| 3/4/1998 12:00:00 AM

Argentina

Gregorio Pérez

Companc y familia

Pérez Companc



Este multimillonario de bajo perfil vendió en 1997 una parte de su participación en el Banco Río de la Plata al Banco Santander, de España, a cambio de US$594 millones en efectivo y el 6% de las acciones del Banco Santander Chile. La operación con el Santander fue una de las mayores en Argentina en 1997 y del sector bancario en América Latina.



Junto con su familia posee el 60% del conglomerado industrial Pérez Companc S.A., que factura cerca de US$1.400 millones anuales. El grupo realizó una amplia expansión, durante el período en que ocurrieron las mayores privatizaciones en Argentina.

Posee una importante colección de arte e iconos religiosos. Está casado y vive en Buenos Aires.



Su fortuna se estima en US$5.600 millones.



Roberto Rocca

Conglomerado Techint



A los 75 años, Rocca es uno de los grandes magnates del acero en América Latina. Posee participaciones significativas en Siderca, una de las mayores productoras de tubos de acero de Argentina; Siderar, la mayor productora de acero en láminas; y Techint, conglomerado multinacional de construcción e ingeniería, que vende cerca de US$1.100 millones anuales. Es un administrador cuidadoso de los detalles. Durante su gestión como presidente de Techint, el valor de las acciones ha aumentado tres veces en términos reales.



Está casado y tiene tres hijos. Su hijo mayor, Agostino Rocca, podría ser su sucesor. Agostino, de 51 años, tiene un máster del Instituto Tecnológico de Massachusetts y trabajó para McKinsey & Co., antes de convertirse en la mano derecha de su padre. Los otros dos hijos dirigen distintas partes del grupo.



Su fortuna se estima en US$2.500 millones.



Francisco Macri

Socma




Es el ejemplo clásico del hombre que se ha hecho a sí mismo. Nacido en Roma en 1930, emigró a Argentina a los 19 años, con muy poco dinero y acompañado por sus dos hermanos menores. Macri hizo su fortuna en numerosas actividades, siempre atento a las oportunidades. Hoy es el propietario del holding Socma, el cual tuvo ventas por más de US$4.500 millones en 1995. Hace poco se asoció con el grupo chileno Luksic para explotar yacimientos de oro, plata y otros metales en Argentina.



Dentro del grupo Macri, la persona más conocida por los medios de comunicación es Mauricio, el hijo mayor, quien se desempeñó como vicepresidente hasta cuando se hizo cargo de la presidencia Boca Juniors.



Su fortuna se estima en US$1.600 millones.



Amalia Lacroze de Fortabat

Loma Negra



La señora Lacroze de Fortabat es una de las mujeres más poderosas de América Latina. Sus posesiones incluyen el 96% de Loma Negra, la mayor productora de cemento en Argentina, 153.000 hectáreas de tierra y más de 140.000 cabezas de ganado.



Esta multimillonaria es además influyente en el mundo de la cultura. Posee una de las mejores colecciones de arte del continente. En 1997 generó una polémica al cancelar la ceremonia del Premio de la Fundación Fortabat para el libro El Anatomista, argumentando que era obsceno. Vive en Buenos Aires, está divorciada y tiene un hijo.



Su fortuna se estima en US$1.420 millones.



Santiago Soldati

Comercial del Plata



Este argentino de 54 años, propietario del 45% del conglomerado petrolero y gasífero Comercial del Plata, se convirtió en el magnate de la industria petrolera de su país durante la privatización del sector. Pero sus intereses de negocios cubren además un amplio rango de actividades: Soldati fue el constructor del Parque de la Costa, el primer parque de atracciones con un tema específico en Argentina, ubicado al norte de la capital del país.



Vive en Buenos Aires, está casado y tiene tres hijos. Tiene un doctorado de la Universidad de Fribourg.



Su fortuna se estima en US$400 millones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 535

PORTADA

El efecto Odebrecht en las 4G: ¿Los cierres están en peligro?

Una diferencia entre el Gobierno y un grupo de bancos por los recursos de la Ruta del Sol II ha encendido las alarmas en el sector de infraestructura. ¿Los cierres financieros están en peligro?