| 2/20/2013 6:00:00 PM

Abriendo el compás

Muchas universidades colombianas han desarrollado programas virtuales atendiendo la demanda en diferentes áreas, especialmente en administración y educación.

La falta de tiempo, limitaciones económicas y familiares para viajar a otro país, así como la necesidad de seguir trabajando o posibles discapacidades, son factores que han sido tenidos en cuenta por múltiples universidades e institutos de educación superior que hoy ofrecen programas de posgrado virtuales rompiendo las barreras de los esquemas tradicionales.

Según el Ministerio de Educación, la oferta de educación virtual se ha multiplicado en Colombia en los últimos años. De cerca de 20 programas de posgrado que se ofrecían en esta modalidad en 2001, hoy se ha pasado a más de 210 posibilidades en diferentes áreas de estudio: 48 de los programas virtuales existentes son de nivel técnico, 53 tecnológicos, 36 para profesional universitario y 64 de posgrado (10 maestrías y 54 especializaciones).

Según los expertos, el estudio de posgrados por medio de modalidad virtual es una alternativa para facilitar e incentivar el estudio de estos programas en el país, puesto que, para 2012, 22% de títulos otorgados correspondieron a este nivel de la educación superior. El objetivo es aumentar sensiblemente esa cifra, iniciativa que las diferentes instituciones del país han tomado en serio para no rezagarse y conquistar nuevos mercados.

La oferta

La mayor oferta de posgrados virtuales en Colombia se concentra en las áreas de administración, mercadeo y educación.

Así, en el área de la administración, la Universidad Autónoma de Bucaramanga (Unab) en convenio con el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (Itesm) presenta la maestría en Administración y Dirección de Empresas con una duración de dos años y medio; mientras que la Universidad Nacional y a Distancia (Unad) desarrolló la maestría en Administración de Organizaciones.

En esa misma línea pero en el área de especializaciones, la Universidad EAN cuenta con las especializaciones virtuales en Administración de Empresas, Gobierno y Gerencia Pública, Gestión Humana, Gerencia de Procesos de Calidad e Innovación y, por último, la especialización en Dirección Financiera.

Para quienes buscan maestrías en educación, la Universidad Santo Tomás ofrece en modalidad virtual la especialización en Pedagogía para la Educación Superior y especialización en la Evaluación Educativa. Por su parte, la Universidad Minuto de Dios cuenta con la maestría en Educación en asocio con el Tecnológico de Monterrey, por lo que sus egresados obtienen el grado académico de ambas universidades.

De otra parte, la Universidad de San Buenaventura desarrolló la especialización en Docencia mediada por las TIC con una duración de dos semestres.

Sin embargo, hay muchas instituciones de educación superior en Colombia que aún se están preparando para conquistar a sus estudiantes en la nube, de acuerdo a los retos que supone la virtualidad. Al respecto, Jorge René Silva, decano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Libre, afirma que los desafíos son “la formulación de contenidos y programas que cumplan con la rigurosidad requerida y con las condiciones propias de un programa virtual; la implementación de la flexibilidad tecnológica para el desarrollo de los mismos; así como la formación de los docentes en capacidades para dirigir, formar y estructurar desde las plataformas virtuales”.

En este sentido, la Universidad Libre debutará este año con programas virtuales por medio de las especializaciones en Gerencia Ambiental, Gerencia de Mercadeo y Ventas, y en Gerencia de la Calidad de productos y servicios.

Con aceptación

En cuanto a la credibilidad de los empresarios, entre los profesionales que obtuvieron su posgrado de manera presencial, semipresencial o virtual, en el país las cargas están equilibradas y las compañías ante todo buscan buenas competencias, eso sí con exámenes y pruebas de rigor, pero sin tanta discriminación por una u otra clase de estudios. Duarte Ramos, gerente de Hays Colombia, señala que en el país no suele haber distinción o preferencias entre ambos perfiles, por lo que las ventajas son equitativas.

No obstante, las empresas y empleadores en Europa sí prefieren a los profesionales cuyos grados han sido cursados de manera presencial, según lo aclara Ramos. Así que si la proyección profesional está dirigida a trabajar en el Viejo Continente, vale la pena hacer el esfuerzo por realizar estudios presenciales para adquirir buen nivel de competitividad.

Por último, hay que tener en cuenta que si aspira a realizar una maestría, en especial un MBA, muchos de los programas virtuales exigen un buen manejo del inglés, teniendo en cuenta que su enfoque está en incentivar el intercambio comercial y de negocios con empresas de otros mercados.

Para quienes se interesen en esta modalidad, en el país existen muy buenas ofertas. El Politécnico Gran Colombiano, por ejemplo, tiene convenio con New College of Business and Finance para ofrecer maestrías virtuales en Colombia con titulación en Estados Unidos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?