| 5/15/2009 12:00:00 AM

A la cacería de oportunidades

La coyuntura económica y la desaceleración en el consumo se pueden convertir, en materia logística, en ventanas de oportunidad para las empresas. ¿Cuál es el panorama?

La crisis está pasando cuenta de cobro a las empresas y al país. La economía en Colombia este año, según el FMI, no crecerá; el desempleo está llegando a cifras del 14% y la inversión empieza a ceder.

El panorama logístico no se queda atrás. Al cierre de esta edición, el paro camionero continuaba con posiciones radicalizadas del Gobierno y los transportadores; los proyectos de infraestructura, si bien han avanzado en su concepción, aún no se cristalizan y, para terminar, el brote de virus que se generó en México amenaza con convertirse en el principal insumo para acelerar el espíritu proteccionista que ya se viene despertando en algunos países.

¿Cómo actuar? En materia logística, aunque el país ha avanzado en las estrategias de las empresas y en la oferta de servicios logísticos, aún hay mucho camino por recorrer y las posibilidades están sobre la mesa. "La crisis es un campo de oportunidades. Las organizaciones líderes han sabido encontrar en estas coyunturas las grandes oportunidades para transformarse. En estos momentos invierten más que los demás y sacan ventaja a la competencia cuando la economía se recupere", dice Rafael Flórez, director de GS1 Colombia y Logyca.

De esta manera, conceptos clave como colaboración, sostenibilidad, resiliencia y conectividad, sumados a otros como la posibilidad de tercerizar servicios, abren nuevas oportunidades en medio de un escenario complejo y de las tendencias que muestra el mercado (ver tablas).

El panorama

El entorno no es fácil. Según una encuesta internacional de Miebach, consultora internacional en servicios de ingeniería y cadenas de suministro, Suramérica tiene grandes deficiencias en su operación logística, en factores clave como seguridad, infraestructura y logística verde (ver gráficos).

El caso de Colombia se agrava por factores externos, unos coyunturales como el paro camionero, y otros estructurales, como los lentos avances en el desarrollo de infraestructura. Para Juan David Mejía, gerente de estrategia de Exxe Logística, variables como gasolina, aceite y llantas representan el 15% de los costos en transporte, "mientras que el otro 85% se da más por tiempos perdidos representados en retrasos de movilidad y en cargues y descargues. Es muy complicado que un camión dure cuatro o cinco días esperando un descargue en un puerto, o que en un trayecto de 450 kilómetros en el que un camión debe durar seis o siete horas termine gastando dos días".

En materia vial, en el corto plazo el Gobierno calcula inversiones por $5,5 billones. El problema está en que los niveles de ejecución son bajos y es muy difícil que las obras comiencen este año.

Sin embargo, en el tema de infraestructura empiezan a aparecer luces al final del túnel. Por un lado, la firma española ALG, contratada por el Departamento Nacional de Planeación dentro de la política nacional de logística, identificó 20 plataformas logísticas en todo el país. Además, la política avanza en la unificación y agilización de trámites y en el desarrollo de proyectos privados logísticos, como el Parque Logístico Industrial del Tolima, la Zona Internacional de Logística del Caribe y el Centro Logístico de Bosconia. Y, por otro, el auge de las zonas francas no para y los beneficios que genera, no solo tributarios sino de sinergias, aumentan. Por ejemplo, en el primer trimestre del año, el valor de las exportaciones de la Zona Franca de Bogotá creció en 17,42%, "lo cual es un buen síntoma, pues significa que las ventas en el exterior, realizadas desde zona franca, están siendo más competitivas", dice Juan Pablo Rivera, presidente de esta zona franca.

¿Cómo moverse?

La política macro no está en manos de los empresarios, por eso han venido ajustando las tareas que están en su entorno, en una coyuntura donde la incertidumbre aumenta. Para Santiago Kraiselburd, director del Zaragoza Logistics Center, y quien participó en el seminario Líderes de la Red de Valor de GS1, Logyca y el Centro Latinoamericano de Investigación, "hay que mirar todos los escenarios y los factores que tienen implicaciones sobre la operación logística y su costo financiero. Hoy, la probabilidad de que los agotados aumenten es más alta", dice.

Para Jorge Lavignasse, director de DHL Express Colombia, este no va a ser un año de gran crecimiento, "pero tampoco vamos a llegar a una gran depresión. Mantenemos buenos crecimientos y registramos un incremento del 10% en los primeros meses, frente al mismo periodo de 2008, gracias a que muchos empresarios están identificando las reducciones de costos ocultos en sus procesos logísticos".

Esto lleva a varios escenarios de comportamiento. El primero tiene que ver con buscar la satisfacción del consumidor final y uno de los indicadores para analizarlo es el nivel de agotados. Como explica Pedro Blanco, gerente de logística de Noel, el verdadero objetivo es cerrar la brecha frente a la satisfacción del consumidor final. "Disminuimos los agotados, buscando eficiencias operativas con todos los jugadores de la red de valor. Hemos reducido en 50% nuestro nivel de agotados frente al año pasado", dice.

Por eso, los empresarios deben estar atentos a las oportunidades que estos agotados traen. Según GS1 Colombia, el año pasado este indicador llegó a 7,2%, cuando en 2007 había sido de 5,3%. Esta cifra puede representar el 2,7% del total de las ventas perdidas, es decir unos $350.000 millones anuales, que se están quedando sobre la mesa.

"Es necesario analizar en qué tipo de negocio está: si es de productos funcionales o de innovación. Por ejemplo, en el negocio de moda en Estados Unidos el reto es que los productos se encuentren con la demanda porque de lo contrario aumentan las promociones y se pueden quedar encima de la mesa más o menos un 10% de las ventas, que puede representar el margen neto de una empresa", explica Kraiselburd.

La satisfacción del consumidor también se refleja en la cercanía que buscan las empresas con ellos. Por ejemplo, uno de los pilares en la estrategia de Carrefour está enfocado en el mejoramiento de la cadena de distribución y este año montará tres centros de distribución logística.

Otro ejemplo tiene que ver con Doria. "Hemos mejorado nuestra cercanía al cliente. En el pasado teníamos una red de 19 distribuidores y hoy tenemos una plataforma en la que nos estamos apoyando en el Grupo Nacional de Chocolates para estar más cerca de los clientes. Así, tenemos la posibilidad de llegar a más de 150.000 clientes del canal tradicional por lo menos una vez y hasta dos veces a la semana, cuando antes solo podíamos estar llegando a cerca de 60.000 negocios", explica Álvaro Arango, presidente de Doria.

¿En qué otro lugar puede quedar dinero sobre la mesa? Una de las tendencias en el mundo está relacionada con los modelos de outsourcing o tercerización; es decir, entregar a operadores especializados el manejo logístico y dejar que las empresas se concentren en su core business. "Este modelo tiene grandes bondades en épocas de crisis porque las empresas pueden recogerse más rápido y no se quedan con infraestructuras propias que terminan siendo muy costosas. En dos años, este tipo de operación puede ahorrarle a las empresas entre el 10% y el 20% del costo logístico", dice Omar González, presidente de Almagran-Almacenar.

Empresas como Open Market están profundizando la oferta de tercerización. Creó el Centro Internacional Logístico (Cilog) que le permite fortalecer la gestión comercial de sus clientes para que respondan, en forma más eficiente, a un ambiente cada vez más competitivo que se plantea con la globalización de los mercados.

Otro aspecto fundamental para desarrollar la operación logística tiene que ver con las alianzas en las que algunos ya lo tienen como eje estratégico. "Estamos dispuestos a compartir nuestras fortalezas y debilidades con socios estratégicos buscando alianzas convenientes que nos generen más participación en el mercado de los operadores logísticos, lo cual se verá reflejado en nuevas oportunidades de proyectos rentables, bajo un esquema de ganancia mutua, compartiendo información, tecnología y conocimiento", explica Gonzalo Rivera, gerente de Almacafé.

Para Mejía, de Exxe Logística, el modelo de alianzas ha sido fundamental en la operación de la compañía. "Por ejemplo, hemos desarrollado alianzas con Bluecargo, DHL, Almacenar y UPS en las cuales compartimos recursos, como bodegas, camiones y vehículos. Con una de ellas estamos montando un proyecto para compartir parte del back office, en especial en las oficinas regionales, generando un impacto favorable en los costos. La colaboración funciona siempre y cuando haya un real conocimiento de los datos de distribución de todos los que participamos en esta cadena. Eso significa que debemos tener sistemas de información muy robustos que nos permitan interconectar los sistemas, hacer intercambio de documentos de forma electrónica sin intervención humana y que seamos muy abiertos a la información", dice Mejía.

Así, la tecnología y la conectividad se convierten en una herramienta vital a la hora de generar sinergias. "En momentos de crisis, la automatización de los procesos logísticos mediante tecnologías de información pueden disminuir costos operativos e incrementar servicios y valores agregados a los clientes finales", dice Jorge Ancines, gerente de Infotrack. Además, como menciona un vocero de TCC, "la eficiencia en los procesos de logística ya no están dados en el adecuado flujo de materiales, sino que es necesario que se dé un adecuado flujo de información y allí cobra importancia la tecnología".

De otro lado, el medio ambiente juega un papel determinante en términos de la operación logística. Por ejemplo, DHL Global Forwarding desarrolló el programa Go Green, que busca la disminución de la emisión de CO2 en los vehículos de la compañía, propende por ofrecer servicios de transporte de carga libres de CO2 e identifica la gestión ambiental al interior de la empresa. Con estas medidas pretende reducir sus emisiones de CO2 en un 30% para 2020, en comparación con los que tenía en 2007.

En las crisis puede haber grandes oportunidades y quienes hoy son sus competidores pueden convertirse fácilmente en sus aliados estratégicos. El reto de los empresarios, en materia logística, es saber leer el entorno y las tendencias para definir rápidamente las estrategias ganadoras.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?