| 6/12/2009 12:00:00 AM

Thomas S. Robertson

El Decano de Administración de la Universidad de Wharton habló con Dinero en su reciente visita a Colombia. Según el, “el imperialismo del CEO llegó a su fin”.

El modelo del CEO imperial se acabó. La mentalidad de estar por encima de los demás ya no funciona. Ahora, lo que sirve es una actitud más de comunidad.
Thomas S. Robertson, decano de Wharton, la escuela de negocios de la Universidad de Pennsylvania, estuvo recientemente en Bogotá con ocasión de la reunión mundial de ex alumnos de esa facultad. Robertson, conciente de los cambios en la economía mundial, en entrevista con Dinero, habló de los cambios que vienen en la forma de administrar los negocios, así como en la manera de enseñar a los alumnos. El énfasis está en la política pública, el gobierno corporativo, la ética y el manejo del riesgo.

D — ¿Qué le diría usted a los jóvenes que están saliendo de la universidad y no encuentran trabajo?

Ha habido una discontinuidad muy grande y las economías del mundo, sin duda, van a cambiar. Creemos, sin embargo, que ya se tocó fondo o que estamos muy cerca de que esto suceda. Espero que la economía de Estados Unidos se recupere a comienzos de 2010 y que lo mismo suceda en el resto del mundo.

Los estudiantes sí están consiguiendo trabajo, aunque más lentamente. A estas alturas del año, la mayoría de los nuestros, una tercera parte, tienen trabajo. Este cambio implica que ellos van a tener que identificar muy bien cuáles son sus verdaderos intereses. Durante un tiempo, lo más probable es que en la mayoría de universidades del mundo se reduzcan los estudiantes interesados en servicios financieros.

No obstante, los servicios financieros no se van a acabar. Muchas de las grandes entidades financieras han desaparecido pero, a la vez, están surgiendo muchos bancos de inversión estilo boutique. Sí ha habido un cambio, pero la necesidad de capital para financiar los negocios no ha cambiado. Es muy posible hacia delante que en la industria financiera surja una nueva estructura. Estoy seguro de que el sistema de remuneración va a cambiar, así como el gobierno corporativo, y va a haber más regulación. Y esto no es malo.

Creo que Estados Unidos desreguló los mercados financieros de una manera muy agresiva y se excedió. Por lo tanto, veremos el regreso de la regulación. También tengo que mencionar que había regulación como la de la Securities and Exchange Commission, pero que no hicieron un buen trabajo en aplicarla.

En la crisis financiera hay muchas partes involucradas y muchas personas culpables.

De alguna manera era una tormenta perfecta. Las agencias calificadoras, el sistema de remuneración, la falta de hacer cumplir la regulación, etc. Creo que, cuando salgamos de esto, el mundo va a ser un poco diferente, aunque aún no se cómo.

D — Bueno, hasta que el ciclo se repita y todo vuelva a empezar

Sí, el mundo es cíclico, aunque hay gente que piensa que la era de los ciclos se acabó y que las políticas monetaria y fiscal pueden evitar que haya desaceleraciones. Obviamente no. Pero, esta no es una recesión menor, es muy grande y hay unos países más afectados que otros.

D — Cuando todo esto estaba pasando, desde Wharton, ¿ustedes hicieron algún tipo de advertencia?

Una pregunta sería si alguien vio que esto iba a suceder.

D — En algunos foros sí, como por ejemplo en el World Economic Forum en Davos en 2007.

En esa ocasión se discutió acerca de la regulación y las implicaciones sobre la economía global de cualquier problema en un sector financiero altamente apalancado.
Se hablaba en el mundo de la recesión y ciertamente en Wharton pensábamos que iba a haber una recesión y tomamos las medidas necesarias cuando hicimos el presupuesto, pero nunca imaginamos la magnitud de lo que iba a pasar. 
Lo que sí quiero decir es que, después de que algo ocurre en el mundo, cualquier cosa, lo que sea, habrá gente que va a decir que lo predijo. Quizás sí, pero no oportunamente.

D — A raíz de la crisis, ¿va a cambiar la manera de administrar las empresas?

El mundo es diferente y lo será por un tiempo. Creo, por ejemplo, que la ostentación se acabó. Los estudiantes ahora utilizan un eslogan que dice Greed is so last year (la codicia pasó de moda). Considero, y esto lo mencioné en el discurso de graduación de los alumnos, que el modelo del CEO imperial se acabó. Fue tanto lo que se ridiculizaron a sí mismos los CEO’s que ninguno va a volverse a ir en su jet privado a Washington. Esa mentalidad de estar por encima de los demás ya no funciona. Ahora lo que sirve es una actitud más de comunidad.

Los CEOs imperiales están totalmente desconectados de la realidad. Nunca han conocido a sus propios empleados, probablemente no saben qué es un consumidor, están tan protegidos que no tienen ni idea de lo que está pasado. Manejan el negocio a través de los estados financieros. Ya no se puede manejar un negocio así, especialmente después de la crisis. Tienen que entender a su gente. Tienen que ser más receptivos.

D — ¿Cómo va a cambiar el comportamiento de las personas?

En Estados Unidos la gente va a ahorrar más. Después de la gran depresión, hubo una o más generaciones que ahorraron. De hecho esto ya está pasando. Claro que ello dificulta la recuperación. Hoy el efectivo es rey.

El gobierno también va a jugar un papel más importante. El eje del poder se trasladó de Nueva York a Washington. Es tal ese poder que los bancos quieren devolver la plata que les dieron para tener más libertad y no tenerse que preocupar por las exigencias del gobierno. Va a haber más regulación y la economía va a ser muy diferente.

D — Y, ¿ustedes están preparando a la gente para esa economía diferente?
Estamos haciéndolo. Por ejemplo, si usted es un profesor de finanzas o de ética empresarial no puede entrar al salón de clase y utilizar los apuntes del año pasado.
Tiene que ser relevante con lo que está pasando actualmente. Tenemos comités de facultad y de alumnos trabajando los currículos. Estos se van a ajustar y tendrán más énfasis en políticas públicas y gobierno corporativo. También se va acentuar el manejo del riesgo y la ética. Posiblemente se pondrá un mayor énfasis en innovación y tecnología, así como en emprendimiento, porque creo que muchos más de nuestros estudiantes van a ir en esa dirección.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?