que la buena marcha que traía el sector automotor y que en 2007 estuvo representada en la venta de 258.463 vehículos, que significaron un crecimiento de 28% frente a 2006, se verá afectada y la velocidad de crecimiento ya no será la misma.

Por eso, se anticipa desde ya que las ensambladoras van a fortalecer sus marcas en el territorio colombiano y a competir con modelos y precios atractivos para lograr que en 2008 más colombianos se animen a comprar sus vehículos. ¿Esto implicará una reducción drástica de precios debido a una sobreoferta en el mercado? Los presidentes de Sofasa y Mazda niegan tajantemente esta posibilidad. Sin embargo, algunos importadores no descartan que la ofensiva comercial de principios de año sea un anticipo de la guerra de ofertas que se va a dar en 2008.

La preocupación se siente en las voces de los empresarios "pero cuando estas cosas pasan es cuando más emocionante se pone la competencia porque las amenazas hacen que todo el mundo se sacuda y busque la manera de mejorar para sorprender a los clientes", opina Pedro Nel Quijano, presidente de la Asociación Nacional de Concesionarios Chevrolet (Asonac).

La gran incertidumbre está en lo que pueda pasar con los empleos, porque a la par que se fortalecen las estrategias comerciales, las compañías deberán ajustar sus presupuestos y reducir costos en algunas áreas para fortalecer la inversión en otras.

Buen precio

El precio de los vehículos es sin duda la variable que está en la mira de todo el sector, porque con la reducción de las exportaciones a Venezuela y Ecuador existe la posibilidad de que se presente una sobre oferta de vehículos, lo que podría presionar una reducción en su precio de venta. Esto se debe a que hace cuatro meses, cuando no se sabía lo que iba a pasar con los países vecinos, las ensambladoras compraron el material CKD, es decir las piezas con las que se ensamblan los carros en Colombia, y como las proyecciones de venta cambiaron, es probable que estén con unos inventarios altos.

Sin embargo, el presidente de Mazda, Fabio Sánchez, descarta esta teoría y explica que "los precios se han venido ajustando en la medida que se ajustan las variables macroeconómicas y no por una mayor oferta". Por su parte, Germán Camilo Calle, presidente de Sofasa, no cree que vaya a darse una sobre oferta que pueda afectar el mercado. "Hay unos niveles de stock que se permite tener en las plantas de producción, de tal forma que lo que debemos hacer es adecuar las bodegas para almacenar el material CKD y cancelar algunos de los pedidos que ya se habían hecho", comenta.

A pesar de estas afirmaciones, el gerente general de Hyundai, Lázaro Montes, ve con preocupación el fenómeno de ofertas y bajos precios que se registra en el primer mes de 2008. "Todos los días hay avisos en los periódicos anunciando atractivas propuestas para que la gente compre ahora y pague después", dice. "Para lograr un mayor volumen de ventas estamos recurriendo a estrategias de pague el 50% de cuota inicial y le financiamos el otro 50% a 12 meses y sin intereses, otros se la juegan aumentando las garantías a más de dos años y otros más dan hasta seis y ocho meses de plazo antes de empezar a pagar la primera cuota. En cualquiera de los casos el costo lo asumen los fabricantes, los distribuidores y los concesionarios que deben responderle a la financiera por el impacto que les causen dichas promociones", puntualiza Lázaro Montes.

Por ahora el negocio sigue siendo rentable, especialmente para los importadores que se ven favorecidos por el precio del dólar que fluctúa entre $1.950 y $2.050. "Mientras estos números nos favorezcan no será necesario aumentar precios. Incluso aún hay quienes se dan el lapo de bajar precios en lugar de ofrecer cero intereses", dice Montes.

Estrategias

Pero las ofertas no son la única estrategia del sector. La adecuación de nuevos espacios, el servicio postventa y la implementación de nuevos procesos para mejorar la producción (en el caso de las ensambladoras) marcarán este año la pauta en el mercado.

Sofasa Renault, por ejemplo, invertirá US$20 millones en un proyecto de expansión de la planta con el cual se busca aumentar las líneas de producción. "Hoy trabajamos en tres procesos: soldadura, pintura y ensamble final. A finales de 2009 tendremos un proceso adicional y es el de estampado de autopartes, que hoy se hace en los diferentes países que nos suministran el material CKD", explica Calle. Este paso le permitirá a Sofasa bajar costos y tener una operación más eficiente.

Mazda, por su parte, hizo ajustes para tener un mejor almacenamiento de los materiales y se prepara a recibir nuevos vehículos para ampliar su oferta.

Juan Manuel Hoyos, gerente de mercadeo de General Motors Colmotores, dice que su empresa se esmera por comprar el material CKD en diferentes mercados, tratando de conseguir los mejores precios para que no los afecte la tasa cambiaria. Así mismo, esta compañía enfatizará sus acciones en fortalecer el servicio al cliente de la marca.

Continuaremos con el mejoramiento de la capacidad instalada de nuestra red de concesionarios. El reto es prestar un servicio eficiente para retener a nuestros clientes.

Juan Felipe de los Ríos, gerente de Mercadeo de Ssangyong y Chery, le apuesta a una mayor innovación en todas las gamas con la visión de incrementar en 30% el volumen de ventas de sus marcas. Por su parte, Pedro García, gerente de mercadeo de Distribuidora Nissan, está fortaleciendo la red de ventas y se prepara para recibir nuevos vehículos como el Qashqai, que actualmente es uno de los más vendidos en Europa. Y Hyundai anuncia inversiones por más de US$16 millones para ampliar su presencia en todo el país.

En la gama alta también se darán muchas novedades y así lo corrobora Mathias Held, presidente de Daimler Colombia, que el año pasado comercializó 820 Mercedes Benz y este año le apunta a llegar a las 1.100 unidades.

Todos los frentes están listos para hacer que el parque automotor colombiano continúe por la ruta del crecimiento. Ensambladoras e importadores se preparan para disputarse el mercado y habrá que estar atentos a las movidas de cada empresa para acceder a los mejores precios y el mejor servicio del mercado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?