| 2/2/2007 12:00:00 AM

A estrenar carro en 2007

La reducción de impuestos y aranceles para algunos automóviles importados, sumada a la amplia gama de productos financieros, hace prever que este año se venderán más carros que en 2006.

Apesar de la frase recurrente de muchas personas de que "al país ya no le caben más carros" y a que el tráfico es cada vez más difícil, los industriales del sector automotor le apuntan a vender este año más de 220.000 vehículos nuevos, superando en cerca de 10% los resultados alcanzados en 2006, año calificado como 'histórico' para las ventas de este sector.

Según las estadísticas del Ministerio de Transporte, el parque automotor colombiano se acerca a los 4,2 millones de vehículos, incluyendo las motocicletas. Esta cifra —a juicio de los empresarios— aún es muy baja para una población de 42 millones de habitantes.

A esto se suma que del total del parque automotor, 24.327 son automóviles, motos y vehículos comerciales modelo 70 o anteriores y 3.098.244 son de 1971 hasta 2000, lo que hace prever que con la amplia gama de propuestas, descuentos y facilidades para adquirir nuevos modelos este año será uno de los mejores para la renovación de vehículos.

Fabio Sánchez, presidente de la Compañía Colombiana Automotriz, es un convencido de que durante los próximos meses habrá un dinamismo mayor en la industria automotriz, debido a la elasticidad de los precios, muy marcados en el segmento medio y bajo, como resultado de las variaciones en el Impuesto de Valor Agregado (IVA), realizadas en la reciente reforma tributaria (ver tabla).

Aunque la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian) asegura que no se redujo el IVA para la compra de los carros y que en torno al tema hay una confusión, los empresarios del sector sostienen que sí hay cambios radicales, especialmente para los carros importados y para los de más de 1.400 cc. Se mantienen en que los precios no subirán y que, por el contrario, algunas referencias de vehículos serán más económicas.

Juan Manuel Hoyos, gerente de mercadeo de GM Colmotores, dice que en 2007 se prevé mayor competencia y, por ende, competitividad en precios. Considera que el reto para las ensambladoras es grande y por eso junto con Sofasa la empresa desarrolló e implementó el Modelo de Gestión para la Competitividad, con el propósito de asegurar la permanencia del ensamble automotor en Colombia y garantizar mejores condiciones a los proveedores nacionales.

Buen momento para comprar usado

De otra parte, la teoría de algunos colombianos de que "el carro se debe renovar cada dos años para no perderle mucho valor comercial" hará que los propietarios de autos modelo 2000 a 2004 se animen a cambiarlo, lo que a su vez seguirá impactando el mercado de los usados y con ellos todo lo que gira alrededor de los carros, como repuestos, llantas, rines, radios y todo tipo de accesorios para personalizar los vehículos.

Actualmente, con $5 millones es posible conseguir un vehículo modelo 89 ó 90 y con $10 millones se puede acceder a uno 95 ó 96. Las entidades financieras son unas importantes aliadas en la intención de comprar un primer carro y de actualizarlo permanentemente.

Pedro Nel Quijano, presidente de Subaru, opina que todas las condiciones están dadas para que más colombianos se conviertan en dueños de su propio carro, no solo por las alternativas de crédito sino por las rebajas que se comenzaron a promocionar a comienzos del presente año.

Considera que otro aspecto que incidirá en una mayor rotación del usado es la llegada de 5.000 nuevos carros provenientes de México con un arancel del 6%. Esto se dará por la vigencia del G3. Antes de este acuerdo, los vehículos del país azteca entraban al país con un arancel de 35%. Hoy pagan 6% y la idea es que para 2011 el arancel quede en cero, lo que hará que se aumente la oferta tanto de nuevos como de usados a precios atractivos para el consumidor.

En toda esta dinámica del negocio, cada vez se les perderá mayor valor a los vehículos. Mientras en los años 90, el carro se depreciaba en 10% en el momento de salir del concesionario, hoy se desvaloriza en 20%, otro hecho que motiva a las personas a estrenar con mayor frecuencia.

Se acelera negocio de los importados

Hasta hace dos años, el segmento de los ensamblados reportaba las mejores cifras del mercado y las marcas importadas, a pesar de la novedad y la tecnología, aún estaban lejos de alcanzar el récord en ventas de sus competidores.

Sin embargo, la caída del dólar en este período le dio impulso a la industria de los importados y ayudó a que la gente le perdiera el miedo a conocer nuevas marcas. A este cambio de actitud ayudaron también el respaldo de las empresas y sus mayores inversiones que se reflejaron en mejores puntos de atención y garantía en la existencia de repuestos.

En 2005, por primera vez, una empresa importadora superó las ventas de una ensambladora. La coreana Hyundai Colombia vendió 17.784 carros, mientras la Compañía Colombiana Automotriz, que comercializa Mazda y Mitsubishi, vendió 11.456 unidades. La tendencia continuó el año pasado y Hyundai cerró el año con 21.326 carros vendidos, mientras la CCA comercializó 12.642.

Sofasa ocupó el segundo lugar en ventas con 41.057 unidades y GM Colmotores se mantiene en el primer lugar con 75.805 carros colocados en el mercado durante el año.

Marcas como Kia, Peugeot y Ford no se quedaron atrás y prácticamente duplicaron sus ventas el año pasado, al punto de que hoy los importados representan el 35,8% de las ventas. De acuerdo con el informe mensual de Econometría, la empresa investigadora de mercados que analiza la industria automotriz, en 2006 entraron a circular por las carreteras colombianas 129.504 carros ensamblados y 72.133 importados.

Mathias Held Konietzko, presidente de DaimlerChrysler Colombia, ve el panorama despejado para que la industria de los importados continúe creciendo. Sostiene que es un buen momento para impulsar las ventas en la gama alta, debido a que hay mayor poder adquisitivo en el país y una marcada preferencia por autos dotados con mucha tecnología y altos niveles de seguridad.

La oferta proveniente de China también ha movido las cifras hacia arriba. Tulio Zuluaga, presidente de Asopartes, dice que hay 1.600 vehículos chinos circulando en el país y que la oferta en modelos y precios seguramente hará que haya un mayor desarrollo de este mercado.

Remezón en combustibles

Hay quienes consideran que las continuas alzas en el precio de gasolina podrían desestimular el uso de los vehículos. Sin embargo, la realidad es que hay una tendencia hacia el uso del diesel y el gas natural, especialmente en vehículos industriales y en los de servicio público, aunque algunos propietarios de particulares también decidieron implementar el gas natural vehicular para generar ahorros en combustible.

El más reciente reporte de Ecopetrol indica que el mercado del gas natural logró un nuevo hito en 2006, al alcanzar la conversión de 72.177 vehículos, la cifra más alta de los últimos años y muy por encima de la meta fijada de 40.000 unidades para ese año. En el acumulado, el país cuenta hoy con 168.064 vehículos a gas natural circulando por todo el país, desde que en 2001 Ecopetrol y las principales empresas distribuidoras de gas iniciaron el programa de gas natural vehicular. Las ciudades con mayores conversiones de vehículos durante 2006 fueron Bogotá, Cali, Medellín y Barranquilla.

En cuanto al diesel, Ecopetrol indica que se consumen 80.000 barriles por día. El problema con el diesel, según los empresarios, es que no ofrece una óptima calidad para el mercado colombiano. Consideran que se requieren grandes inversiones para lograr que a futuro se pueda incrementar el uso de este combustible como sucede en Europa, donde más del 90% de los vehículos funciona con este combustible.

Ecopetrol tiene una estrategia para ofrecer combustibles más puros y a mejores precios, que se complementa con la modernización de las refinerías de Cartagena y Barrancabermeja, la importación de diesel y la construcción de una planta de biodiesel en el Magdalena Medio, entre otras medidas. Todas estas acciones demandarán de la empresa inversiones cercanas a los US$1.500 millones hasta 2010.

Más oferta de repuestos

Las mayores ventas del mercado automotor han impactado positivamente el negocio de los repuestos. Tulio Zuluaga, presidente de Asopartes, dice que se ha incrementado la oferta y que, a diferencia de épocas pasadas, hay un mayor control sobre el contrabando de partes y piezas para automotores.

Eduardo Visbal, representante del Comité Automotor de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), ve con optimismo lo que viene este año para el negocio integral de la industria automotriz y considera que hay mejores oportunidades para los proveedores nacionales.

Las estadísticas de Asopartes indican que el año pasado el segmento de repuestos facturó US$4.150 millones, cifra que viene creciendo a razón de 5% anual desde 1998, época en que se comercializaban US$3.700 millones. Para este año se calcula un incremento de 10%, debido a que "los carros que se vendieron a partir de 2003 ya necesitan actualizar varias de sus partes", dice Zuluaga.

Pero las cifras de ventas en el mercado nacional podrían ser mayores, si se tiene en cuenta que el año pasado entraron al país US$2.250 millones en repuestos de contrabando, según los cálculos de Asopartes. Sin embargo, el gremio reconoce que esa cifra ha bajado, debido a las medidas implementadas por la Dian.

Se estima que en Colombia hay unas 800 empresas que fabrican repuestos y, además de atender el mercado nacional, también exportan. El año pasado, las ventas de repuestos a los mercados internacionales sumaron US$600 millones.

De continuar la tendencia positiva en las ventas de carros, se prevé que la industria nacional podrá mejorar su competitividad y aprovechar los tratados comerciales con otros países para aumentar las exportaciones de autopartes y accesorios para vehículos, así como los carros que se producen en el país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?