| 9/12/2008 12:00:00 AM

Alfredo Carvajal Sinisterra

En el primer semestre de 2007, Alfredo Carvajal entregó la compañía al empresario Ricardo Obregón, quien se convirtió en el primer presidente de la empresa que no hace parte de la familia Carvajal.

Con el reto de adaptar a Carvajal a un mundo cada vez más globalizado y competido, y darle continuidad a los planes de expansión emprendidos por su sucesor Adolfo Carvajal Quelquejeu, Alfredo Carvajal Sinisterra asumió la presidencia de Carvajal en 2001. Durante su dirección llevó al grupo empresarial vallecaucano a consolidarse como uno de los más importantes de Latinoamérica, con presencia en 18 países alrededor del mundo.

Este visionario, que hace parte de la tercera generación de la familia Carvajal, creadora hace 104 años de una de las empresas más grandes de Colombia y de toda una filosofía que integra trabajo, calidad e inversión social como bases para el desarrollo, es un convencido de que la competitividad se logra con capacitación, implementación tecnológica y mucha inversión. Por esto, no dudó en seguir la línea de adquirir negocios estratégicos para el crecimiento de la compañía.

Víctor Hugo Montoya, uno de sus colaboradores más cercanos, destaca que “desde que fue vicepresidente de gestión humana en Carvajal, tuvo la visión de abrir negocios internacionales para su empresa que  afianzó durante los siete años  al frente de la presidencia de Carvajal, un holding que cuenta con más de 12 empresas, con presencia en 18 países”.

Para Alfredo Carvajal, la empresa es como una gran familia. Es una persona a la que le gusta delegar, porque siente que cuando se trabaja en equipo es posible alcanzar todas las metas.

Logró consolidar a Carvajal como una multinacional colombiana que asume riesgos y que no le teme a la competencia. Así, en 2002, logró que Musicar abriera operaciones en Panamá, llevó a IBC Solutions al mercado andino y centroamericano e inauguró la tercera planta de impresión digital en España, permitiendo el lanzamiento simultáneo de libros en dicho país, México y Colombia. Ese mismo año, Bico Internacional compró en Brasil la empresa Caderbrás y Publicar la Listel.

Mientras esos negocios terminaban de consolidarse, adelantó las gestiones para que el Grupo Editorial Norma se quedara con Ediciones Granica en España, adquirió la empresa de suministros para oficina, Siosa, y duplicó la capacidad de producción de Cargrapichs en Brasil.

Pero los logros del primer año en la presidencia sólo eran el comienzo de un proceso de expansión internacional. En 2004 llegó a China con la apertura de una oficina en Guangdong. Ese mismo año se inauguró Publicar do Brasil, se adquirió un grupo de revistas en Nueva York y Bico adquirió el total de cuadernos El Cid.

En 2006, las empresas de la organización Carvajal en el mundo quedaron subordinadas a Carvajal Internacional S.A., que se convirtió en la holding de todas las compañías.
En el primer semestre del 2007, Alfredo Carvajal entregó la compañía al empresario Ricardo Obregón, quien se convirtió en el primer presidente de la empresa que no hace parte de la familia Carvajal.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?