| 9/14/2007 12:00:00 AM

Actitud verde

La responsabilidad de las empresas en el tema ambiental va desde acciones que ayuden a mitigar el impacto de su actividad, hasta una actitud preventiva donde la variable ambiental esté contemplada desde el principio.

A simple vista, el almacén de Bello parece una tienda más de la cadena Éxito. Sin embargo, en su interior, hay algo que lo diferencia. Gestiona con racionalidad el consumo de agua y energía, separa los residuos, recicla los materiales, controla los vertimientos sobre los recursos hídricos y la contaminación visual y por ruido.
 
Esta gestión es la que le permitió conseguir en 2006, por cuarto año consecutivo, la renovación de la certificación ISO 14001 por parte del Icontec y el Iqnet, como reconocimiento a las buenas prácticas ambientales adoptadas en cada uno de sus procesos.

El Éxito de Bello es una muestra de que cualquier sector, así no sea industrial, tiene una responsabilidad con el medio ambiente. Es solo cuestión de tener actitud verde. Es decir, de involucrarse con su entorno y con la protección del medio ambiente, para mitigar los impactos que tiene su operación, ya sea a través de una actitud preventiva o de una solución al final del tubo.

En Colombia, la actitud verde ha permeado un número importante de empresas grandes, que realizan actividades que van desde la reducción de emisiones contaminantes a la atmósfera, hasta protección de las fuentes de agua, pasando por una mejor utilización de los suelos, un mejor manejo de los residuos y el diseño de tecnologías que reduzcan el impacto ambiental de sus productos (ver artículos páginas 176, 186, 198).

También hay otras que tienen una visión más integral del tema, y llevan indicadores para determinar el efecto que sus procesos pueden tener sobre el aire, el agua y las fuentes de energía, entre otros recursos, para tratar de minimizar el impacto. Así mismo, se preocupan por el manejo de los residuos, y por la suerte final de los productos que venden (ver artículos página 146 a 162).
 
El mejor ejemplo de lo que significa ser integral en el tema ambiental es la multinacional brasileña Natura, que va tan avanzada en su conciencia verde, que está a punto de convertirse en una empresa carbono neutra. Es decir que va a eliminar mediante la siembra de árboles y otros proyectos, los gases efecto invernadero que produce en sus plantas, los camiones en que distribuye sus productos y los aviones que toman sus ejecutivos (ver artículo página 164).

También hay empresas que aprendieron, o están aprendiendo, que el camino más corto para hacerse acreedor a un pleito eterno o a una sanción ambiental, es lanzarse a la construcción de megaproyectos sin surtir los trámites de concertación con la comunidad, o sin tener claros los impactos ambientales que se generarán (ver artículo página 206).

En las siguientes páginas, Dinero presenta las distintas estrategias que han seguido las empresas en su camino hacia una gestión ambientalmente sana. Con seguridad, hay más ejemplos, pero los reseñados en esta edición son una buena muestra de esta nueva actitud verde empresarial.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?